Los automóviles: Más ecológicos, más seguros, más autónomos cada vez

Por Guillermo Muñoz (Colaboración especial)

Existen tres macro tendencias en la industria automotriz. Solamente 3. Los autos serán cada vez:
·         Más ecológicos (menores emisiones, más ligeros, mayor ahorro en consumo).
·         Más seguros (mayores regulaciones gubernamentales, mayor exigencia del cliente… bueno, esta última en México no aplica tanto) y la tercera que pienso es la más interesante y de la cual escribo hoy es que serán cada vez más… autónomos.

Google auto autónomo

La tendencia automotriz es hacia los autónomos (Fotgo Google).

Es complicado seguirle el paso a cómo cada vez un auto tiene artilugios que hace apenas 30 años eran dignos de una película. Desde los más carros más básicos existen ya frenos antibloqueo (¿cómo pensar que después de una frenada intempestiva, el carro no derrapa?). Los ABS se dice (aunque es difícil obtener una estadística) han salvado más vidas que las mismas bolsas de aire.

Posteriormente nos fuimos acostumbrando al control de crucero al volante. De nuevo, solamente apretar un botón, quitar los pies de los pedales y como por arte de magia el carro por sí mismo mantiene aceleración constante. Hoy ya no es impresionante, pero fue uno de los primeros pasos hacia la conducción autónoma.

Y así con cada aditamento, algunos más conocidos que otros. Frenar en curva y que el frenado se corrija solo frenando una llanta y liberando otra, control de tracción, frenado automático al momento de que el auto de adelante se detiene o desacelera, volantes vibrando en caso de percibir que el conductor se ha dormido, autos ya que automáticamente corrigen el carril en el que manejas al tener un sensor de las líneas en el camino, etc, etc.

Pero… ¿cuánto falta? No mucho. Se estima que en diez años, este segmento de la industria crezca seis veces más. Incluso existe ya una fundación (Advanced Driving Assistance Systems) responsable de esto. Y es que no estamos tan lejos. Los autos ya se encienden remotamente, aceleran solos, frenan solos, tienen navegación integrada, tienen sensores de proximidad. Falta mucho menos de lo que pensamos. El negocio de la autonomía es tan grande, que hasta el gigante Google quiere su pedazo de pastel y está investigando para comercializar pronto estos vehículos.

Imaginemos un mundo en el cual nos subamos al auto, digamos a dónde vamos y no tengamos que hacer absolutamente nada, mas que esperar llegar a nuestro destino. ¿Cambios?
·         Adiós al tráfico de las ciudades. Al existir una coordinación perfecta (sí, perfecta!) entre los carros autónomos en la ciudad, no habrá más atascos por conductores frenando y acelerando a su ritmo, cambiando de carril donde no deben, etc. Incluso se habla de que los semáforos podrían dejar de existir, al menos casi en su totalidad. Esto nos dará valioso tiempo a nuestras vidas. Al no existir tráfico, por lo tanto habrá:

·         Menores emisiones a la atmósfera. Olvidemos si los autos serán eléctricos, híbridos, gasolina, diesel. La realidad es que desde el momento que dejen de ser conducidos por personas, el manejo será tan eficiente que la contaminación se volverá tema menor.

·         Espacios para estacionar liberados. Se estima que en ciudades de medianas a grandes del 35% al 40% de los espacios principales son ocupados para estacionar autos. ¿Se imaginan estos espacios, regularmente localizados en lugares privilegiados, utilizados en algo productivo? Dado que el auto se conducirá solo, será muy factible bajarse de él, enviarlo de regreso a casa o a recoger a alguien más, y programarlo a que regrese por ti.

·         No más accidentes. Por mucho la razón más poderosa. Cada año, más de 1 millón de personas en el mundo mueren en accidentes de tránsito, y más del triple quedan con daños irreversibles. En México, son la segunda causa de orfandad en niños, y la principal causa de muerte hasta los 30 años. Si el número no se vuelve cero, estará muy cerca de serlo.

Hay temas aún por resolver; pero hay mucha, muchísima gente trabajando en ellos. Uno de ellos (que Google lo menciona como la parte más compleja) es el que el auto pueda identificar señalamientos de reparación de caminos, señalamientos temporales; además de que habrá que estandarizar varias cosas a nivel mundial para que todo se efectúe de manera más rápida.

¿Cómo será el futuro con autos conduciéndose solos? Gente de la tercera edad moviéndose por su cuenta; menores de edad, incluso personas de capacidades diferentes. No más problemas de gente conduciendo alcoholizada (¿Habrá entonces un incremento en los consumos de alcohol? Podría ser), o a exceso de velocidad. Por supuesto que habrá puntos en contra. Mucha gente vive de manejar. Solamente en EEUU, más de 5 millones de conductores de tractocamiones se quedarían prácticamente sin empleo. Vehículos repartidores, taxis… no existe felicidad completa. ¿Qué pasaría si alguien se dedica a hackear las computadoras de varios vehículos autónomos y los guía a gran velocidad hacia un barranco? ¿Hacia un río?¿Hacia un grupo de gente determinado?
Un paso a la vez. El mundo en el futuro será mejor. Los autos no son la excepción.

NdeR.– Agradecemos esta colaboración especial de Guillermo Muñoz, gran entusiasta de la industria automotriz.

 

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *