Muere a los 89 años Carroll Shelby, ícono de la industria y el deporte

Hay hombres-automóvil que dejan huella. Una muy profunda es la que deja el gran fabricante, diseñador, creador de automóviles y piloto, el estadunidense Carroll Shelby, fallecido el día de hoy a la edad de 89 años. La leyenda del automovilismo mundial murió en el Hospital Baylor de Dallas, en Texas. Nació el 11 de enero de 1923 en Leesburg, Texas.

Carroll Shelby, de los grandes personajes de la industria y el deporte automovilísticos (Foto agencias).

Shelby da nombre a un modelo Mustang de Ford. Shelby no se puede llenar con una pequeña crónica. Es una historia casi interminable de pundohonor, de miles de anécdotas, de pasión por su gran afición al automovilismo deportivo donde incursionó con éxito, es una historia de caprichos cuando se aferró a destacar con su concepto Cobra sobre los Ferraris en las 24 Horas de Le Mans. Un gran libro que forma parte del legado de ser uno de los grandes para componer la industria automotriz estadunidense. Los norteamericanos (sí, los de Canadá, Estados Unidos y México) lo veremos como un engrane fundamental de la maquinaria que movió al automóvil desde la época de los 50.

Grandes nombres como Henry Ford pero también como Lee Iaccoca, o Smith, pueden compartirse con el apellido Shelby.

Primero piloto en los años 60, un problema de salud deja a Carroll fuera de las pistas pero siguiendo como uno de los más entusiastas preparadores de autos de competencia (sus padecimientos del corazón fueron frecuentes y merecieron un transplante). Fue así que ideó el Cobra, uno de sus legados legendarios. Y con ese ícono Cobra cobró relevancia aún en las grandes competencias de la Unión Norteamericana pero también en Europa donde fue reconocido aún por el mismo Enzo Ferrari como uno de los grandes de la construcción automotriz.

Pero a Shelby se le debe ubicar inmediatamente en el casillero de la historia de los autos deportivos en Estados Unidos. Allí en la categoría Trans AM del automovilismo donde piezas como el Ford Mustang Shelby GT350 fueron posibles gracias a la intervención de Carroll en la ingeniería, motores, suspensión, frenos, máquina. ¿Dónde más se necesitaba? Ford Motor Company, con Lee Iaccoca entonces en la concepción y desarrollo del Mustang, le debe mucho a Carroll.

El orgullo Shelby llegó a ser tanto, que los autos de su invención salían con su firma a las calles. Numerados, foliados, sellados por Carroll, quien ya en edad avanzada todavía se dejaba fotografir a bordo de sus vehículos.

Pero sería un error sólo ligar al preparador con Ford. En la década de los 80 se acercó a Chrysler y juntos hicieron varias creaciones automovilísticas en autos y también en vehículos especiales.

En 2005 regresa a las andanzas con Ford y a armar verdaderos «Super Mustang». Shelby supo aprovechar lo mejor de la nueva tecnología. Siempre actualizado, siempre sorprendiéndose él mismo de sus creaciones y del camino hacia donde avanzaba la industria automovilística, sobre todo la de Estados Unidos.

Poco se sabe del Shelby empresario. Pero lo mismo fue ganadero, industrial, comerciante, hotelero. Siempre imprimiendo su ingenio en cada actividad.

El problema del corazón le impidió volver a las pistas como piloto, pero no a presencia grandes competencias, codeándose con personajes como Mario Andretti y otros grandes de las pistas en NASCAR, Indy, y aún la Fórmula Uno. Sin embargo, a los 73 años requirió la donación de un riñón por parte de uno de sus hijos. Y así volvió a salir adelante. Incansable, grande.

Pero la muerte tocó a su puerta este viernes también día 11, pero no de enero, cuando nació, sino de mayo.

Léa también

WRC 20 Rally de Monte Carlo.– Inicia Sébastien Ogier (Toyota Yaris WRC) dominando las primeras jornadas

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla Ha iniciado el Campeonato Mundial de Rallies 2020 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *