Acura ILX 2019.– Equilibrio entre precio y potencia, con la gran herencia Honda

Sí, pudiéramos decir que a la hora de gozar al Acura ILX 2019 nos queda a deber potencia, la de su hermano mayor TLX de seis cilindros, pero cuando pagamos $579,900 por el A-Spec en vez de los $639,900 del más potente, podemos o no deducir que estamos recibiendo un auto deportivo de buen desempeño. Aquí los detalles.

Acura ILX 2019 A-Spec, cuatro cilindros, ahorro de combustible (Fotos de Al Volante y Acura).

Nos ha encantado la armonía del motor con la transmisión a través de las paletas de cambio al volante. Estamos a bordo de un cuatro cilindros ILX 2.4 litros con doble árbol de levas y control de apertura de válvulas iTEC en línea de 201 bhp con un par motor de 180 libras pie. Sí, inevitablemente al pasar horas a bordo de él, queremos más “galleta”, más potencia. Si ese es el afán, el gusto de manejar, hay que pensar entonces en subirnos a la clase superior TLX de cuatro o seis cilindros, pero pagar más.

Seguramente Honda / Acura pensaron en posicionar a un sedán de la clase “D”, cuatro puertas, con un gran equipamiento, una gran tecnología de conducción, pero con un precio más asequible.

Sedán de cuatro puertas de la categoría “D”.

ACURA ILX 2019

Tech sin paquete asistencial $539,900

A-Spec con paquete asistencial $579,900

La versión A-Spec que evaluamos, trae equipados los rines ahumados de 18 pulgadas. Recuerde, hay una versión TLX con motor de seis cilindros en V de 290 bhp, pero tendrá que invertir $639,900. Si me pregunta si vale la pena el cambio, definitivamente sí si gusta de aprovechar todo el cuerpo y el corazón de un Acura, que es la deportividad de alto nivel.

Ergonomía en el puesto de conducción.

Poca gente conoce todas “las travesuras” que ha hecho la división deportiva y de lujo de Honda, Acura, en el mercado mundial. Desde su intervención en el automovilismo con la H de Honda en la Fórmula Uno, pero también en carreras regionales en Estados Unidos, Japón, donde las pistas son el mejor laboratorio para probar, aprobar y reprobar proyectos que lleven al alto desempeño de los autos Acura con su buque NSX y ahora con el Concepto Tipo S . Por eso, cuando usted maneja en Acura, recibe toda esa experiencia acumulada en los circuitos. Y “la sangre” que corre por “las venas” de los Acura, es “sangre” deportiva, de alto rendimiento.

La línea es atractiva. Atrás termina con una “coleta” encima de la tapa del maletero.

El ILX no es la excepción. La transmisión de doble embrague nos permite cambios rápidos para no perder revoluciones por minuto (rpm), lo que en carretera se agradece para un rebase rápido y seguro, sin perder potencia, sin perder torque. La DCT de ocho velocidades hace muy bien su trabajo, lo que se extraña cuando tomamos otro vehículo sin estas disposiciones.

La ergonomía es excelente. La pantalla de ocho pulgadas a la derecha del conductor, justo a la vista, cumple muy bien con los ajustes que se deban hacer, mediante perillas que facilitan la acción y la no distracción del camino. El accionamiento con palanca, cuando otras versiones tienen ya botones, no molesta, al contrario se agradece para una mayor precisión y rapidez en las tomas de postura sobre el camino. La cámara de reversa ayuda en estas previsiones.

Motor de cuatro cilindros de 201 bhp, pero hay otro más potente, V6 de 290 bhp.

La suspensión MacPherson y el sistema Multilink (casi independiente atrás), apoyados por la doble barra estabilizadora, nos permite ir a 130 Km/h y pensar que el auto se mueve a 60 Km/l sin perder compostura. El embate al camino es radical. El sedán ILX se porta y comporta excelentemente en su conducta, pero sigue siendo divertido. Por eso, precisamente, nos deja con ganas de recibir más, pero eso ya tiene que ver con la potencia y para ello hay que invertirle al siguiente nivel TLX.

La dirección también tiene calificación de gran aprobación, porque apoyado por un sistema eléctrico pero sin perder el piñón y cremallera de los super deportivos, nos brinda gran confianza para tomar las curvas con rapidez, con elegancia, sin hacer “osos”, siempre firme, siempre preciso. Eso, señores, es lo que se paga para recibir la confianza de una compra, sin recibir sorpresas desagradables como sí lo vemos en algunos otros vehículos que no valen lo que aparentan.

Impetuoso el frente del Acura ILX. Cada marca tiene su “personalidad”.

Las llantas que calzan al ILX son de buen tamaño y buen piso de rodamiento. Es la 225/40 de 18 pulgadas, negro ahumado. Visten bien al auto, lo hace ver más deportivo y cumple en la pista / camino. El ILX es un sedán de 4.6 metros. No demasiado largo, no demasiado grande. Un auto de buenas prestaciones que se compara con los Infiniti pero que supera lo que un Cadillac o un Lincoln. Y ya entregados al preciso análisis con los Premium, usted se puede llevar dos o tres sorpresas gratas del valor-precio por un Acura. Lea las fichas técnicas.

El paquete de seguridad tiene desde un asistente de estabilidad, control de tracción (sí necesaria en el V6), seis bolsas de aire, frenos ABS, alerta de frenado frontal (muy necesario ante las mil distracciones que tenemos en la ciudad), conservación de carril (para superar el punto ciego de los espejos laterales), arranque en pendiente, monitoreo lateral y trasero con cámara…

El maletero es de más de 360 litros.

El manejo es preciso. La potencia nos queda a deber a nosotros, los de pie pesado, pero usted manéjelo y vea la respuesta. Recuerde que hay otra oferta de mejor potencia. Rápida respuesta en los cambios con paletas que sí obedecen (no como en otros modelos que sólo están “de adorno”). Entonces usted lo tiene todo para ir y venir por las carreteras y autopistas.

Dejamos al final el mejor punto: La relación peso-potencia. El auto pesa 1,433 kilos, que entre los 201 caballos nos da  7.1 kilos por caballo. Nada mal, pero la camioneta RDX tiene 6 kilos aproximadamente. Y el TLX 6 cilindros, para no dejarlo con la duda, 5.7 kilos por caballo (sí, pesa 1,678 kilos).

A-Spec. todo el equipamiento entre valor-precio.

Cuando me preguntan cómo anda de consumo un auto deportivo, me gusta contestarles con toda verdad: Cuando uno compra un auto para disfrutar con la velocidad, poco se preocupa del gasto de gasolina. Sí, sí, ya lo sé, es un error: Hay que cuidar al medio ambiente. Bueno, pues a nosotros la versión ILX de cuatro cilindros A-Spec nos rindió 10 Km/l a velocidades estándar de ciudad. Hay una versión TLX con gestión de cilindros donde se tiene un mayor ahorro en combustible. Sí, más cilindros (6) pero mayor ahorro que uno de cuatro.

Llanta 225/40R18 pulgadas. Perfil bajo para mayor apariencia deportiva.

Léa también

BMW Serie 1 2020.– Un tres cilindros 1.5 l de 140 bhp capaz y de buen desempeño; precio de $599,900

BAHIA SAN CARLOS, Sonora.– BMW Grupo México rompe dos paradigmas de un sólo golpe: Un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *