GM huelga UAW día 23.– Ganó la empresa 35,000 mdd en tres años, pero no quiere aumentar el sueldo

La United Auto Workers, UAW, ha informado hoy que General Motors Company, rescatada por el Estado en 2008, tuvo ganancias en los últimos tres años de 35 mil millones de dólares (mdd), pero se niega a dar un aumento a los 48,000 trabajadores en paro, como lo prometió en la revisión salarial de hace un año. Cumple 23 días en huelga y no hay visos de arreglo.

Día 23 de la huelga de los 48,000 trabajadores de GM en Estados Unidos (Fotos de agencias).

Más de 30 plantas que producen prácticamente todos los productos de General Motors y sus marcas Buick, Cadillac, Chevy y GMC, ubicadas en cuatro estados de la Unión Estadounidense, así como los centros de distribución de autopartes, pararon desde el pasado lunes 16 de septiembre, a primera hora. Se trata de 48,000 trabajadores que, en guardias permanentes, vigilan que la huelga se respete. En 23 días que se cumplen hoy, no hay acuerdos. La UAW pide que la empresa cumpla sus promesas de hace un año, y desde el 2008 en que entró en crisis cuando se declaró en quiebra y fue rescatada por el gobierno de Barack Obama. En ese entonces, pidió el apoyo de su base laboral para que entendiera el difícil proceso en el que se encontraba la empresa.

La UAW entendió el problema y los salarios se congelaron. Pero han pasado 11 años desde entonces. Ahora que los trabajadores piden un aumento no sólo para los obreros con mayor antigüedad sino para sus hijos que también laboran en la empresa y que perciben una cantidad menor al hacer exactamente lo mismo que sus padres, General Motors dice que no puede acceder a esa petición. La mayor firma automotriz del vecino país del Norte tuvo ganancias, en los últimos tres años, por 35 mil millones de dólares.

Planta de General Motors en Estados Unidos.

De acuerdo con la UAW, las pérdidas por la huelga ascienden a mil millones de dólares hoy en día.

No hay visos de arreglo al corto plazo y cientos de empresas de autopartes en los Estados Unidos, Canadá y México, se estan viendo afectadas. Algunas ya han despedido al 20% de su personal para hacer frente a la baja productiva. Pero General Motors en México ha cerrado la planta de ensamble en Silao, Guanajuato, donde produce las camionetas Chevrolet Silverado, Cheyenne y la GMC Sierra. Y esta semana ha cerrado la nave de motores y transmisiones CVT de Ramos Arizpe, en Coahuila. Entre las dos plantas, han parado 6,415 trabajadores, de acuerdo a cifras oficiales de GMM.

Léa también

Suzuki Vitara 2019 Día 4.– Desempeño dinámico, dirección precisa, cumple en carretera y ciudad

Día 4 con la Suzuki Vitara 2019 Boosterjet All Grip. Día se hacer maletas y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *