Toyota FT-EV, alternativa urbana sin las frivolidades del lujo

Hartos de la mercadotecnia de las marcas donde cada una es «la líder mundial de la tecnología», «la número uno en todo el mundo», «la que ofrece las mejores prestaciones»… (¡uff!)… y de su merca-periodismo donde todas las notas engañadoras son seguidas por una serie de merca-periodistas repetidores incansables de adjetivos que no son suyos, Toyota presentó en Detroit el FT-EV como una alternativa urbana, dejando de lado las frivolidades del lujo y los apasionamientos de la estúpida velocidad que nunca será posible en el Periférico Norte de Peña Nieto que ahora costará dinero al automovilista.

 

Dicen los expertos japoneses, que por lo menos tienen menos soberbia que los norteamericanos ahora agobiados por su recesión a la que jalaron a todo el mundo «moderno», que el Toyota FT-EV es un vehículo totalmente eléctrico enfocado a aquellos ciudadanos conscientes que no quieren arrojar tanto CO2 por el escape de su auto… Y que tienen que recorrer unos 50 kilómetros al día, digamos de su casa a la chamba y de esta al hogar dulce hogar.

Los tecnologistas japoneses dejaron archivados aquellos diseños de la orgullosa vanguardia automovilística holywoodense de coches caros, ostentosos, estúpidamente contaminantes de tres toneladas que se fabricaron en la época en que la CIA mató al presidente Kennedy ser por pacifista.

Se acabó la algarabia del petróleo, la bonanza de la globalidad que enriquece a unos cuantos y mata de hambre a millones en el planeta. El desempleo deambula por las calles e infecta en este año a 500 millones de personas en el mundo: Ese es el catastrófico resultado de la recesión mundial hasta donde va hoy en día, aunque al habitante de Los Vinos no le guste el terminajo negro y horrible que su sueldo mensual no le permite ni siquiera imaginar. La racionalidad vuelve a los escritorios de los diseñadores automotrices que tienen que trabajar si no quieren perder también ellos el empleo. Entonces idearon este cochecito que lleva y trae, que cumple con su función de transportar y no de «divertir», «entretener» u ofrecer «la pasión por el manejo». Al carajo se van esos paradigmas de una industria que explotó al ser humano de frivolidades, de vanalidades al volante, todo con el fin de venderle cada año un nuevo automóvil, «un nuevo concepto en tecnología»… ¡Bah!

Lo que Toyota estará ofreciendo con este prototipo que se puede hacer realidad si usted le escribe a Toyota de Japón y le pide que lo haga como producción en serie, es un vehículo que baja casi totalmente la contaminación de CO2 (no olvidemos que los gases por uso de litio y otros químicos de las pilas también destruyen el ecosistema, pero de una menor manera que los actuales motores consumidores de combustibles fósiles). Usted puede cargar en su casa las baterías y salir al trabajo sin preocuparse de gasolina, agua, verificación, multas por contaminación, etc. Sólo trasladarse y estar en donde usted es productivo, mediante un transporte eficaz. Punto. Ya los mercadólogos después se encargarán de hacer que usted compre además del auto eléctrico el Ipod, la computadora de viaje, el celular sin manos y todas esas monerías para justificar el aumento en el precio.

Este modelo que se mostró en el Auto-Expo de Detroit en color blanco con oro, es la continuación de la tecnología de gas comprimido utilizada en el Camry híbrido y pudiera ser una realidad en el 2012 si la gente en la calle se ha convencido de que estamos acabando con el planeta y de que es urgente cambiar de mentalidad.. y de autos gastalones de gas y productores de 160 gramos de CO2 por kilómetro, por aquellos más amigables con el medio ambiente… sin slogans publicitarios, desde luego.

¿Cómo la ve?

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *