Magna llega a acuerdo inicial para adquirir alemana Opel

Detenida la negociación en principio por el inminente anuncio de bancarrota de General Motors, han continuado los acuerdos entre la empresa canadiense-austríaca Magna International y la filial Opel de Alemania para que las cuatro plantas pasen a manos de la firma de componentes.

gm-opel-logo-alemania

Según la agencia Reuters, Magna International llegó hoy a un acuerdo en principio con General Motors para la adquisición de la division Opel de Alemania que cuenta con cuatro plantas en ese país. La propuesta de Fiat parece quedar descartada ya.

Cuando GM dijo el martes que no podría considerar la salvaguarda de Opel por el problema que tenía con sus acreedores a quienes va a pagar entre el 10 y 15% con acciones de la firma, propusieron al gobienro de Angela Merkel aportar $2,100 millones de dólares para salvar a la firma filial automotriz. Merkel dijo que no.

Todavía el presidente de GM, Fritz Henderson, decía el martes que la gente involucrada en la negociación debía calmarse porque el sentir de los ejecutivos de Fiat fue que ellos iban por la negociación con GM en ese sentido, pero también por el lado de Magna International se decía lo mismo. Incluso la canciller de Alemania, Angela Merkel empujaba a favor de una buena negociación para la empresa alemana-norteamericana.

La negociación de Fiat se fue abajo por dos factores, uno explícito y otro implícito. Hizo una oferta pública para adquirir a la división GM Europa (GME) que se conforma con Opel de Alemania y la Vauxhall del Reino Unido. Pero esa ponencia era baja a los ojos de GME y no fue aceptada. Por otro lado se recuerda el triste capítulo cuando GM y Fiat y GM iban a tener hace casi 10 años una alianza estratégica que terminó en un pleito en los tribunales donde GM tuvo que pagar $20 millones de dólares a la italiana por perderse tiempo en los tribunales en una negociación que desde el principio se veía nebulosa.

GM no pudo olvidar la pesadilla vivida con Fiat hace 10 años. Fiat se quedó fuera porque además traer plenas negociaciones con Chrysler. «¿O Fiat está con Chrysler o va con GM Europa?», se preguntaban los analistas en el viejo continente. La opción por Magna da la respuesta a esa pregunta.

Magna International no es sólo la más grande empresa de autopartes de Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y México) sino que ya tiene experiencia en el proceso de manufactura de partes automotrices (estampados) para Chrysler en Australia. Parte del vehículo PT Crusier es hecho por ellos, por lo que ha rebasado su imagen de empresa de componentes para ser un conglomerado manufacturero más complejo, a nivel de una armadora sin problema.

Es muy importante lo que ha hecho el gobierno alemán para defender los intereses de los trabajadores germanos. La canciller Angela Merkel no ha dejado solo el proceso de negociación. Es más, este pasa por las manos de la política. Magna, GM y la canciller se han reunido para analizar los detalles de la operación de compra. Y esta funcionaria estará hasta el final apoyando a la parte alemana.

(Ya quisiéramos ver en México un proceso similar cuando Chrysler se declaró en bancarrota y el gobierno debiera proteger a los trabajadores de la firma en las plantas en México y no dejarlos a la buena ventura en naves industriales que trabajan hoy al 30% de su capacidad).

Las negociaciones entre Angela Merkel, Magna y GM seguirán este viernes. La canciller no quiere que GM se lleve «entre los pies» a Opel. No lo van a permitir.

De entrada, Fiat reconoció el martes que no iba a la negociación con la canciller, simple y sencillamente porque la oferta de Magna fue mucho mejor, aunque no se estableció el monto que aportaría la canadiense-austríaca. Merkel también pondría dinero del gobierno alemán en la salvaguarda de Opel.

Con ello, se cierra un capítulo de operaciones de GM con Opel desde los años 80, más de 30 como filial, con 25,000 empleados, cuatro plantas, y se abrirá un futuro de una empresa global aunque alemana cuyos modelos tienen mejor reputación que los Chevrolet, Cadillac y Pontiac de GM en Norteamérica.

(El Chevy y Astra que usted maneja, son un Opel. Les quitaron su logo de rayo, les pusieron el moñito de Chevrolet, pero en honor a la verdad, siempre debieron llevar el logo Opel).

Pero en el punto de las negociaciones de GM con Magna, no se incluyen las operaciones de General Motors en Latinoamérica donde la marca Opel se comercializa como Chevrolet y donde la norteamericana tiene buena presencia en los mercados latinos como en México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina y aún en Brasil.

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *