F1 2016.– Con Nico Rosberg se va una buena puesta a punto difícil de superar

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla

Mientras el equipo Mercedes de Fórmula Uno define quién será su piloto para 2017 que acompañe a Lewis Hamilton, la partida de Nico Rosberg dejará un hueco difícil de llenar puesto que el alemán tenía un prestigiado lugar en la escudería para poner los coches a punto, lo que no cualquiera tiene.

M51366

Nico, casi con la experiencia de un ingeniero para la puesta a punto (Foto de archivo).

Nico ha dejado en claro que se va de la Fórmula Uno porque ha logrado los objetivos que se había planteado: Ganar un campeonato, demostrarle a su familia que la confianza que tuvieron en él, sobre todo la de su padre Keke, no fue en vano al hacer un buen papel en el máximo circo y cumplirle a Mercedes que signó un compromiso con el alemán.

Cumplidos los objetivos los próximos son hacer feliz a su familia, a su hijo y a su esposa, además de ver los años maravillosos de sus padres que lo protegieron y vieron por él. El padre brindó atención personal a su hijo para hacerlo un campeón del mundo. Desde temprana edad lo llevó a los karts y a mejorar año con año su manejo. A entrar a los autos fórmulas en Europa y a ganar. Y a llegar a la Fórmula Uno y en la más de una década, alcanzar el triunfo con la corona que representa estar en la cima de su carrera y de la atención mundial.

El paso de Nico Rosberg por la F1 fue de máximo provecho de su experiencia para la puesta a punto, realizar en «setting» en inglés. Un piloto que prueba un auto que está por lanzarse como nuevo auto para la máxima categoría, debe tener el conocimiento técnico necesario para expresarlo correctamente a su director de ingeniería. No todos lo logran y eso hace las gran diferencia entre un buen piloto o uno no tan bueno. Quizá uno de los mejores probadores y de puesta a punto fue el profesor Alain Prost. Otro que no logró serlo tan bueno fue el campeonísimo Michael Schumacher.

f1-alain-prost

De los mejores en la puesta a punto (Foto de archivo).

Pero Nico ha sido mejor que muchos como el propio Fernando Alonso, que ha logrado ser de los mejores al volante, pero no así a asumir el rol de ingeniería que se requiere para la puesta a punto. Rosberg, apoyado siempre por el gran manejo técnico de su papá, el alemán-finés Keke Rosberg, y su propios conocimientos adquiridos por 10 años y más, antes de la F1. Casi como un ingeniero, sin serlo, el alemán pudo proyectar en la mente de sus dirigentes técnicos de escudería, cómo andaba el coche en referencia, los jaloneos, la falta de potencia, la falta de agarre, y todo lo que un especialista necesita para comunicar con precisión de lo que se tiene que hacer en el foso, en el taller, sobre la unidad.

Esa faceta de Nico no es muy conocida, y en estos tiempos de post temporada, nos damos el tiempo de hacerlo del conocimiento del público lector aficionado a la máxima categoría.

Esta semana los propios directivos de Mercedes reconocieron que la partida de Nico les deja un hueco difícil de llenar. Seguramente pensaban en el factor puesta a punto. Por tanto, los comentarios de Lewis sobre que Nico estuvo muchos años en la F1 y solo obtuvo un campeonato, salen sobrando ante la calidad de piloto que parte, hacia nuevos destinos, de la F1.

 

 

 

Léa también

WRC 20 Rally de Monte Carlo.– Inicia Sébastien Ogier (Toyota Yaris WRC) dominando las primeras jornadas

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla Ha iniciado el Campeonato Mundial de Rallies 2020 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *