Inminente aumento a la gasolina y diesel en México

Dentro de un ambiente de abierta corrupción tanto en Petróleos Mexicanos como en el Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, la Secretaría de Hacienda analiza lo que en los círculos económicos se juzga como un inminente aumento al precio de la gasolina y el diesel en el país.

Gasolinera

A ver si así cuidamos la gasolina y usamos menos el auto.

El incremento se estaría dando en 30 centavos de peso mexicano por litro, lo que equivale a un 4.5% en ambos carburantes.

México se ha retrasado 25 años en su desarrollo petroquímico por desatenciones de los últimos gobiernos a un proyecto que pretendía entregarse a las empresas extranjeras y la irresponsabilidad del Estado por mejorar este sector punta de la economía nacional.

Justo cuando la industria automotriz en México ha solicitado a sus plantas matrices que autoricen la importación de autos y camionetas equipados con motor a diesel, como es el caso de las empresas Chrysler, General Motors en camiones, Nissan en flotilla de vehículos de reparto y VW en vehículos de pasajeros al igual que Renault, la autoridad perfila los aumentos al precio de este carburante.

Con esta medida dejará de ser atractivo para los consumidores cambiar al uso del diesel como combustible alterno en el automóvil, por lo que no se ayuda a la eliminación de contaminantes en el medio ambiente con estos aumentos.

El consumo de gasolinas en México ha aumentado en los últimos años en 90%, no así la investigación y la inversión e infraestructura para producirla aquí.

País productor de petróleo, pero con impotencia para generar sus gasolinas.

El gobierno federal nada ha hecho sobre desincentivar el uso de aquellas camionetas de ocho cilindros que consumen una gran cantidad de gasolina, o aquellos vehículos de doble tracción que más bien se usan dentro de la ciudad en vez del campo, por lo que son subutilizados.

México carece de úna política de protección al medio ambiente. La gente gasta gasolina indiscriminadamente y ni la Secretaría de Economía ni la del medio ambiente SEMARNAT, han hecho políticas públicas para desincentivar el uso de vehículos de gran consumo de combustible.

Los líderes petroleros en el país no han sido investigados cuando en el seno de su organización priva la más absoluta impunidad política y donde el llamado gobierno del cambio encabezado por el Presidente Felipe Calderón no se atreve a indagar sobre la abundante corrupción que impera en este gremio que apoyó al partido que fue oficial durante 72 años en las pasadas elecciones presidenciales.

Es un claro contubernio del partido en el poder entrante, con el poder de facto de los petroleros, gremio al que nadie ha indagado el nido de corruptelas que privan allí por más de 50 años.

En México, la gasolina viene observando aumentos de precio cada mes desde hace varios años, aunque este sería un brinco a la medida adoptada por el gobierno de Ernesto Zedillo.

Envuelta en escándalos por sobornos, abuso de poder y robo de recursos, Petróleos Mexicanos, que hoy enfrenta una indagatoria por sobre facturación en la renta de buques transportadores de crudo, es causa de polémica por revisar su régimen fiscal y meterlo dentro de la reforma que quiere implementar el gobierno del Partido Acción Nacional en el poder, incapaz este de generar explotación en alta mar y la tecnología para ello, donde Brasil lleva la delantera.

Léa también

Crónica de un desabasto

Por Edgar Morín (Especial para Al Volante) Entre molestias a vecinos de gasolineras, enormes filas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *