Jorge Ramos y un periodismo comprometido

Un tema actual del periodismo moderno es si el reportero debe ser neutral siempre o si debe comprometerse, de alguna manera, con los lectores. El caso reciente del periodista Jorge Ramos en Estados Unidos, y su participación en la entrevista con el pre-candidato presidencial Donald Trump en Iowa, es un claro ejemplo de esta dualidad. Este es un editorial de opinión que nos permitimos poner a la consideración de los lectores atentos al acontecer mundial.

Jorge Ramos

Jorge Ramos, periodista.

Cierta prensa depredadora y los grupos de poder han bautizado a esa prensa crítica como “activistas”. Por tanto, en el área automotriz, pugnar por un periodismo comprometido con las causas de la gente es una forma de hacer activismo. Buscar que las empresas automotrices solucionen los problemas de las personas que les compran un vehículo, es dejar de hacer periodismo y encausarse hacia “otras actividades”.

Juzgue el lector si prefiere a esa prensa sumisa, comercial, de mercadotecnia (haciendo mercaperiodismo), o a otra que busque la solución de sus problemas, que se comprometa con el lector. Por eso he dicho muchas veces en diversos foros, que una cosa es la objetividad cuando haces un análisis crítico y otra la neutralidad, entendida por El Poder como el “no te metas en lo que no es tuyo”.

Para finalizar esta reflexión de un tema de moda en este editorial (que asume la posición del medio que represento), les dejo el texto que publica Jorge Ramos hoy en Reforma.

Soy un periodista y mi trabajo es hacer preguntas. Donald Trump es un candidato a la Presidencia de Estados Unidos y su trabajo es explicar qué haría si llega a la Casa Blanca. Su trabajo y el mío chocan.

Todo comenzó cuando Trump lanzó su candidatura en junio y dijo: “Cuando México envía a su gente, no envía a los mejores. No envía a gente como ustedes. Están enviando a gente con muchos problemas y traen esos problemas con ellos. Traen drogas. Traen crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenos”.

La realidad es otra. La gran mayoría de los indocumentados no son criminales. Y todos los estudios -como el del Immigration Policy Center- concluyen que la tasa de criminalidad entre los inmigrantes es inferior a la de los nacidos en Estados Unidos. Tampoco había ninguna evidencia -¡ninguna!- de una conspiración del gobierno de México para enviar delincuentes al norte.
Lo que decía Trump no era cierto. Había que enfrentarlo y desmentirlo. Así que le envié una carta de mi puño y letra, con mi teléfono celular, solicitando una entrevista. Nunca me contestó. Pero publicó mi carta en la internet. (Exacto, tuve que cambiar mi celular).

Desde entonces estuve buscando la manera de hacerle estas preguntas:

1) ¿Cómo piensa deportar a 11 millones de indocumentados? ¿Con el Ejército? ¿Detendría a miles en estadios? El plan migratorio de Trump incluiría una de las mayores deportaciones en masa de la historia moderna.

2) Si lograra cambiar la Constitución para quitarle la ciudadanía a hijos de indocumentados ¿a dónde deportaría los bebés que no tienen patria ni pasaporte?

3) ¿Para qué construir el muro más grande del mundo entre dos países -de 1,954 millas de largo- si casi 40 por ciento de los indocumentados vienen en avión con visa temporal y luego se quedan? Sería un desperdicio de tiempo y dinero.

Con estas preguntas me fui a Dubuque, Iowa, donde Trump iba a dar un discurso y una conferencia de prensa. Me acredité, llegué casi dos horas antes a la sala de prensa, entró Trump, dos reporteros hicieron sus preguntas antes que yo, luego dije que tenía una pregunta sobre inmigración, nadie se opuso, me levanté, comencé a plantear mi pregunta y, de pronto, el candidato (visiblemente molesto con lo que oía) trató de quitarme la palabra y me mandó a sentar.

El resto está en las redes sociales. (Aquí lo pueden ver: http://bit.ly/1NXUlll).

No me senté y no me callé. Dije que como periodista, inmigrante y ciudadano estadounidense tenía el derecho a hacer una pregunta, pero Trump le ordenó a uno de sus guardaespaldas que me sacara. Nunca, en mis más de 30 años como periodista, me habían expulsado de una conferencia de prensa. Para mí, eso solo podía pasar en dictaduras, no en Estados Unidos.

Luego de 10 minutos -y la presión de los periodistas Tom Llamas de ABC News y Kaise Hunt de MSNBC- Trump tuvo que rectificar y me permitió regresar a la sala de prensa. Pero lo hice con una condición: que me dejaran hacer mis preguntas. Y las hice. (Trump, como siempre, no quiso ser específico en sus respuestas y esa es su principal debilidad. Aquí está el intercambio: http://bit.ly/1PWzKzc).

Me han acusado de ser un activista. Pero soy, sencillamente, un periodista que hace preguntas. Lo que pasa es que, como periodista, es necesario tomar partido y asumir un punto de vista cuando se trata de racismo, discriminación, corrupción, mentiras públicas, dictaduras y derechos humanos. Y lo que está proponiendo Trump podría generar múltiples y muy graves violaciones civiles contra millones de personas.

Los mejores ejemplos de periodismo que conozco -Edward R. Murrow contra el senador Joe McCarthy, Walter Cronkite denunciando la guerra de Vietnam o el diario The Washington Post obligando a renunciar a Nixon, entre muchos otros- han ocurrido cuando los periodistas toman una postura y se enfrentan a los poderosos. “Debemos tomar partido”, decía el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel. “La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima”.

Es muy peligroso cuando un candidato presidencial habla con tanto odio contra una minoría y contra los más vulnerables en un país. Eso permite que otros sigan su ejemplo y actúen con violencia, como el hombre que me encontré fuera de la sala de prensa y me dijo: “¡Lárgate de mi país, lárgate!”. También es el mío, le contesté.
A

l final del intenso intercambio en Iowa, Trump me dijo que hablaríamos. Eso espero. Aún tiene muchas preguntas que contestar.

Mientras tanto, seguiremos chocando.

Juzgue usted, querido lector, sobre el tema, que también tiene que ver con lo que hacemos todos los días en la industria automotriz. No es un tema recurrente.

Léa también

La industria le falla al consumidor

Las últimas semanas han traído malas noticias a la industria automotriz. Primero, y poco conocida, …

10 Comentarios

  1. Pues creo que Donald Trump representa a un sector estadounidense que no esta y no estará jamás a favor de q inmigrantes latinos sobre todo mexicanos, sigan llegando a su país y en los próximos meses veremos si la mayoría de los estadounidenses piensan y comparten la mentalidad de Trump. Creo q como mexicanos debemos mejorar de mentalidad y demostrar al mundo que no somos delincuentes ni narcocriminales pues la situación actual que vive nuestro país está dándonos esa fama en el mundo, esto es muy grave, que lamentable seria q no te dejaran entrar a un país por ser mexicano.

    • trump solo habla sobre los ilegales, es lo que la gente no entiende. esos que rompen la ley, que piensan que una frontera es solo para brincarsela.

      el resto (como en todo el mundo) que tenemos nuestras visas y todo en orden no hay problema.

      saludos

  2. César Roy, a titulo personal, Gracias a su periodismo imparcial y neutral nos a ayudado a tener un panorama mas amplio sobre el tema automovilístico, sin duda no debe ser facil mantenerse sobre una linea sin embargo a decir de sus reportajes como el de su equipo de trabajo, ustedes han logrado mantenerse en una lucha continua por darnos una amplia cobertura sobre distintos puntos de vista aun que a muchos a veces no nos parezca.

    Un brazo a todo el equipo de Al Volante !!

  3. lo que hizo jorge ramos no lo hace un periodista de verdad.tiene su agenda y no se sale de ella aunque este erronea.

    ramos solo dice lo que quieren escuchar los immigrantes ilegales..que cruzar una frontera de forma ilegal…no es ilegal y que hasta tienen tantos o mas derechos que los que vamos a USA de forma legal con visa.

  4. Cada uno desde su trinchera hagamos eco de nuestra voz, sin censura. cuidando el derecho de los demás a ser escuchados y procurando la tolerancia. sin olvidar el adecuado uso de las palabras.

  5. Este tema es completamente innecesario el hecho de que los periodistas tengan que informar de los acontecimientos específicos o generales a una masa de gente es intrascendental así como un presidente no hace a su país un canal de noticias refleja casi nunca la realidad objetiva de lo que informa.

    el periodista, presidente o gente común QUE SE IMPONE sobre los demás ya perdió la batalla y credibilidad.

    Lo importante es Compartir nada más.

  6. NO hay que mezclar peras con manzanas,este es un blog de autos no de politica.

    EL señor ramos tiene que invetigar mas su profesiòn,los extrangeros no tienen que opinar de politica y menos encarar a un politico en algun lugar publico,eso pasa en mexico,guatemala,chile etc,los migrantes no pueden hablar de politica interior en ningun pais extrangero.

    • Este blog no es de peras ni manzanas sino de conciencia. Y no hay algo mas político que los autos; es mas si no fuera por la corrupta e infinitamente inepta política que nos rige no tendríamos autos tan inseguros, contaminantes y costosos. Si quieres una pagina con publireportajes, prueba en otros medios.

    • Manuel, solo opinas porque tienes un teclado frente a ti, pero es claro que lees pero no comprendes. En estos momentos es cuando uno se pregunta que pasa con la educación. Jorge Ramos también es ciudadano estadounidense. Un reportero critico va y pregunta lo que considera importante con la finalidad de informar.

  7. Humberto de SLP

    Apenas está el agua para el marrano. Trump es un mercadologo que está utilizando la xenofobia para ser más popular y lo está consiguiendo, es obvio que sabe bien que todas sus locuacidades son sólo verborrea y no las aplicaría en caso de ganar. Por el lado de Ramos es un periodista que siempre ha estado hambriento de protagonismo y se cuelga de todo lo que puede para lograrlo.
    Por cierto Ramos trabajo para la “mafia del poder”
    Pero como el mesías quién fue priísta y nuestra memoria es débil se nos olvida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *