Adquieren Magna y la rusa Sberbank 55% de New Opel

Es un total del 55% de acciones de la New Opel y Vauxhall que la autopartista canadiense Magna International y el banco ruso Sberbank han adquirido el día de hoy, mientras General Motors Company se queda con el 35% y los trabajadores el 10%.

Opel Magna cartel de trabajadores en Alemania

(En la foto, los trabajadores de la Opel hicieron este cartón que se exhibe hoy en una muestra alegre de los obreros por aceptar la disposición que, por el momento, les da empleo).

Fred Irwin, integrante del fondo gubernamental de Estados Unidos conformado en General Motors Company quien poseía el 65% de acciones, fue pieza fundamental para dar el sí a la operación concretada esta mañana pero cuyos puntos finos todavía tienen que discutirse en los próximos días pero antes de las elecciones federales alemanas del 27 de septiembre (ha pedido Angela Merkel, la canciller).

GM controlará el 35% de las acciones, negociación que le asegura seguir recibiendo apoyo tecnológico de Adam Opel GmbH. Magna y la rusa Sberbank controlarán el 55% de acciones que les garantiza la proveeduría de la tecnología alemana para sus operaciones en toda Europa Occidental y Central (ver nota relativa con mapa de plantas en esa zona).

El 10% que se ha quedado, de momento, en manos de los 25,000 trabajadores de Opel en Alemania (54,000 en todas las subfiliales europeas), tiene que pasar por un visto bueno del sindicato. De entrada los obreros no ven mal la operación, “pero conscientes como somos de luego salirnos con despidos masivos, más vale tomar la iniciativa con cautela”, han dicho un grupo de trabajadores entrevistados esta tarde (tiempo de Alemania) por la televisión de ese país.

El gobierno alemán se compromete a ofrecer apoyos financieros a Opel con vistas a que no despida trabajadores. Pero GM y Magna han considerado en privado que la empresa tiene que recortarse para una adecuación a la demanda real de Europa, cuyas ventas han disminuido en promedio 20% a pesar de los esfuerzos de varios gobiernos por ofertar ayudas económicas a los consumidores para que adquieran más vehículos.

Volkswagen, Renault-Nissan y Citroen-Peugeot, entre otros grupos automovilísticos europeos, no han querido hacer aún pronunciamientos sobre esta operación.

La entrada del inversionista ruso, dicen analistas europeos, es una seria amenaza al espíritu de occidentalización que ha favorecido las operaciones de GM Europa en los últimos 20 años, “Pero las actuales condiciones de la industria donde Rusia y China son grandes apostadores de inversión, plantean un panorama distinto a la visión de Estados Unidos y Alemania, sobre la nueva forma de ver el negocio automotriz”, dicen.

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *