Paran trabajadores de GM producción de Malibú en EU

La planta de General Motors en Kansas, Estados Unidos, ha dejado de producir en la nave ubicada en Fairfax el Chevrolet Malibú que actualmente está recibiendo crecientes pedidos en las agencias de la marca en ese país y que por un paro de los trabajadores afiliados a la UAW, United Auto Workers, se ha tenido que desplazar la producción de ese modelo a Michigan, el estado emblemático del automóvil.

Bob Lutz, alto directivo de GM en EU, junto al recién lanzado Malibú.

De acuerdo a información publicada en el portal de Automotive News el día de ayer, la planta de General Motors ubicada en Fairfax, Kansas, tuvo un paro de los 2,600 trabajadores afiliados a la UAW quienes marcharon por las afueras de la factoría ayer mismo.

Las posiciones entre la GM y el sindicato de la UAW, el más duro del sector manufacturero en Estados Unidos, han encontrado puntos de acuerdo pero otros de total desacuerdo con las políticas que sigue la empresa en disminuir a la mano de obra disponible en ese estado que es clave en el desarrollo automotor de la planta industrial norteamericana.

La compañía ha decidido que la produccion detenida del modelo Chevrolet Malibú, renovado y de reciente relanzamiento en Estados Unidos, Canadá y México, se traslade a la planta ubicada en Michigan, a fin de no afectar las operaciones de venta que se están viendo beneficiadas por el efecto de novedad de dicho modelo, que está a la alza en la demanda por parte del público.

Sin embargo, el paro se involucra en una mezcla rara de acontecimientos que están afectando tanto a la industria automotriz norteamericana como a nivel mundial. Hablamos del alza desorbitada en el precio del petróleo que rebasó en Estados Unidos los 120 dólares por barril, la necesidad que las empresas automotrices disminuyan la contaminación de bióxido de carbono por vehículo según las nuevas leyes en la materia en ese país, así como la huelga que mantiene la American Axle & Manufacturers Holding en la Unión Americana y que ya alcanzó los dos meses y dos semanas de duración.

Estos ingredientes están creando una verdadera preocupación tanto en Estados Unidos, como el área de influencia de América del Norte y aún de las otras potencias productoras de vehículos como son Japón, Alemania, China y Francia, entre otras.

La industria presenta signos negativos para lograr un crecimiento efectivo en este año y las ventas en los mercados domésticos de los principales países productores de vehículos, están a la baja.

El único contraste real lo representan los países emergentes como China, Rusia, India y Brasil, entre otros, que están registrando crecimientos aunque más moderados a los que tuvieron el año pasado.

Volviendo los ojos al paro en la planta donde se fabrica el Malibú, la sobre demanda que hay por este vehículo que hereda técnicas y mejoras de la plataforma del Opel Vectra europeo, afectará los planes de venta de GM y de sus subsidiarias en Canadá y Mëxico, aunque en este mercado el precio de la unidad alcanza el tope de $283,229 pesos, por lo que representa más bien un producto de nicho y no de demanda popular.

 

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *