Prometen legisladores atender demanda de industria automotriz

Eduardo Solís (AMIA), José Gómez (AMDA), Agustín Ríos (INA) y Juan José Guerra (ANPACT), por fin fueron recibidos por César Duarte, presidente de la Cámara de Diputados y su mesa directiva de todos los partidos políticos de México, quienes les prometieron acercarse a Felipe Calderón a fin que pueda modificar el decreto que está afectando a la industria automotriz. También prometieron atender sus demandas sobre eliminación del impuesto a la tenencia por uso de autos, eliminación del ISAN y analizar la depreciación acelerada en el precio de los automóviles, mediante mesas de trabajo conjuntas.

Esta es la segunda visita de los representantes de la industria automotriz (AMIA-AMDA-INA-ANPACT-ANCA que son los fabricantes de autos, distribuidores, autopartistas, fabricantes de camiones y loteros de usados) a la Cámara. La anterior fue apenas el día 19 pasado cuando llegaron con pancartas cargadas por los trabajadores de varias armadoras, protestando porque Felipe Calderón no los ha querido recibir luego de dos años y medio en que el autodenominado «presidente de la industria automotriz» ha sido buscado por los fabricantes y distribuidores.

En un año de elecciones intermedias en México, el ambiente está muy caldeado. La industria automotriz en su conjunto ha pasado de la diplomacia al más puro estilo de los partidos de izquierda: La acción en las calles con pancartas y hasta gritos. Aunque no es la forma de hacer las cosas del sector, dicen los presidentes de las asociaciones que lo conforman, que el gobierno no les ha dejado de otra. Y es que a lo que va de la apertura comercial planteada en el TLC a la fecha, se han introducido al país 4.5 millones de vehículos usados provenientes de Estados Unidos, la mayoría en malas condiciones mecánicas sin que el gobierno mexicano haga algo para detener la entrada de esta basura; situación que, entre paréntesis, le está costando a la industria trabajar al 50% de su capacidad y perder ventas este año por el 25% de lo que comercializaron hace un año.

Pero la industria va más allá ante su reclamo al panista Calderón y que ahora buscan al priísta Duarte para que les haga caso ante la soberbia del primero: Piden que se derogue el impuesto sobre la tenencia de autos que en México está vigente desde el año 1968 en que el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz promulgó para juntar fondos a fin de construir la Villa Olímpica. Desde entonces, el Estado obtiene más de $13,500 millones de pesos por ese concepto, a nivel nacional, por la contribución de unos 10 millones de unidades. Jugoso negocio que el priísmo institucionalizó y el panismo continuó luego que el candidato Calderón prometió en campaña abolirlo una vez que ocupara Los Pinos. No cumplió y ahora mandó el pendiente a los gobiernos estatales y con aplicación para el año 2011, o sea, un año antes de irse de la silla ocupada.

También la carta de la industria pide que se derogue otro impuesto ridículo: ISAN. Es el impuesto que cada auto paga por «nacer». Sí, aunque usted no lo crea: En México se aplica un gravamen por cada auto producido; digamos el acta de nacimiento de cada unidad. Eso, a la hora de hacer cuentas, significa que la serie de impuestos en cascada elevan considerablemente el precio de los automóviles. Nada que con el TLC los autos en Estados Unidos y México costarían lo mismo. Eso fue pura vacilada.

La industria automotriz sigue siendo un gran negocio para el gobierno federal. Y la hacienda pública siempre se echa para atrás cuando se le piden este tipo de exigencias justas no sólo de los fabricantes, sino de los consumidores hartos de pagar injustamente lo que no se debiera pagar.

Ahora César Duarte, el norteño que preside la Cámara de Diputados mexicana, como buen político ahora sí abre sus puertas a los sufridos interlocutores de la industria automotriz que, como María y José, han pedido posada para ver dónde pueden entrar, dado que en la casa de Los Pinos nunca se les ha abierto la puerta.

Pero este funcionario nada tonto dice que «se van a formar las mesas de diálogo para analizar estos problemas». Lo anterior significa que el tema ya trillado en los medios, abrirá plaza para ser cuestionado por sendas comisiones de ambas partes. Mientras este letargo se lleve a cabo, júrelo usted que ingresarán al país otra tanda de 200,000 unidades-chatarra más. Y la industria seguirá perdiendo dinero.

¿Fecha para las mesas de díalogo? No, hombre. La cosa es calmada. «Ya les llamaremos. Vamos a hablar con la Secretaría de Economía, con la de Hacienda y con el Ejecutivo Federal para ponernos de acuerdo. Ahí nosotros nos comunicamos con ustedes».

Que esperen sentados. ¿No cree usted?

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *