Juan Camilo Mouriño, al banquillo de los acusados

Nuevamente el gobierno federal cobija sus errores y la enorme corrupción que le protege. Diputados están pidiendo la formación de una comisión para investigar el tráfico de influencias del secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, quien buscó el beneficio de su familia con sendos negocios tanto en Pemex como en la Comisión Federal de Electricidad.

Aparte de la crisis de legitimidad que padece Felipe de Jesús Calderón, ahora se enfrenta al enorme escándalo de corrupción de su brazo derecho recién llamado a conformar y coordinar al gabinete de Los Pinos. Pero sus allegados han preparado una «defensa» que sólo es posible llevar a cabo con el cinismo característico de los políticos de su partido y utilizando la alianza mediática con los dueños de los canales de televisión y la radio que hoy toman partido a favor de este joven empresario hecho político.

Al banco de los acusados

Resultó ser un vival.

La gente de Calderón hoy mismo está intentando minimizar la acusación contra su super-secretario, diciendo que es resultado de la pugna política interna del Partido de la Revolución Democrática.

Al igual como lo hicieron en la campaña presidencial del 2006, volverán a mover sus preceptos de guerra sucia mediática y a hacer uso de los más absurdos argumentos para proteger a su chico malo.

Es tiempo que la sociedad civil exija que la corrupción sea desterrada del propio gobierno. Es inmoral lo que están cubriendo los allegados de Calderón. Todo muestra que Juan Camilo Mouriño recibió beneficios de los contratos de transporte de energéticos en Pemex cuando era asesor de Felipe Calderón, entonces secretario de Energía en 2003.

La prensa independiente ha dado cuenta de este grave delito del funcionario y del tráfico de influencias que le permitió al grupo empresarial de su familia arribar a los millonarios contratos para su beneficio. El conflicto de intereses es a todas luces visto.

¿Cómo van a ocultar su infamia, su corrupción? ¿Qué haremos nosotros, la sociedad civil? ¿Otra vez nos van a ver la cara de tontos?

Usted tiene la palabra.

 

Léa también

César Roy Ocotla, 38 años en el periodismo automotor mexicano

Este sábado 1 de agosto establecí como el día de mi aniversario de trabajo. Porque …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *