VW y Nissan, las menos afectadas por autocrisis en México 2009

Volkswagen de México, la filial alemana en Puebla, y Nissan Mexicana con plantas en CIVAC Morelos y Aguascalientes, serán las dos armadoras menos afectadas por la crisis automovilística global que afecta a México de manera directa por su gran dependencia de la economía norteamericana. En cambio, GM y Chrysler corren el riesgo de cerrar incluso plantas en nuestro país.

El panorama para la industria automotriz en México para 2009 es sumamente preocupante, como ya lo dijo Agustín Ríos, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, INA. Pero en un plano realista, las empresas no norteamericanas tienen más posibilidades de llevar adelante sus planes de inversión y expansión que las tres “grandes” de Detroit, Michigan: General Motors, Ford Motor y Chrysler LLC.

Volkswagen de México espera cerrar este año con una producción de 450,000 unidades (hasta noviembre alcanzaron 427,119 con un crecimiento de casi el 13% según la AMIA), una de las cifras más altas en toda su historia. Ese incremento se debe, en gran parte, a la aceptación que ha tenido su modelo Bora en Estados Unidos y en los mercados europeos.

Este factor es fundamental para entender la bonanza en un año crítico. Volkswagen de México recibió el visto bueno de su matriz en Wolfsburg, Alemania, para diversificarse en sus exportaciones. No se concentró sólo en Estados Unidos, sino pensó en otras plazas como Sudamérica (concretamente en Brasil a donde envía sus modelos Bora y Beetle) y Europa.

Pese a una baja en el mercado interno (fue desplazado por Ford del tercer lugar de ventas en noviembre, pero fue un caso aislado), su producción externa se ha canalizado a diversos países, lo que le permitirá lograr el ensamble de unas 440,000 unidades, dado que actualmente está paralizada durante varias semanas para ajustar su producción a la demanda.

Otro factor positivo para Volkswagen de México lo representa el juego que le dará la casa matriz con la construcción de la nueva planta en Chatanuga, Tenesí, en Estados Unidos. Esta nave industrial requerirá de nuevas transmisiones y motores de cinco cilindros. Estos se podrían fabricar en México. Además, el surtimiento de autos compactos se hará desde Puebla ya que VW Tenesí se dedicará a producir autos grandes como la nueva línea del Passat.

La linea de proveedores de autopartes de Volkswagen de México tiene menos dolores de cabeza que los abastecedores de GM, Ford y Chrysler, quienes penden de un hilo si hay una quiebra en GM y Chrysler, lo que obligaría casi a una fusión de ambas empresas en Estados Unidos, a decir de algunos analistas norteamericanos como Jim Treece, de Automotive News.

La inversión de VW en México hace unos cuantos años para acá, fue de $1,000 millones de dólares. Ese capital se utiliza en la conversión de la planta para un nuevo modelo compacto (que celosamente VWMex guarda en el portafolio para sacarlo a la luz el año entrante), así como el posible levantamiento de plantas de transmisiones y motores. El futuro no es incierto para la marca ni para su línea de proveedores que tienen un juego importante qué cumplir aún con el ensamble de motores a diesel en México.

Ralf Berckhan (quien aparece en la foto superior con este reportero), vicepresidente de la marca VW, dijo a alvolante.info que en 2009 van por el segundo lugar de ventas para desplazar definitivamente a GM en México. “El panorama es positivo para nosotros, vamos a empujar muy fuerte las ventas, sobre todo de nuestro modelo Gol y vamos a continuar depurando la base de calidad para mejorar con el consumidor”.

Por su parte, Nissan Mexicana, la cual cuenta en nuestro país con dos plantas en CIVAC Morelos y Aguascalientes. De enero a noviembre de este año ha producido 436,824 unidades. Aunque registró una baja del 6.5%, ha diversificado el envío de su modelo Tiida que se manda a Estados Unidos con el nombre de Versa, cuya demanda fue alta hace unos meses y en los más recientes bajó un poco. Pero sus envíos a mercados de Europa y Euro-Asia como Rusia, le permiten respirar sin problemas. Un mercado recesivo como el norteamericano, será una oportunidad para incrementar su participación con nuevos vehículos.

Lo que está por verse si es bueno o malo para la marca, es el hecho que Carlos Ghosn, presidente de la alianza Renault-Nissan, anunció hace unos días en México cuando dejó entrever que darán un enorme apoyo a la marca Renault, con la producción de nuevos modelos y la importación de otros, para tratar de rescatar a esta marca cuya imagen en el mercado nacional no es como se esperaba. Pero este juego le permitirá a la filial japonesa salir adelante en los próximos años.

En el mercado local Nissan quitó de una vez por todas el liderato a GM, la que bajó al segundo lugar y ahora se ve amenazada por VW.

Nissan Mexicana estará produciendo vehículos Tiida para Chrysler LLC en Aguascalientes y con destino para Brasil (con el nombre de Dodge Trazo), desde febrero próximo. La base de proveedores es firme porque a través de sus autos se tienen exportaciones de autopartes a Europa.

Es de justicia decir que General Motors de México es la empresa que registra la mayor producción de la industria automotriz en la república con 471,706 unidades de enero a noviembre pasados y un crecimiento del 7.8%. Aunque la exportación de unidades como Avalanche, Cadillac Escalade, Silverado y Suburban han disminuido, por su baja demanda en Estados Unidos, otras unidades hechas en México como la camioneta Captiva y su similar híbrido, le permiten una operación adecuada en nuestro país.

El problema real para GM México es la quiebra en Estados Unidos, lo que podría detener proyectos e inversiones como el de motores a diesel en unas de sus plantas.

El complejo Toluca, que ha dejado de producir el camión Kodiac, y cuyo ensamble de Silverados ha disminuido su actividad notablemente, es el que presenta el principal interés por conocer su futuro inmediato o si será la planta que pudiera cerrar en caso de una crisis aún mayor para la firma. La base de proveedores también representa un gran número de empresas instaladas en el Valle de Toluca y el Bajío, abasteciendo lo mismo al Estado de México; Silao, Guanajuato y la nueva planta en San Luis Potosí.

Chrysler de México logró una producción en los primeros 11 meses de 265,495 unidades, básicamente de las camionetas pickup Ram en Ramos Arizpe, Coahuila y los PT Cruiser en su planta de Toluca. Sin embargo, el juego para la nave del Estado de México es menor.

Chrysler LLC tenía un proyecto con la china Chery Automobile para vender autos pequeños en Mëxico (el Chery by Dodge), pero este juego esta en suspenso hasta el momento. Ni siquiera se pudiera hablar de que esta unidad se fabrique en México, en esa planta de Toluca. Por lo tanto, la mira sobre un posible cierre sería esta nave, que ensambla el PT pero a niveles cada vez menores.

Analistas pronostican que Chrysler LLC será la primera empresa norteamericana en ponerse a la venta, teniendo a postores como FIAT italiana, en la parte de camionetas y Jeep, y la hindú Mahindra.

Léa también

Ventas Abr 2019 EEUU.– Bajan 2.3%; Nissan, la de mayor crecimiento y FIAT Chrysler, la que más perdió

Estados Unidos sigue manteniendo altas tasas de interés en el crédito para comprar automóviles. Las …

Un comentario

  1. vw es la mejor marca de ropa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *