Foro del Nissan Versa 2012: Buen balance en 1.6 litros

Subida Autopista México-Toluca, manejamos la versión automática del Nissan Versa 2012 azul marino. Allí va el motorcito 1.6 litros. Bien calibrado de la caja, bien balanceado en su peso y su potencia. Una excelente opción para el mercado mexicano desde los $170,000 pesos. Xochi a bordo. Cómoda. Pero si mandamos a Covelli atrás (1.70 metros), va sufrir durante el viaje. Elegante en este tono de pintura. Extrañamos un tablero con más instrumentos.

Subcompacto del segmento B, amplitud y buen balance en motor (Foto Al Volante).

Nissan Mexicana pone en nuestras manos la versión con transmisión automática del Versa 2012. Es la más equipada, la Advance MT/AT. Se trata de un subcompacto del segmento B que está entre el Tiida como modelo inferior y el Sentra como modelo superior. Sedán de cuatro puertas con cajuela, con una gran amplitud interna y que comparte el motor de cuatro cilindros 1.6 litros de 106 HP con doble árbol de levas a la cabeza (DHOC). La transmisión automática es de cuatro velocidades y no tiene nada que ver con el sistema CVT que sí se encuentra en el modelo Sentra.

Un exterior nuevo en México del cual hay controversia porque a unos les apasiona y a otros no les causa la más mínima impresión. Pero, independientemente de ello, es un auto cuyo valor está garantizado por la calidad de los productos Nissan, por su manufactura en México (planta de Aguascalientes) y la calificada mano de obra nacional.

Un frente nuevo de un producto nuevo para el mercado mexicano (Foto Nissan).

Está producido en la plataforma V que comparten el March y este auto. ¿Cómo logran un auto más largo si están montados sobre la misma base el March y el Versa? Le añaden una plancha de lámina atrás, con lo que se logra que sea más largo y con la cajuela más grande de su categoría. Tiene una capacidad para cinco pasajeros.

Veamos la ficha técnica del producto:

Motor HR16DE
Desplazamiento (l) 1.6
Número y disposición de cilindros 4L
Número de válvulas 4 por cilíndro
Potencia neta (hp @ rpm) [email protected]
Torque (lb-pie @ rpm) [email protected]
Relación de Compresión (:1) 9.8:1
Pistón, diámetro y carrera (mm) 78 x 83.6
Sistema de alimentación de combustible Inyección Secuencial Multipunto

Al volante se tienen una serie de funciones prácticas (Foto Nissan).

En Cancún manejamos la versión manual al nivel del mar. Nos llovió en carretera y pudimos constatar, el Ing. Gabriel Covelli y el que esto escribe, un buen agarre de la unidad y una potencia suficiente del producto. Sin embargo, sabíamos perfectamente que el auto era necesario conducirlo a la altura de la Ciudad de México para poder refrendar o no estas cualidades. Por tanto, la versión automática fue probada por ambos en la Autopista México-Toluca a la que se asciende arriba de los 3,000 metros sobre el nivel del mar.

El resultado fue que el motor 1.6 litros seguía empujando en la subida. Es correcto decir que no le resultó fácil, pero Covelli apuntó que la marcha era constante y que el engranaje de la caja de velocidades fue muy bien puesta a punto con un balance correcto en esta. Por tanto, la unidad subía a las 5,000 rpm y no hacía el cambio a la cuarta hasta no conseguir el propósito de alcanzar la punta de la cuesta que enfilamos. Fue hasta entonces cuando entró la cuarta velocidad de la caja de cambios. Y todo con 106 HP. Una maravilla y esa puede ser la mejor cualidad técnica de la unidad.

¿Qué tenemos al volante?

Computadora de viaje con doble odómetro, reloj, consumo de combustible y medidor de autonomía · ·
Control de audio, Bluetooth y velocidad crucero en el volante · ·
Sistema de manos libres Bluetooth · ·
Volante con ajuste de altura

El tablero de instrumentos no es tan espectacular. Pero tiene los elementos necesarios (Foto Nissan).

El manejo es suave porque se tiene una direccion asistida electrónicamente. Pero esta se endurece un poco cuando se toman altas velocidades; digamos unos 130 Km/h. Los asientos son confortables pero alro rígidos. No notamos la insonorización que algunos foristas han marcado, a pesar que el régimen del motor estuvo siempre arriba. Hay que hacer notar que un auto con un motor pequeño como el 1.6 litros siempre es más ruidoso que uno mayor como los 3.5 litros del Maxima u otros modelos. Hay que acostumbrarse a ello.

La parte trasera es placentera en los asientos. Cuando Xochi, nuestra acompañante en ciudad al cine estuvo sentada allí, lo disfrutó placenteramente. Pero no podemos pedirle a Gabriel Covelli que haga lo mismo en esas plazas.

Definitivamente «se sufrirá» con una altura así (Foto Al Volante).

En ciudad el comportamiento de la unidad es ágil. Se mueve muy bien porque la transmisión automática está bien calibrada para las condiciones del terreno mexicano. En otras marcas donde los engranes se calibran para ciudades europeas, por ejemplo, la caja se vuelve «loca» ya que tiene que hacer cambios contínuos y termina desajustándose. Esta es una de las ventajas de hacerse en México la unidad Versa.

También hay que aprender a que, un pequeño motor 1.6 litros de 106 HP, es necesario revolucionarlo para alcanzar el máximo de torque (fuerza de inicio de carrera). Por tanto, sin miedo para apretar el acelerador un poco más a fondo (a diferencia de un auto de 2.0 litros como el Sentra, por ejemplo).

¿Qué otras cosas tenemos a bordo?

Alarma a control remoto · ·
Bolsa de aire frontal (conductor y pasajero) · ·
Cierre automático de seguros con sensor de velocidad · ·
Cinturones de seguridad delanteros retráctiles de 3 puntos · ·
Cinturones de seguridad traseros retráctiles de 3 puntos (2) y pélvico central (1) ·
Cinturones de seguridad traseros retráctiles de 3 puntos (3) ·
Inmovilizador electrónico · ·
Sistema de anclaje para silla de bebé en asiento trasero (LATCH) ·
Sistema de frenos antibloqueo (ABS) con sistema de distribución y asistencia de frenado (EBD, BA) · ·
Tercera luz de freno en medallón trasero · ·
Triángulos de seguridad

En verdad os digo que la cajuela es grande (Foto Al Volante).

La instrumentación no es lo mejor en el Versa con todo y que nos prestaron la versión equipada. Extrañamos más botones como en el Sentra. Pero hay que recordar que comparte (el Versa) instrumentos y características con el March que arranca desde los $140 mil. Pero hay que decir que el Versa tiene lo necesario para cumplir con una buena ergonomía. Al alcance de la mano y con la funcionalidad nipona tradicional

Y le pedimos al propio José Muñoz, presidente de Nissan Mexicana, que manejara para que usted vea que tan alta es la parte delantera del techo al conductor.

Le agradecemos a José estar al volante para ustedes (Foto Al Volante).

Otra ventaja es que, a pesar de tener tambores atrás en los frenos y discos al frente, la unidad no batalla para este efecto. Atrás quedaron los frenos «pastosos» de las viejas versiones de Sentra, por ejemplo.

El curveo es oportuno, pero estéticamente las delgaduchas ruedas no quedan. Ya nuestro colaborador Oscar Torres en su sección «Hablemos de diseño» se ha referido a ello.

Un forista de Al Volante nos escribe desde Uruguay donde ya maneja su Versa mexicano (no, no comience a dar queja de «Por qué en Uruguay él ya lo tiene y yo que vivo en México tengo que esperar dos meses más para estrenarlo». Él no tiene la culpa). Pero el asunto son las llantas. Vea cómo se ve con neumáticos más anchos, sin necesidad de modificar ni rines ni suspensión ni nada.

Las llantas anchas visten mejor al Versa (Fotos forista de Uruguay).

El auto está bien balanceado desde el punto de vista de la potencia. Creemos que el factor ahorro de combustible no es su fuerte porque el peso de la carrocería (aunque trae muchos elementos ligeros como plásticos) y el motor, tienen que exigirle a este andar en revoluciones altas para competir contra el peso. Pero el balance radica en que no es necesaria más potencia para sacar adelante auto y ocupantes a bordo.

La dirección es precisa. Usted apunta el auto hacia el límite de la curva y las llantas responden allí. Este es un buen síntoma del funcionamiento de la suspensión McPherson adelante y la barra estabilizadora atrás. Hay balance también allí.

En conclusión, manejamos un auto que está equilibrado en todos sus aspectos de estructura. El motor de Nissan es un magnífico logro de los ingenieros nipones ya que alcanzan un buen balance con una máquina de 16 válvulas, doble árbol a la cabeza, pistones trabajados muy bien para evitar fricciones (no se ría, este tipo de regla lo implementa Ferrari en sus coches). En fin, que en tecnología y disposición de los elementos de estructura, el Versa es un producto harto recomendable.

Lamentamos, como todos ustedes, que en su lanzamiento haya tenido tanto éxito que la lista de espera es larga. Pero de que vale la pena, lo vale, en verdad.

Y si esto hizo el automático, ya no le platico con lo que puede hacer con el manual de cinco velocidades.

Covelli y yo a la antigüita, con transmisión manual para hacer más cosas con el coche (Foto Nissan).

Léa también

Chevrolet Beat 2019 con problemas en el software de la pantalla

Si usted observa que la pantalla de su Chevrolet Beat recién nuevecito comienza a parpadear, …