VAM, constituida en diciembre de 1963; comida de Ex-VAM el 2 de junio

Fue en diciembre de 1963 cuando se funda Vehículos Automotores Mexicanos, VAM, antes Willys Mexicana. Fue a raíz del decreto automotriz de 1962 su creación. 54 años después, se reúnen (el próximo 2 de junio de 2017) los empleados de esta empresa que concluyó actividades en 1986.

Gabriel Fernández Sáyago, director de VAM, recibe las llaves del primer Rambler, de manos de Jorge García (Cortesía Club Amigos de VAM).

Año con año, los Amigos de VAM se reúnen en dos comidas. La próxima será el viernes 2 de junio de 2017, a las 15 horas, en el Restaurante El Asadero del Pibe, ubicado en Blvd. de los Continentes No. 84 Fracc. Valle Dorado, en Tlalnepantla, Edo. de México.

Convocan a este evento los integrantes del comité organizador, Rogelio Verduzco, Amado López, Pedro Contreras y Mauricio Licona.

Acuden a la reunión, puntualmente, más de 40 ex-empleados de Vehículos Automotores Mexicanos, única empresa cien por ciento mexicana que produjo para el país la marca Rambler con sus distintos modelos, encabezados por su ex-director general don Roberto Rojas.

 De acuerdo al libro “El sueño posible: La historia de Willys Mexicana / Vehículos Automotores Mexicanos 1946-1986”, del Ing. Salvador Díaz Espejel (producción e impresión propias con contacto en: intelinetmexico@prodigy.net.mx), “Willys Mexicana es filial de un grupo de inversionistas encabezados por don Antonio Sacristán, denominado Sociedad Mexicana de Crédito Industrial (SOMEX), constituido el 27 de febrero de 1941 (…) A partir de primero de septiembre de 1946 toma posesión como gerente general de Willys Mexicana el licenciado Gabriel Fernández Sáyago (…).

Cada reunión de ex-trabajadores de VAM es un encuentro con la historia de una gran compañía automotriz en México. La gran empresa mexicana de automóviles. Cada año, cada ocasión, su director dirige un mensaje a sus compañeros, hace un recuento de los grandes momentos de VAM en la historia del sector. Y el libro escrito, da cuenta de esos años de orgullo nacional, como que México tuviera su propia empresa automotriz, a pesar de pagarse los dividendos de la representación de una marca como Willys Overside o American Motors.

Y fue el decreto automotriz de 1962 el que permitió que se desarrollara una industria todavía poco existente como la de autopartes, ya que la exigencia de un 60% de integración nacional, dio pie al desarrollo de este sector que hoy representa ventas por 84 mil millones de dólares anuales.

Daremos la bienvenida a un nuevo integrante, Nathaliel Parish, correponsal de Forbes de Nueva York en México, quien es amante de la marca Rambler.

Léa también

La riqueza de motores Honda, desde la Fórmula Uno a la deportividad y el ahorro de combustible

En nuestras cápsulas televisivas (YouTube / Al Volante Oficial), hemos hecho reseñas de los autos …

Un comentario

  1. La mejor herencia es esa, honrar la memoria de tu padre César.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *