Huye Kathleen Ligocki de Salinas Pliego; le nombran en Next Autoworks

Kathleen Ligocki, una mujer fuerte e inteligente, académica, culta, que dirigió a Ford Motor Company de México y luego anduvo lo mismo en General Motors (AC Deelco) que en Tower Automotive o Ford Canadá, ha renunciado a la dirección automotriz del Grupo Salinas Motors de Ricardo Salinas Pliego luego del fracaso de FAW Autos en México. Desde el 11 de octubre pasado es la jefa ejecutiva de la nueva empresa automovilística Next Autoworks Company (V-Vehicle Company) que despacha desde San Diego, California, Estados Unidos (antes México).

Kathleen Ligocky en México (Foto GS Motors).

Kathleen Ligocki fue presidenta y directora general de Ford Motor Company de México. Su labor al frente de la automovilística siempre fue más allá de su mera labor administrativa o de mercadotecnia. Su sello personal fue muy fuerte al imprimir. Bajaba siempre de la palestra para estar en el foro de discusión de temas automotrices o culturales (su gran pasión: China y su evolución cultural). Y claro, su maestría en esos menesteres le daban la amplitud de criterio para tener sencillez e inteligencia suficientes hasta para hablar con periodistas. Y quitarse los zapatos en una playa luego de una prueba de manejo y disfrutar del agua. Así, sin miramientos ni hipocresías de los puestos ejecutivos que obliga la parafernalia correspondiente.

Cuando le mandaron de Ford Estados Unidos dejar México e irse a otros puestos ella pudo darse cuenta que ya llevaba unos 15 años en el sector de automóviles. Y quizá entonces cayó en cuenta que esta era su pasión profesional. Andar entre coches. Y fue entonces que el mexicano Ricardo Salinas Pliego (cuyo antecedente histórico está ligado a las familias de muebleros Salinas y Rocha, a la venta de electrodomésticos en Elektra y más tarde como dueño de medios de comunicación como TV Azteca y en lo financiero con Banco Azteca) le llamó para ser la directora de la división automotriz del Grupo Salinas, en Salinas Motors precisamente.

Eso fue el año pasado cuando Salinas Pliego le prometía a Felipe Calderón abrir una planta de productos chinos FAW, automóviles, sí y sólo sí este le autorizaba no pagar los aranceles de importación de una cuota nunca cuantificada de automóviles FAW. Ahora, pasado el tiempo, se ve que todo fue una tomada de pelo a Calderón y este nunca reclamó (por lo menos no públicamente). Salinas Pliego se agarró de la crisis financiera del 2009 y la gran crisis automotriz en México para echarse para atrás. Y le funcionó y justificó plenamente su fracaso, sin importar dejar a varios miles de automovilistas que confiaron en su chino producto y ahora vagan como fantasmas buscando quién les arregle sus autos o les atienda sus necesidades como consumidores. Toda una estafa.

Fue entonces que Kathleen Ligocki salió de Grupo Salinas Motors y un comunicado de Next Autoworks Company (NAC) da cuenta que desde el pasado 11 de octubre fue nombrada jefa ejecutiva de esta nueva empresa automovilística que nace precisamente cuando las grandes sucumben, se alían, o bien se estrangulan, según desde dónde se ve el asunto.

Cuando presidenta de Ford México una creada asociación Periodistas Automotrices de México, PAMEX, de la que Alvolante era socia, le organizó una despedida. Le otorgaron un reconocimiento por su abierta forma de ser con la prensa.

Una estampa de Kathleen:

En uno de los viajes que la fábrica pagó a los periodistas (cuando escuche que un periodista está transmitiendo desde París, no piense que la prensa gana muy bien sino que la fábrica lo está invitando y ese charlatán se viste con la gorra que obtiene de la marca, por supuesto con gastos pagados), todo terminaba con una cena en Los Cabos. Entonces la oficina de relaciones públicas de Ford México escogió un barcito por ahí escondido en el agringado lugar. Todo transcurría entre risas y bromas, como suele suceder. Entonces el lugar comenzó a tocar música latina, salsa. Y de repente se paró Kathleen y comenzó a bailar. Y no faltó el valiente comunicador –el que esto escribe– que le hizo pareja y le hizo sentir cómo somos los latinos. Y ella sonreía pero bailaba sin perder el paso y sin importarle críticas, dimes, diretes de falsedad. Una auténtica mujer abierta, culta, siempre presta a hablar de cualquier tema con cualquier persona.

Bueno, pues Next Autoworkers Company, que oficialmente se llama V-Vehicles Co., le ha contratado para las nuevas actividades que se van a desarrollar.

Ligocki estuvo en Tower Automotive, empresa de autopartes que luego fue vendida a Grupo Cerberus (aquel que hizo negocio con Chrysler para luego deshacerse de ella), y GSM (Grupo Salinas Motors) antes de llegar a NAC. Pero ya antes había pasado por Ford de México, Ford de Canadá y en muchos puestos para esa corporación.

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Un comentario

  1. Y los dueños del los faw se pregunta ¿y ahora quien podra ayudarnos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *