UAW defiende la producción local de GM; ratificará contrato esta semana

Esta semana el sindicato Trabajadores Unidos Automotrices, TUA, por sus siglas en español, ratificará el acuerdo de contrato con General Motors cuya cláusula importante es la defensa, por parte de la central obrera, de la producción local de vehículos nuevos para Estados Unidos.

¿Flextreme sustituto del Opel Zafira? 

Dave Cole, jefe del Centro de Investigación Automotriz de Detroit, en Michigan, habló para Automotive News diciendo que General Motors cierra la brecha con Toyota en el costo laboral por vehículo. Este era hace dos años de $2,000 dólares por coche y ahora es de $800.

El contrato que se aceptará esta semana por parte de la UAW (United Auto Workers), estipula entre sus puntos primordiales que General Motors producirá nuevos modelos en 16 plantas de la firma en los Estados Unidos, dejando muy clara la prioridad sobre otras plantas en otras partes del mundo.

GM contribuirá con $35,000 millones de dólares para la Asociación Voluntaria de Beneficiencia para el Empleo, ente que se crea con el apoyo de la UAW y GM.

Los obreros, que son 74,000 registrados en la UAW para las 82 plantas que General Motors tiene en la Unión Americana –aclarando que el sindicato también cuenta con  representación en Canadá–, aceptan dar un bono de $3,000 dólares en apoyo del contrato y del fondo para el retiro.

Ha sido tradicional que la UAW se oponga rotundamente a que General Motors haga inversiones en otros países, como por ejemplo en México.

La cláusula de referencia indicaría que en cuatro años que dura el actual contrato laboral la GM estaría obligada a invertir en nuevos proyectos en Estados Unidos, pero esto no exime a la automotriz de hacer lo propio en otras latitudes.

Esta señal podría significar cierta inhibición de los planes de la compañía para sus inversiones externas.

En México la empresa invierte $650 millones de dólares en la construcción de una nueva planta que está ubicada en San Luis Potosí y donde ensamblará después de junio en que se terminará parcialmente el nuevo Chevrolet Aveo para el mercado de América del Norte, según informaciones de JD Power emanadas en el pasado Congreso Automotriz celebrado en la Ciudad de México.

Lo que ahora está en discusión, para Cole, es si la armadora norteamericana negocia este paquete de disminución del apoyo laboral o lo hace planta por planta, ya que algunas han conseguido mejoras sustanciales a lo que oferta el nuevo contrato.

La pregunta que hace Dave Cole es si GM aprovechará esta oportunidad de estar a la par con los costos que tiene Toyota. El siguiente paso, analiza, tendría que ser la fabricación de nuevos modelos que satisfagan el gusto norteamericano que ahora se inclina más por los productos japoneses, desde luego por una superioridad en calidad.

El viernes la UAW conoció los detalles del nuevo contrato de trabajo. Lo tendrían que votar en cada uno de los comités de las 82 plantas y de allí hacer un pronunciamiento oficial que se esperaría esta semana.

Otros puntos del contrato por firmarse son la retribución a trabajadores eventuales y los no productivos a quienes se les mejorará el sueldo de $14 a $16.23 la hora.

Una vez que se ratifique la aceptación por parte del sindicato al nuevo contrato, este organismo pasará a hacer las revisiones con Ford y Chrysler.

El jefe del Centro de Investigación Automotriz dice que Ford estaría dispuesta a firmar un contrato similar pero pide dar una cantidad menor de dinero para el fondo para el retiro de los trabajadores, mientras Chrysler ofertará $16,000 millones de dólares para esta asociación.

 

 

Léa también

Crisis Méx-EEUU.– Evita México aplicación progresiva de aranceles mediante acuerdo migratorio

México evitó que Estados Unidos le aplique, a partir del próximo lunes 10 de junio, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *