Ford paga a Mulally $1.4 mdd; GM al director $500,000 Dlls.

Cuando Ed Whitacre, «el bulldog», protagonizó los spots de publicidad en las pantallas caseras norteamericanas para dar a conocer el relanzamiento de GM, a sus 68 años, todos en la compañía sabían que los días para Fritz Henderson estaban contados, con un sueldo anual de $500,000 dólares contra $1.4 millones del presidente de Ford, Alan Mulally.

GM Fritz preocupadoDesde hace días se le veía a Frederick Henderson, hasta anteayer por la tarde presidente y director general de General Motors Company, preocupado. Tenía encima corregir los desmanes del rico McPato, Ricky Wagoner, el de los $2.3 millones de dólares al año y prestaciones todas de GM. Pero también la venta de las divisiones Saturn, Hummer, SAAB y Opel. Pero también comenzarle a pagar al gobierno parte de los $53,000 millones de dólares que le prestó para sacar la empresa adelante.

No conocimos a Fritz directamente, sino a partir de la visión de uno de nuestros más cercanos colegas periodistas de ética profesional. «Fritz no es igual al arrogante Wagoner. Es gente con la que puedes hablar, accesible, trabajador». Y claro, sacó adelante los problemas en Asia con los chinos (poder entrar al mercado comunista con economía mixta), y hacerle frente a una GM cuyo jefe se dedicaba más a las entrevistas personales y a sus fiestas personales.

Hoy, GM está preocupada porque tiene que contratar a un extranjero para que le venga a resolver los problemas. Ellos, los jefes de la mesa directiva, dicen que alguien de afuera vendrá fresco y dejará de acarrear los vicios que alguien de adentro ya tiene.

No hay que olvidar que el 1 de junio GM estaba en la bancarrota. Cuando contrataron a Ed Whitacre como director adjunto de Henderson, aceptaron que la agencia de publicidad tomara la cara de Ed para salir a la palestra televisiva anunciando «La Nueva General Motors». Un señor de 68 años anunciando una nueva compañía. Recuerda a aquello que Lido o Lee Iaccoca hizo cuando el gobierno le prestó dinero para sacar a Chrysler de la quiebra. Pero eso fue hace casi 30 años.

Ahora se ve que esa estrategia vieja no dio resultado para convencer a los norteamericanos de volver a comprar un Chevrolet con la cara del «bulldog» Whitacre (el mote se lo pusieron los analistas en Estados Unidos). Hubiera sido mejor la presencia juvenil del gerente de Cadillac que se propuso para el efecto. Pero no quisieron los integrantes de la mesa.

El asunto de la contratación de un extranjero al cargo de presidente de General Motors, pasa por el ofrecimiento de un sueldo anual de $500,000 dólares contra $1.4 millones de dólares de un ejecutivo como Alan Mulally (y eso que se bajó sus honorarios). ¿Quién en el contexto de los pagos ejecutivos de las grandes armadoras mundiales va a aceptar cargar con el elefante norteamericano con todos sus problemas por tres veces lo que se oferta en el mercado mundial de los ejecutivos de cuello blanco?


Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *