Toma Cerberus control de la nueva Chrysler

Daimler AG dio a conocer el cierre de negociaciones con Chrysler por lo que a partir del pasado viernes la norteamericana actúa como empresa independiente toda vez que Cerberus Capital Management asumió su control al poseer el 80.1% de las acciones.

La Nueva Chrysler

La Nueva Chrysler: Inicia el conteo para su revalorización o su sucumbimiento.

La «nueva» Chrysler, como ahora se denominará la firma, siendo oficialmente Chrysler LLC, prepara una gran fiesta para este lunes donde se darán a conocer las estrategias que significarán la tabla de salvación de la compañía, o su «descuartizamiento» final o venta en partes para más adelante.

Dieter Zetsche, presidente de Daimler AG, sabe muy bien que se acabó la alianza de Chrysler con Mercedes en una operación en la que existió permanentemente la oposición de muchos integrantes del buró de la alemana, además que las idiosincracias siempre hicieron difícil el trabajo en conjunto desde 1998.

Cerberus, gran financiera que se dedica a nivel mundial a adquirir a empresas en problemas o en quiebras para hacerlas rentables y ponerlas después a la venta a un precio mayor, dará un tiempo a Chrysler para salir adelante o sucumbir. Pero esa es una palabra en que nadie en la compañía quiere pensar aún.

Esa es la real preocupación tanto para los más de 7,000 distribuidores de Chrysler en Estados Unidos que están viviendo una «revolución comercial» en estos meses en que la empresa busca deshacerse de aquellos negocios que sobreviven a los vertiginosos cambios en la forma de vender automóviles, como al sector de autopartes que ve amenazado su futuro como proveedor de la firma cuya cuenta regresiva para su viabilidad ha comenzado a contar desde el viernes.

Fue el 14 de mayo cuando Daimler Chrysler anunció la venta del 80.1% de sus acciones a Cerberus Capital, aunque el 19.9% restante permanece para la alemana Daimler AG, nombre que se volverá a acuñar en cuanto se tengan los permisos correspondientes.

Así termina la aventura automotriz transatlántica que comenzó en 1998 con la fusión de las dos firmas, Chrysler y Mercedes.

Todavía queda pendiente que Daimler Chrysler AG, provea a la norteamericana de $1,500 millones de dólares para su recomposición, mientras Cerberus le aportará a esta adquisición $500 millones adicionales a fin de reiniciar con números negros.

La «Nueva Chrysler» prepara los festejos en Auburn Hills, presentando el regreso de su estrella pentastar con una gran fiesta y un listón de propuestas de nuevos productos, la adquisición de tecnologías más recientes y algunas alianzas que le permitan su sobrevivencia.

La compañía a través de sus divisiones de marca Chrysler, Dodge y Jeep tuvo ventas en 2006 por un total de 2.7 millones de unidades a nivel mundial, pero para nadie es un secreto que cada vez pierde más participación de mercado en Estados Unidos ante el embate de las japonesas Toyota, Nissan y Honda.

Este lunes se realizará una conferencia de prensa mundial donde Tom La Sorda, presidente de Chrysler LLC, podrá anunciar una de dos noticias: Su sustitución por parte de Wolfgang Berndhard, miembro del cuerpo de directivos de Cerberus, o su continuación en el cargo y el nuevo plan de operaciones.

Desde la semana pasada el edificio de Chrysler en Auburn Hills muestra un gran letrero que dice «El regreso está listo», con miras a la fiesta de este lunes.

Por cierto La Sorda será acompañado por Paul Knauss, presidente de Chrysler Financial, en la conferencia desde Detroit, en Michigan.

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *