Puras bajas en EU: Chrysler 34%, Ford 25.6%, GM 20.4%

Agosto viene a ser el peor mes para la industria automotriz norteamericana. Puras pérdidas. De nada han servido los planes de regalar boletos para gasolina, bajar las mensualidades y alargar los plazos para pagar el auto nuevo de sus sueños. «Llévatelo y paga hasta el año entrante», tampoco funciona ya. El feroz consumismo que caracteriza a la sociedad norteamericana, inmersa en una cultura del individualismo donde el «sálvese el que pueda» es el paradigma del éxito personal, está en revisión. La industria vendió en promedio 25% menos en agosto en comparación con el año pasado. El más afectado, Chrysler con descalabro del 34% en un sólo mes.

Le pegó y fuerte a la industria la recesión norteamericana. Cayeron ventas en 25% promedio.

En efecto, a pesar que el Grupo Cerberus «le madrugó» a Toyota a su «cochero» (palabra del argot de los distribuidores de automóviles para señalar a quien vende coches) Jim Press, quien mandó un fax de renuncia a Toyota a las tres de la mañana hora de Tokio, para ya no darles tiempo a reaccionar, Chrysler no levanta el vuelo. Sus planes de mercadotecnia que le han ocasionado gastar miles de millones de dólares, no han dado resultado y las ventas se le cayeron 34% tan sólo en agosto cuando comercializó 110,235 unidades.

Chrysler tiene esperanzas que sus negociaciones con los chinos cristalicen en mayores dividendos y su reciente negociación con Nissan también le traiga algún tipo de respiro.

Ford, a la que le urge recibir los pagos de Tata Motors por la venta de Jaguar y Land Rover por faltarle liquidez, y cuyo presidente ejecutivo Alan Mulolly, quien viene de la aviación a hacer negocio de coches, tampoco las tiene consigo en Estados Unidos. La baja en sus ventas en agosto fue de 25.6%, otro quiebre hacia abajo que tiene precupados a los inversionistas. Vendió 151,021 autos y camiones, con bajas de 50,000 unidades ¡en un sólo mes! (lo que vende una marca en cuatro meses en México).

La liquidez le podria venir a Ford al vender AB Volvo, pero parte de los inversionistas dice que si Ford vende a Volvo, se quedará verdaderamente sin representación en el segmento de lujo, además que los suecos no quieren que eso suceda. Nombrarán nuevo presidente para octubre, para ver si endereza el barco del segmento Premio o Premiado, le llaman ellos (quien se compra un coche de estos se saca un premio, está premiado, ¡bah!).

A otra que no le llueve en su milpita es a General Motors, con todo y su espectacular convención en Las Vegas esta semana. Se cayó 20.4% en agosto, vendiendo 80,000 camionetas pickup y utlitarias menos. Registró ventas de 308,817 unidades en el pasado mes.

Tiene en puerta dos dolores de cabeza. Uno por el llamado a reparación que ha tenido que hacer ni más ni menos que a 800,000 unidades por un defecto en el sistema del limpia parabrisas, lo que le ha redundado en una desconfianza por parte del consumidor norteamericano. El otro es que su ex-filial Delphi, gran fabricante de autopartes, deberá definir si continúa protegida bajo la Ley de Quiebras, si se declara solvente o arrastrará más problemas a corto plazo.

El periodo electoral en Estados Unidos, donde ya se vio que no priva una civilidad que en otros tiempos se presumía en ese país, ya que hay guerras sucias en medios, golpes bajos y otras canalladas, complica más la difícil situación pre-belicista. El conflicto en Georgia, al otro lado del mundo, donde los norteamericanos defienden el paso de gas y combustible ruso a la Europa Central, complicaría las cosas en las próximas semanas.. también para la venta de coches.

 

 

 

 

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *