Olimpismo: La mediocridad y el cinismo mediático

Terminaron los Juegos Olímpicos de Pekín. México ocupó el lugar 36 con tres tristes medallas de tres tristes vidas que a raja tabla se ganaron sus preseas con un pírrico apoyo oficial. La mediocridad de los funcionarios que justifican la actuación de la delegación mexica y el cinismo de los comunicadores de las teles comerciales que arropan a los Muñoz, Vázquez Raña y demás miembros de la mafia deportiva, son insoportables.

La corrupción del PRI pudrió en 72 años las estructuras de una burocracia deportiva rapaz. Funcionarios que comen todos los días en hoteles de cinco estrellas con el dinero del pueblo mientras una deportista tiene que viajar desde Veracruz al Centro Olímpico Mexicano para sus entrenamientos en natación.

Una niña que fingía dormir para que no le cobraran el transporte de su pueblo a Guasave para entrenar, mientras los federativos viajaron con todo pagado y en hoteles cinco estrellas por un trabajo que no justifican.

Esto es simple y llanamente corrupción. Alta y podrida corrupción con otros seis años de un gobierno que solapa esa corrupción. Entonces, ¿para qué fue electo en 2000 a otro sinvergüenza que vino a encumbrar a nuevos corruptos y que no hicieron nada por el deporte?

¿Para qué ir a China con un contingente de más de 140 personas si sólo tres ganaron medalla? Por supuesto para pasear, para gastar el dinero que no es de ellos, para pasar vergüenzas de gente cínica que trajo sus maletas llenas de «chacharitas» chinas.

No hay apoyo al deporte. Los fondos para la gente humilde que quiere ser alguien en su disciplina terminan en las cuentas bancarias de una docena de pillos con corbata.

Las medallas de oro y bronce fueron logradas por gente del pueblo. Los ricos no lloran… ni ganan.

Y los chistoretes disfrazados de «comentaristas deportivos», mal aprendieron el buen tino cómico del equipo de José Ramón Fernández –enfermo de poder y dinero– e hicieron ridiculeces ante millones de personas que los aguantaron.

Mediocre deporte merece mediocres periodistas especializados. Nulo profesionalismo, salvo excepcionales casos de gente salida del deporte que ahora entran al quite de reporterillos sin escuela.

Vergonzosa actuación donde naciones mucho más pobres dieron mejores resultados sin los millones de pesos a la Conade, CDOM y demás casas de ladrones. Y lo peor, la tele de Azcárraga y la de Salinas Pliego justificando los errores. Un país de cínicos, señores.

Léa también

César Roy Ocotla, 38 años en el periodismo automotor mexicano

Este sábado 1 de agosto establecí como el día de mi aniversario de trabajo. Porque …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *