¿Porsche salvó a VW o ésta a Porsche?

Pocos en el mundo de los automóviles saben que Porsche es una empresa exitosa pero muy comprometida económicamente. De forma tal que pasar del 26% de las acciones de Volkswagen al 50.8% sorprende en apariencia. En el fondo habría que preguntar si no es VW la que está rescatando a la marca de lujo.

porsche-logo-vw-se-hace-de-mayoria

Por eso la noticia recorriendo esta semana el mundo sobre la compra de acciones de Volkswagen por parte de la marca Porsche, debe verse con la debida reserva porque habría que conocer lo que ha pasado al través del tiempo en esta relación que bien pudiera dar para escribir una novela al estilo de la desaparecida escritora española Corin Tellado, por las intrigas entre ejecutivos de ambas marcas.

Todavía los reportes periodísticos dan cuenta que Porsche, así presentada heróicamente como la salvadora de VW, deseaba hacerse del 75% ¿pero con qué dinero? se podría preguntar. La deuda de Porsche hoy en día es de $16,200 millones de euros, fruto de su apasionado deseo de comprar a Volkswagen al precio que fuese.

Esta aparente compra debe verse más como una fusión de ambas empresas a fin que Porsche regrese a los números negros pues su afán por hacerse de los papeles comerciales de VW la llevó a un enorme endeudamiento, factor conocido por los círculos empresariales europeos.

Pero antes de ese análisis convendría recordar los pleitos de ring que protagonizaron el propio Ferdinand Piëch, miembro del consejo de Porsche junto con la familia del finado Ferdinand Porsche. Piëch peleó a muerte con directivos de Volkswagen en los años 2002-2006 cuando Bernd Pischetsneder era el presidente de VW AG.

La psicología de los personajes y su encontronazo por el control de la mesa del consejo de VWAG fue fuerte. Piëch no quería a Pischetsneder. Uno, el primero, quería autos de lujo en el corporativo. Fueron los años de los proyectos como el W12 y esos proyectos que le costaron mucho dinero a VW y por el cual perdió mucha presencia en el mercado de nicho que tenía con modelos como el Golf y el Jetta. El otro, el segundo, buscaba el regreso de la empresa a sus mercados tradicionales.

Cuando Porsche le apuesta por hacerse de más y más número de acciones en VW para lograr el control del consejo, le apostó todo a ello y se endrogó con $16,200 millones de euros que ahora debe.

Porsche ahora anuncia tener el 50.8%. Pero las voces internas del grupo alemán hablan de un rescate de Porsche por parte de VW. Se le dieron acciones para que la empresa no quiebre.

Las próximas semanas recorrerán este velo de los hechos que no se conocen públicamente pero que ahí están. VW rescatando a Porsche entregando acciones para darle juego a la marca de lujo. A ver cómo reacciona el círculo de Piëch y de Wolfgang Porsche quienes optaron por la fusión en vez de la confrontación.

El gobierno de Baja Sajonia sigue teniendo cierto control de la empresa con un 20% de acciones con el otro personaje que se ha enfrentado a la familia Porsche, Christian Wulff, primer ministro de ese estado alemán donde se asienta Wolfsburg, sede de la VW en toda la zona. Wulff es pieza clave en el enfrentamiento con los porschianos de sangre azul.

De paso Wiedeking, presidente de Porsche, prepara maletas por el gran endeudamiento a la empresa, en tanto Angela Merkel, la primer ministro de Alemania, aboga porque no desaparezca ninguna de las dos entidades del grupo que ahora da cabida a 10 marcas.

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *