Carlos Ghosn debe dar cuentas a Renault sobre gasto de 50,000 euros en una fiesta

El Palacio de Versalles, en París, se vistió para la fiesta. Se trataba del cumpleaños de la esposa de Carlos Ghosn. La servidumbre vestía a la usanza de las grandes veladas de la Emperatriz María Antonieta. Y había fuentes de postres de todo tipo. El depósito del ejecutivo fue por 50 mil euros. ¿Pero quién facilita una mansión así? Tuvo que haber una petición especial.

Carlos Ghosn en la contraportada de su libro “Shift. Inside Nissan´s Historic Revival” (Foto de Al Volante).

Como si no fuera suficiente con las acusaciones de Nissan Motor de Japón contra su ex-ejecutivo máximo Carlos Ghosn, hoy fugitivo de la ley nipona, buscado por la Interpol que no ha podido entrar por él a Beirut, Líbano, ahora se suman las acusaciones de Renault por gastos injustificados o que, al final, pagó la propia firma francesa.

Con más de un año de arresto en Tokio por las acusaciones de fraude a Nissan, Ghosn huyó de Japón para refugiarse en Lïbano y, desde allí, defenderse de lo que llama un proceso manipulado por las autoridades orientales.

Ha sido esta semana cuando el Grupo Renault, consorcio que confió en él para ser presidente de la compañía y también recomendado a Nissan para ello, le acusa de haber gastado a nombre de la automotriz 50 mil euros en una fiesta de cumpleaños a su esposa.

Uno de los salones del Palacio de Versalles, en París, contratado por Ghosn (Foto de archivo).

No se dieron, en la prensa europea, los detalles si Renault presentará una demanda contra Ghosn, pero sí se habla de los detalles del jolgorio. Una velada en el Palacio de Versalles, cuyos permisos para utilizarlo dependen de un apalancamiento muy importante para lograrlo, constó de la contratación del personal de servicio que debió vestirse a la usanza de la servidumbre de los tiempos de la Emperatriz María Antonieta. Esas pelucas blancas y el oropel, salieron a relucir en la gran velada. Las fuentes de postres por doquier, la champaña, y la música de la época, parecida a la que Ghosn contrató la última vez que estuvo en Tokio, en arraigo domiciliario, y aprovechando el empaque de instrumentos, se fugó de su custodia, que, desgraciadamente, ese día brilló por su ausencia.

Carlos Ghosn no ha respondido concretamente a este asunto de la gran fiesta. Pero está historia no acaba aquí.

Léa también

Inauguran Toyota Motor Guanajuato; producirá la marca 266,000 Tacomas en próximos años

APASEO EL GRANDE, Guanajuato.– Toyota Motor Manufacturing abrió su segunda planta en México. Apaseo El …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *