Sin acuerdo American Axle y el sindicato UAW

Hoy cumple dos meses la huelga de la fábrica de autopartes American Axle & Manufacturers Holding Inc. de Estados Unidos que este día tuvo un revés de los trabajadores afiliados al poderoso sindicato UAW que endurecieron su posición para con la empresa. La AAM llama a sus proveedores a que bajen la producción de sus materias primas que le abastecían a la firma.

El sindicato UAW, United Auto Workers, estalló el pasado 25 de febrero la huelga en todas las plantas de AAM en Estados Unidos al no llegar a un acuerdo no sólo salarial sino de retiro voluntario de trabajadores que clama la empresa para, dice, ser competitiva contra la competencia que le causa Dana, por ejemplo.

Los trabajadores a través de su sindicato no estuvieron de acuerdo en que se despida gente paulatinamente hasta lograr el cierre de varias factorías en Estados Unidos. En las conversaciones, la UAW le reclama a American Axle que esté cerrando plantas en Estados Unidos mientras está abriendo fábricas en México.

En efecto, American Axle tiene en México varias factorías una ubicada en Ramos Arizpe, en el estado de Coahuila y otra en Silao, Guanajuato, siendo el principal proveedor de General Motors en México.

American Axle amenazó con cerrar todas sus plantas en Estados Unidos y desplazar su producción hacia México, por lo que los trabajadores a través de la UAW respondieron con la huelga que ha causado el cierre de varias plantas (14) de GM en la Unión Americana, por falta de suministros.

La huelga de dos meses que no tiene visos de solución, ha afectado con miles de millones de dólares a AAM pero también a sus proveedores de materias primas como hierro forjado y otros.

AAM utilizó la producción de su filial en México para surtir algunos ejes a GM en Estados Unidos, pero el desabastecimiento general ha sido la constante de las operaciones de las plantas armadoras que por falta de suministros han detenido su producción.

En un principio, el paro productivo le ha sido benéfico a GM toda vez que venía arrastrando un alto inventario desde diciembre por un mercado norteamericano recesivo, al igual que la economía. Pero ahora ya se ha comenzado a resentir la falta de automóviles que son demandados por el consumidor estadounidense, y que no son encontrados en el mercado, registrándose un fenómeno de cambio de marca por parte de los compradores que han preferido irse a los productos asiáticos.

El correo electrónico que han enviado los directivos de AAM a sus proveedores para que tomen las medidas convenientes a fin de no verse demasiado perjudicados por el paro, es una clara señal de que la huelga no tiene para cuándo acabar, dado que apenas el lunes de esta semana se hablaba en el círculo automotriz norteamericano de una posible solución al conflicto, lo que se desvaneció hoy con este mensaje por la Internet.

El paro de AAM va a afectar a la planta productiva mexicana porque algunas piezas se importaban desde Estados Unidos como las partes para HHR de Chevrolet y PT Cruiser de Chrysler.

 

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *