Fallece Roberto Arnstein, rallista, presidente FEMADAC, hombre del automovilismo

De personalidad fuerte, pero rodeado de grandes amigos, hoy ha fallecido Roberto Arnstein Rada, piloto rallista, gerente de una distribuidora Renault, presidente de la Federación Mexicana del Autmovilismo Deportivo, FEMADAC, comisario FIA en la Fórmula Uno en México de 1986 a 1992.

Roberto Arnstein y Freddy Tame

Roberto Arstein Rada con Freddy Tame Badue, en el homenaje a este último en la FEMADAC. Quizá una de las últimas fotos de Arnstein en vida (Foto Al Volante).

Roberto siempre me decía. «Roy, conocí a tu papá. Octavio Roy Ocotla, un caballero que quiso siempre al automovilismo. Lo seguí en su columna de El Herado de México».

Arnstein fue presidente de la Federación Mexicana del Automovilismo Deportivo, FEMADAC. Le tocó lidiar con los problemas de asociaciones, de clubes, de federaciones. Los de siempre en este mundo del automovilismo donde vanidades y egoísmos están presentes todos los días, pero donde siempre impera el amor a los automóviles y a la velocidad.

Roberto Arnstein fue rallista. Se le recuerda en una foto histórica corrigiendo una camioneta Pickup que por poco pierde. Otra más en su inseparable R5 con el que corrió muchos rallies. Llegaba al Rally Automóvil Club, RAC, su casa, como decía, vestido con su chamarra azul con vivos turquesa y el emblema RAC.

Lo conocí como gerente general de la distribuidora Renault, Automarc, nuevo concesionario de la firma francesa en Avenida Cuitláhuac, cerca de Vallejo. Desde allí impulsaba al automovilismo deportivo mexicano, de la mano de otro de los grandes Jean M. Jaime, director de la agencia.

Luego ya como federativo, en la FEMADAC, ayudaba a la Comisión Nacional de Rallies a mejorar su actuación en las actividades de asfalto y terracería por muchas partes del país, con los clubes afiliados del interior. CAMAC, de Morelia; CAF de México, RAC del D. F., PAC de Puebla, CASAC, de Tehuacán, y otros no menos importantes.

Roberto fue hombre del automovilismo. Técnico, dominando el tema de la Fórmula Uno. Fue nombrado Comisario de la Federación Internacional de Automovilismo, FIA, para el Gran Premio de México, su regreso a México en 1986 y hasta 1992.

Roberto tenía una personalidad recia. Unas veces todo amabilidad, otras veces un tanto enojado. Controversial pero aceptado por quienes lo rodearon y conocieron de sus debilidades como hombre.

Se le recuerda con el respeto que se merece quien trabajó incansablemente por el deporte motor nacional.

Hasta siempre, Roberto.

 

Léa también

WRC 20 Rally de Monte Carlo.– Inicia Sébastien Ogier (Toyota Yaris WRC) dominando las primeras jornadas

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla Ha iniciado el Campeonato Mundial de Rallies 2020 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *