No sólo GM va por Chrysler; se forman china y Renault-Nissan

Cuando The Wall Street se enteró que General Motors Corporation y Chrysler LLC mantenían pláticas para ver la forma en que la mayor norteamericana se hiciera de acciones de la más chica de las tres de Detroit, las dos firmas ya llevaban dos meses manteniendo charlas periódicas hacia una negociación. Pero GM no fue la única invitada a la mesa: La alianza Renault-Nissan hace nueve meses no sólo apuesta por Chrysler con quien tiene firmados ya dos proyectos, también una china fue convitada al ágape y está formada para la compra de la norteamericana en poder ahora de Cerberus.

La crisis financiera provocada por los corruptos manejos de varios grandes bancos norteamericanos, y avalados por el Presidente Bush con el rescate, cuasi nacionalización bancaria, recientemente anunciada, tiene en graves problemas a las empresas automotrices de Estados Unidos.

General Motors Corporation viene perdiendo participación del mercado más grande del mundo desde hace más de un año. No hizo su tarea a tiempo de reconvertirse, de transformar su visión de negocio acorde a las necesidades del consumidor y este la castigó dejando de adquirir sus modelos. El estadounidense se fue hacia el diseño, tecnología y rendimiento de combustible de los vehículos japoneses.

Por lo mismo pasaron Ford Motor Company y Chrysler LLC. Sólo que a la menor, a la empresa de Detroit recientemente adquirida por el Grupo Financiero Cerberus (especialista en la adquisición de empresas en quiebra y quien controla o manipula el mercado de los préstamos de dinero a altas tasas de interés en toda la Unión Americana), no le fue tampoco nada bien. Ahora quizá la vendan… y muy pronto. Hay que recordar que, según The Wall Street Journal en su sitio de Internet, Cerberus podría ofertar a Chrysler a General Motors, si esta le vende el 49% de GMAC, General Motors Acceptance, la financiera de la cual Cerberus ya tiene el control.

Chrysler Corporation entró en los 90 en una fusión con Daimler AG de Alemania. En conjunto dijero que era una fusión, un matrimonio de bienes mancomunados. Luego, al través de los años, Daimler gritó y dijo que ella había sido la que pagó por la primera. El desvanecimiento de la boda se hizo realidad por la crisis de Chrysler. Y la bonanza que nunca llegó para Chrysler (como Daimler-Chrysler), fue abandonada por Daimler AG. Se separaron.

Entonces entró al quite Cerberus, especialista en almas en pena. Rescata Chrysler, le pone como director a un vendedor de productos para el hogar (Home Depot) y lo hace especialista en el mundo automotriz de la noche a la mañana.

Sólo que la orden es enderezar la empresa al punto de la ganancia para venderla a mayor precio. ¿Qué inescrúpulo hay en eso?

No sólo Nardelli no la endereza sino que la enchueca más. Atribuíble desde luego a una baja demanda de autos en Estados Unidos, ante una sobre oferta mundial y a un aumento desproporcionado en el precio de los combustibles y de las materias primas. El negocio automotriz se vuelve más caro.

Ahora se sabe que la alianza Renault-Nissan también está interesada en la compra. No fue nada sorprendente si recordamos que Carlos Goshn dijo hace un año que le interesaba adquirir alguna empresa norteamericana para tener una presencia más significativa en ese mercado. La alianza sólo tiene representación en la Unión Americana con Nissan Motor, no con Renault.

De hecho Chrysler tiene negocios con Nissan para que la nipona le fabrique un auto en México con plataforma Nissan que se venda en Sudamérica como Chrysler («panadero que manda a hacer pan»). Y Nissan le encarga a Chrysler la producción de la Nissan Titán en Derramadero, Coahuila, México.

¿Seguirá en pie esta negociación?

Y en el escenario, y al convite, llega hasta una china, cuyo nombre no revelan los analistas en Estados Unidos, pero pudiera ser Chery Automobile, con quien Chrysler tiene operaciones para vender sus productos en México con el Chery by Dodge (auto que se ha retrasado en su venta por los vaivenes que ha tomado la industria últimamente a nivel internacional).

Los Chery están en los patios de Chrysler en Toluca, México.

¿Qué pasará? Pues parece que GM está muy adelantada para quedarse en el futuro no sólo con Chrysler sino hasta con… ¿Ford?

 

Me han preguntado varios compañeros reporteros: ¿En qué beneficia que GM se quede con Chrsyler? Les he respondido que hay pros y contras como en toda negociación. Como dijo el presidente de la Unión de Trabajadores Automotrices (UTA, por sus siglas en español) de Estados Unidos,

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *