Adiós al Tsuru.– Edición “especial” de hasta $186,969 (con todo y llavero)

Nissan Mexicana ya había anunciado que en marzo de este año llegaría a su fin la producción del subcompacto del nivel uno, Tsuru, emblemático pero controvertido modelo de la japonesa líder del mercado nacional. Denunciado por Latin NCAP por el peligro que representa para sus ocupantes, la unidad duró 33 años en el país con 1.5 millones de vehículos vendidos en la zona. La edición “especial” se deja pedir hasta $186,969 sin frenos ABS ni bolsas de aire, pero con llavero conmemorativo.

2014 Nissan Tsuru Sedan

Se termina la producción del Tsuru en marzo de este año (Fotos de Nissan)

Nissan Mexicana decidió en los años 80 producir el conocido Sentra para el mercado mexicano. Decidió nombrarlo Tsuru (legendaria ave en Japón). Le hizo frente a su competencia directa, el Volkswagen Caribe. Fue campeón siete veces de las carreras automovilísticas denominadas “Ponys”, precisamente contra el vehículo alemán también fabricado en México, bajo la denominación Tsuru II y B13. Pero con 30 años de edad hace unos años, su línea comenzó a quedarse atrás del diseño de otros modelos más modernos y mejor equipados, sobre todo. La entrada de marcas surcoreanas como Hyundai y KIA, le causaron la muerte natural, además de las fuertes acusaciones de la organización no gubernamental Latin NCAP que atribuyó al Tsuru la muerte de más de 3,000 personas a causa de su insegura cabina y la ausencia de frenos ABS y bolsas de aire frontales. Ya cumplidos los 31 años, en la prueba de choque el auto no salió bien librado pues no consiguió ni una estrella de calificación. Y así se pasó todavía año y medio más con ventas anuales de 49,337 en 2016 (8.3% de crecimiento contra 2015), pero lejos de los años de oro con ventas de más de 60,000 unidades anuales promedio.

La edición especial “Buen camino”

Con un comunicado, primero filtrado a algunas de las páginas de los diarios del sábado 11 de febrero anterior, y este lunes difundido a todos los demás medios, la automovilística anuncia una edición especial denominada “Buen camino”, sin determinar por qué esa leyenda a la unidad que llega a su fin de producción (seguramente porque ya se va, le desean buena suerte hacia su viaje a la eternidad). Con tapones de ruedas ahumados, con parrilla del frente ahumada, puntas de escape cromadas y una leyenda de “edición especial”, se pone en el mercado un vehículo con un precio base de $172,500 y hasta $186,969 con un kit especial que incluye un llavero. El precio regular de ese modelo es de $146,000 con tapones, sin radio y con dirección mecánica. La edición intermedia denominada “Millón y medio”, ya con espejos al color de la carrocería y dirección hidráulica, $149,300 y el que trae radio y lo demás, $164,000.

nissan-tsuru-2017-edicion-especial-frente-lateral

Acusado de causar más de 3,000 muertes, se va con edición conmemorativa.

Su época de oro fueron los años 90 y 2000, ya que arrebató a Volkswagen la supremacía que tenía con modelos como Caribe y luego Golf, aunque este modelo dejó de competir contra el Tsuru que siguió teniendo la misma forma, plataforma y falta de equipamiento. Era el Tsuru el auto más popular en México. Y esa popularidad llevada a un decreto, le permitió a Nissan Mexicana posicionarse como líder del mercado mexicano.

La entrada de modelos como el Aprio, Tiida y March, comenzó a dar al traste con las ventas. Pero otro factor lo fue la presión internacional desde Uruguay, donde la Latin NCAP comenzó a acusar a ese modelo como inseguro y peligroso. Un tanto hicieron las revistas y medios especializados en autos, en México, que tímida o abiertamente concientizaron al público consumidor a no adquirir vehículos inseguros como el Tsuru y el Aveo. Todos los ingredientes, juntos, detonaron su salida del mercado.

La defensa del Tsuru

La política de Nissan Mexicana fue de defender a muerte a su modelo icónico. Este reportero fue testigo que uno de los primeros viajes del presidente de la empresa a nivel mundial, Carlos Ghosn, a México, le permitió saber que el Valle de Cuernavaca, en Morelos, era el único lugar del mundo que todavía producía este modelo. Ghosn se admiró y preguntó ¿cómo todavía producimos esto? Luego le dijeron que el jefe del Distrito Federal tenía uno. Y entonces en vez de admirarse negativamente, presumió el hecho en la conferencia de prensa. “Tsuru para rato”, dijo.

nissan-tsuru-2017-edicion-especial-atras-transfondo

¿Camino a la eternidad, buen camino Tsuru? 

Aerton Cousseau, presidente y director general de Nissan Mexicana, quien se fue de la compañía cuando se tenía un control del mercado del 26.1% de penetración (ahora con 25.0%), llegó a exclamar que hasta los taxistas le reclamaban la producción del Tsuru. Claro, ninguno de esos trabajadores del volante sabía a bien sobre la seguridad a bordo. Quizá nunca lo hubieran adquirido de tener tal conciencia o a qué se exponían (y se exponen todavía) a bordo.

En perspectiva, el Tsuru perteneció a una generación donde las bolsas de aire y los frenos ABS no existían para los vehículos de consumo generalista de los años 80, 90 y 2000. Ni el Vocho sedán de VW, ni el Aveo de GM, tampoco el Gol, y menos el Spark, contaban con estos implementos que ahora son obligatorios en el mundo (menos en México donde todavía las laxas autoridades darán unos años de gracia para que la industria cumpla con esta Norma 194). Lo que no se puede permitir, es que una empresa de carácter mundial como Nissan, se pase por alto la seguridad de los ocupantes de uno de sus autos más vendidos. Porque conocido el problema de inseguridad y la peligrosidad de los ocupantes, ¿por qué haber continuado todavía durante algunos años esta producción?

Nissan Tsuru es reconocido como el más confiable socio estraté

“Si hasta a los taxistas les gusta el Tsuru”: Aerton Cousseau.

¿Quiénes ganan sin Tsuru?

Se podría decir que el principal beneficiado de la desaparición del Tsuru del mercado mexicano, es el consumidor. Pero no es así si continúa adquiriendo unidades poco seguras como el Chevrolet Aveo básico, el Chevrolet Spark básico, el Nissan March básico, el Nissan Tiida básico.. y así. El consumidor no es el beneficiado si continúan las autoridades permitiendo, con sus leyes laxas, que la industria automotriz se aproveche de la ignorancia de un público desinformado y de informantes cómplices del mismo sector.

El hueco del Tsuru lo debiera llenar la misma Nissan Mexicana con sus productos March o Tiida, pero no será así. General Motors, con productos como el Spark “Classic” de India, e incluso el Spark NG de Corea del Sur, aún con el descalificado Aveo, estarán al acecho de esas más de 40 mil unidades que representaba el Tsuru. Y las demás, por supuesto, también.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Léa también

Honda City 2018.– Preparan presentación para el 31 de mayo

Este 31 de mayo Honda de México vuelve a dar noticia. Se trata del lanzamiento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *