Dan respiración artificial a «Consejo Automotor»

Cuando un diputado llamado Melchor Sánchez apareció ante los medios para decir que iba a trabajar entre la Cámara de Diputados y la industria automotriz para reactivar al sector, el fenómeno fue tan efímero como su segunda participación con los periodistas. No se le volvió a ver. Así parece ahora resucitar un llamado Consejo Automotor Mexicano surgido hace unos años, estuvo moribundo y ahora le dan respiración artificial.

«Los huesos» del Ford Fiesta en la fábrica de Cuautitlán (Foto Al Volante).

El 11 de enero de 2007 la Industria Nacional de Autopartes presentó a la Secretaría de Economía un interesante trabajo titulado «Estudio de prospectiva tecnológica de la industria automotriz en México», realizado por la consultora AT Kearney.

Curiosamente es este sector, el de autoparteros, el que más ha pugnado porque se pongan los problemas sobre la mesa, se analicen y se haga algo. Han pasado nueve congresos del sector donde año con año se repite lo mismo. Y los aburridos funcionarios vienen a repetir lo mismo, o sea, nada.

En ese estudio, entre otras muchas propuestas, se invitaba a la creación del Consejo Nacional para la Articulacion Productiva y Desarrollo de la Industria Automotriz».

Tres años después de esa propuesta, 36 meses, Economía estuvo de acuerdo en instrumentar el Consejo Automotor Mexicano. El entonces secretario Mateos, en su participación dentro del Congreso para la Industria Automotriz se equivocó mencionándolo como el Consejo Mexicano. Igual de desatenta fue su oficina para con sus integrantes. Pocos recibimientos, cero avances mes a mes.

Así han pasado cinco años y Mateos ya se regresó a Los Pinos a apoyar a su amigo Calderón. Y ahora el nuevo secretario Ferrari anuncia que se revive el Consejo Automotor Mexicano, remasterizado y revigorizado.

Igual que el diputado Sánchez, del PRI, que vino a anunciarle a la prensa en las interesantes conferencias con medios de la AMIA, su trayectoria visitando maquiladoras en Coahuila (con lo que quedaba justificada su plena experiencia en el sector automotriz), el Consejo Automotor sesiona. Se pasan horas y horas para terminar en lo mismo: La industria produce más, la industria exporta más: ¿Qué adecuaciones hay que hacerle si es un sector que camina solo? Esa es la óptica gubernamental de la industria. Y Ferrari sabe de industria lo que Mateos sabía. Nada.

Pretender revivir a un Consejo que más que avanzar en puntos concretos que se han mencionado un millón de veces desde hace, por lo menos, 12 años, parece ser un mero «ténmelos aquí, quietecitos», es lo mismo que pedir a los gobernantes panistas corrijan su sarta de errores desde hace dos sexenios. No se logrará nada ante la ineptitud oficial.

El panismo parece terminarse el año entrante. Serán 12 años perdidos. Y ahora viene el partido de la corrupción renovada, el PRI, a ¿vender qué a la industria automotriz?

Ahora habrá que voltear hacia el sector privado. ¿De qué está hecho? ¿Quienes atienden el mostrador de quejas del sector, de los fabricantes? ¿Qué han logrado?

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *