Cesan en AMDA a Luis Gómez; relucen intrigas internas

Siete meses de nombrado presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, AMDA, la junta de gobierno anunció hoy el cese de Luis Gómez Sánchez. Ventaneada la noticia desde el lunes pasado en algunos diarios por la mano negra de la asociación, nada explica la razón de tal acción. Felipe Calderón y el ex secretario Gerardo Ruiz Mateos algo tuvieron que ver, indirectamente, claro.

Luis Gómez para afuera (Foto archivo).

Luis Gómez fue nombrado en febrero pasado presidente ejecutivo de AMDA como un intento de la agrupación por tener a un responsable de la operación administrativa y general de la organización. La junta de gobierno decidió llamarlo cuando él había fungido como director de relaciones públicas de Chrysler de México y luego en otra asociación de industriales con un perfil empresarial uniendo los esfuerzos de las firmas para formar flancos de presión sobre ciertas actividades del gobierno.

Hubo un grupo de distribuidores automotrices que no estuvieron de acuerdo en el nombramiento de Gómez, que tomaba posesión cuando José Gómez Báez dejaba la presidencia como auténtico dueño de agencias, o socio. Por cierto se comenta que José Gómez empujó la nominación de Luis Gómez como presidente ejecutivo.

Gómez Sánchez hizo mancuerna con Eduardo Solís, exfuncionario de la Secretaría de Economía que fue llamado al grado de confianza para el manejo administrativo e institucional de la AMIA (los fabricantes e importadores de automóviles), organismo privado.

La raíz del problema, dicen fuentes confiables a Alvolante.info, fue que a Luis Gómez no se le delimitó su campo de acción. Y este inició una serie de actividades ejecutivas para alcanzar acuerdos con el secretario de Economía, en ese entonces Gerardo Ruiz Mateos, ejecutivo de la iniciativa privada que en el sector público no se desempeñó como lo esperaban los industriales. Pero el tejido de la red de relaciones AMIA, AMDA, inició.

El centro de la polémica está en el día que Felipe Calderón anunció la subvención del impuesto a la tenencia a vehículos con un precio inferior a $250,000 pesos. El ejecutivo dijo que el pago del gravamen lo haría Hacienda a los distribuidores. Por otro lado se anunció el otorgamiento de créditos vía PYMES a las agencias que cumplieran con un régimen de reporte del ISR.

El entonces secretario Gerardo Ruiz citó al pleno de la industria: AMIA, AMDA y presidentes de fábricas automotrices, ese mismo día del anuncio del decreto presidencial sólo que por la mañana, muy temprano.

La cuestión fue muy sencilla. Les dijo que Felipe Calderón anunciaría en unos minutos más la subvención de la tenencia y que esta labor recaería en los distribuidores como «recaudadores». No era un punto a discusión, sólo un aviso previo de lo que ya estaba armado para ser anunciado. Una decisión de Estado.

Conocida por todos la decisión, aquellos distribuidores que no estaban de acuerdo con el nombramiento de Luis Gómez aprovecharon esta oportunidad para atacarlo con todo. El calor en las asambleas de la AMDA subió de tono.

Y desde aquel anuncio al día de hoy, la AMDA se ha debatido en la decisión de pedir la cabeza de Luis Gómez en lo que parece una injusta medida donde el presidente ejecutivo no tuvo nada que ver: La decisión presidencial vía el extinto secretario de Estado.

Este miércoles la reunión de prensa AMDA-AMIA tendrá al director de relaciones de la AMDA,  Guillermo Rosales, como vocero, en lo que la AMDA vuelve a nombrar a otro presidente ejecutivo al que seguro ya sabrán delimitarle sus funciones.

Todavía Luis Gómez estará en las oficinas de AMDA en la calle de Mercaderes, al sur de la ciudad, para despedirse de sus colaboradores.

La reactivación del mercado interno, por cierto, uno de los objetivos de trabajo de las instancias AMDA-AMIA, aún no se da. Ni se dará porque allí vienen los vientos de fronda de la nueva crisis norteamericana.

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *