Seguirán los cambios de directivos dentro de GM, anuncian

General Motors seguirá haciendo cambios de directivos de acuerdo a sus próximas juntas con el fin de cumplir ante el gobierno norteamericano su plan de reestructuración que contempla una agenda de negocios que le permita su viabilidad y evitar irse a la quiebra.

 

El Presidente Barack Obama dijo hoy que la empresa tiene 60 días para completar dicha reestructuración y así evitar una entrada a la ley de quiebras por lo cual se ampararía en el Capítulo 11 ante la Corte.

 

General Motors dio a conocer en un comunicado su posición al respecto: «GM está anunciando los siguientes cambios organizacionales de los miembros del Consejo Directivo: Rick Wagoner deja su puesto como Presidente y CEO, efectivo de manera inmediata. Wagoner, de 56 años, fue nombrado en este cargo, en el año 2000, y asumió el papel de Presidente del consejo en 2003. Fritz Henderson, actual Presidente y COO “Chief Operating Officer”, tomará el cargo como CEO “Chief Executive Officer”. Henderson, de 50 años de edad, fue nombrado en su actual posición en 2008. Previo a ésta fungió como Vice Presidente del Consejo y CFO “Chief Financial Officer”. Kent Kresa, Presidente Emérito de Northrop Grumman Corporation, ha sido nombrado Presidente No Ejecutivo Interino del Consejo Directivo. Kresa comenzó a tomar parte del grupo directivo de GM en 2003. GM está a la espera de los anuncios que realizará el Presidente de los Estados Unidos y el grupo de trabajo de la Industria Automotriz del Gobierno Americano y realizará más comentarios hasta ese momento.

Y continúa el comunicado: “El Consejo Directivo ha reconocido desde hace algún tiempo, que la reestructura de la compañía posiblemente causará cambios significativos en la conformación de los accionistas de la empresa y a su vez generará la necesidad de contar con nuevos directivos que tengan habilidades y experiencia adicionales. El Consejo tiene la intención de trabajar sobre la nueva lista de directores propuestos para la siguiente junta anual de accionistas, la cual incluirá y tomará en cuenta aquellos directores que continuarán laborando, así como los nombres de los nuevos directores que serán propuestos, los que se retirarán y los que por su propia voluntad no tengan el deseo de continuar formando parte de una reelección. Por el momento las personas que serán nombradas o aquellas que decidan no continuar en el Consejo aún no se conocen.”

 

La prensa norteamericana, en especial la televisión, han difundido durante todo el día de hoy el tremendo impacto de que el Presidente Obama haya sido el ejecutor de la dimisión de Richard Wagoner como presidente de General Motors.

 

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

3 Comentarios

  1. Santiago,

    ahora mismo Obama ha declarado que si Chrysler no es viable, no hay proyecto, en 30 días, esta empresa se venderá en partes. Ni más ni menos.

    Creo que la plática de fondo se debe dar en términos del modelo neoliberal económico a nivel mundial o su cambio. El G-20 no se pone de acuerdo y esa fractura podría ser el inicio de una fractura en la visión neoliberal que imperó a nivel mundial durante los últimos 30 años.

    Veremos

    Por lo demás, muy acertados tus comentarios y análisis sobre quiebras y desapariciones.

    Un abrazo.

  2. Santiago Salmones

    Qué tal César.
    Aunque en términos generales comparto el sentido del comentario anterior; resulta imprescindible contextualizar el muy posible escenario de la quiebra de General Motors y de la no menos inminente quiebra de Chrysler; y me explico:

    Una cosa es la quiebra de una empresa automotriz de clase mundial (la más grande en su género para el caso de GM)y otra muy distinta, es su desaparición.

    Si bien el análisis, pasa por ambas posibilidades; el verdadero riesgo social y económico radica en la desaparición de General Motors, de Chrysler y hasta de Ford (que no obstante encontrándose en una situación menos emproblemada, navega también en plena decadencia financiera), puesto que la desaparición de estas firmas significaría alargar la crisis económica e incidiría en el inicio de la recuperación, posponiendo en demasía ésta última.

    Por el contrario, recordemos que la quiebra no implica necesariamente desaparición ni muerte de una empresa; es decir, en este escenario de quiebra sin desaparición que no tendría que escandalizar al público, quienes quiebran son los poseedores de títulos de propiedad (acciones) de las empresas. Esto significa que la empresa quebrada puede venderse a otros, incluso sin dejar de operar, y no desaparece; sólo cambia de manos, de dueños, de accionistas.

    Este último escenario se ha presentado un sinnúmero de ocasiones a lo largo del desarrollo del sector automotriz mundial (como en los casos de Dodge, Nash, Studebaker, Jaguar, Volvo, MG, Rover Auto Unión, Fiat, Ferrari, la propia Chrysler y un largo etcétera) y hasta del sector automotriz nacional (como en los casos de Automex, MASA, FAMSA, etc.).

    Por supuesto que no hablo de un horizonte sencillo; pero tampoco se trata de la tragedia mayúscula que convenientemente los medios en su amarillismo ramplón, se empeñan en vendernos. Y si no, ahí están los encabezados de los noticiarios de televisión abierta relativos al sector automotriz.

    Saludos.

  3. Efectivamente, lo de Wagoner fue para impacto mediatico, mas importantes son los cambios en la mesa directiva, ahi si habia mucho dinosaurio aun.

    Sin embargo, lo mas relevante de los sucesos de hoy no estan con GM, sino con Chrysler. Leyendo entre lineas todo lo disponible, el gobierno esta basicamente dandola por muerta – la quiere muerta diria yo. Oficialmente no la considera viable por si sola, condiciona fondos adicionales a concretar una alianza en 30 dias con Fiat, y limitar el aumento de su porcentaje accionario a que antes sea pagada el total de su deuda con el gobierno, todo esto en plazos ridiculos y «ayudas» iguales.

    Todos los autos que Fiat le puede aportar a Chrysler son compactos y subcompactos. De entrada no es costeable producirlos en EUA, y de concretarse una alianza, el gobierno quiere que se empiecen a fabricar en EUA en cuestion de meses, y solo le da 6 billones para operar, pagar a proveedores, y de pilon remodelar plantas en tiempos record – absurdo y reitero, con un transfondo bastante transparente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *