Acreedores de GM quieren dinero no acciones a la baja

Si el 90% de la deuda de General Motors por $27,200 millones de dólares–cuyos acreedores quieren dinero por sus bonos y no acciones de una compañía que va a la baja– no es aceptado en las próximas 48 horas, la empresa norteamericana  se acogerá irremediablemente al capítulo 11 de la Ley de Quiebras.

gm-chevrolet-pontiac-logos

La reestructuración de la deuda obligatoria de General Motors con sus acreedores no prosperó anoche —Reuters fue la primera en informarlo y este espacio en México en retomarlo–. La empresa tiene como objetivo, como se lo prometió al Departamento del Tesoro, que el 90% del adeudo ($24,000 millones de dólares) de los acreedores acepten recibir como pago del adeudo un número determinado de acciones de la firma. Más del 20% se han quejado que recibir papel comercial que va a la baja no es negocio.

El gobierno de Obama, a través del consejo automotriz de la Casa Blanca, ha invitado a los tenedores de bonos a aceptar la medida para que la empresa pueda destinar los fondos económicos por $19,400 millones de dólares que GM ha recibido hasta el viernes pasado, a una reestructuración a fondo con o sin declaratoria de bancarrota.

Anoche venció el plazo para el canje de deuda por acciones hacia los tenedores de bonos. Al fracasar el marco de acuerdo por parte de General Motors Corporation, las inclinaciones de los observadores y analistas de perfilaron hacia la bancarrota irremediable.

Sólo hay un elemento que todavía podría ayudar: Que los acreedores pudieran aceptar de última hora la oferta de GM por darles un mayor número de acciones superior a lo que GM prometió al Departamento del Tesoro. La deuda de GM con sus tenedores de bonos es de $27,200 millones de dólares. Un hilo de esperanza sobre la mayor empresa automovilística de Estados Unidos cuyo anuncio de bancarrota simplemente derrumbará el valor de sus acciones y la demanda de sus autos no sólo en Norteamérica sino en otros países por la desconfianza que ello motivaría entre los consumidores.

Pero las ofertas de cambio de acciones por adeudos por parte de General Motors han terminado, lo que ahora pone la decisión de bancarrota en la mesa del consejo automotriz de la Casa Blanca. El anuncio de quiebra está en el aire y sólo es cuestión de horas para hacerlo.

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *