Ventas julio 10% pero mercado estancado y sin apoyos

Aunque en julio la industria automotriz en México vendió 61,959 unidades, casi 10% más que en julio del año pasado, el mercado está realmente estancado, no avanza. Y ni la vacilada de subsidio a la tenencia está reactivando la facturación de autos nuevos. Un verdadero fracaso del gobierno en la materia.

Eduardo Solís (AMIA), Luis Gómez (AMDA) y Guillermo Rosales (Foto AMDA).

La rutinaria conferencia de prensa mensual de AMIA-AMDA de esta mañana da cuenta que julio fue el mes que registró un avance del 9.8% en las ventas de automotores en México. Esas 61,959 unidades –no especifican los otorgadores de la información– no necesariamente reflejan que el apoyo del gobierno federal al subsidio a la tenencia por lo que resta del año se haya visto reflejado en esa facturación. Es de justicia decir que ese elemento fue utilizado por algunas fábricas de automóviles para incidir en el consumidor e incluso recorrer el subsidio a aquellas unidades con precios superiores a los $250 mil con que el decreto Calderón puso límite a la excención del impuesto a la tenencia a los vehículos automotores.

Luis Gómez, presidente de los distribuidores de automóviles cuya asociación es la AMDA, puso esta mañana énfasis en lo mismo: «No es suficiente con lo que se ha hecho, el mercado sigue estancado». Y se está refiriendo a que los «esfuerzos» del gobierno no son suficientes para detonar la explosión de las ventas de autos en el país.

No nos vamos a detener qué segmentos subieron más o si los deportivos ya no se venden, no. Aquí el meollo del asunto es ver por qué el gobierno es incapaz de definir una política automotriz seria, que vea tanto por los intereses del sector como del consumidor. Ahora sí es creíble pensar que este es un régimen mediocre que se ha equivocado en la forma como maneja la economía nacional.

El cambio de estafeta del incapaz Ruiz Mateos, el fiestero de Economía, al incapaz «Bruto» Ferrari, da cuenta clara del descuido en que Felipe Calderón tiene a las industrias que trabajan en este país.

Véalo el lector si no: Las ventas del acumulado enero a julio de este año están abajo de los niveles de lo que se vendía en el apo 2000. Un retroceso de 10 años. El sexenio de Fox no sólo fue de locura y despilfarro de Marta Sahagún, sino que fincó las bases de la estupidez para repetir en 2006 –con todo y el fraude electoral– la misma receta de la mediocridad de algunos nenes de Harvard que piensan que el individuo está sobre las colectividades.

No es tampoco que este país se tenga que llenar de automóviles. Lejos la osadía de pensar ello. Pero la industria automotriz trabaja si se ensamblan autos todos los días. Si no, la gente se va a la calle. Entonces ¿qué ha hecho bien este gobierno en materia de política automotriz para proteger a una industria estratégica aunque trasnacional? Muy poco y mal. Apoyos a medias. Se parecen al papá que piensa que sólo soltando el dinero está educando a los hijos. Y no, no se trataba señor Ruiz «Pato» Mateos de soltar recursos a lo loco. Se trataba de construir una política de Estado para que el sector se protegiera del catarro automotriz mundial y pudiera salir adelante. ¿Poniendo dinero desde ProMéxico para construir el FIAT 500 en Toluca? ¡Qué maravilla, un estado participante en la producción! ¡Bien por el paradigma del libre mercado donde el Estado no entra en ese lugar! ¿China les enseñó lo contrario?

¿Se ha preguntado el lector cuánto tiempo le llevará al señor Ferrari (Pérez en Italia) ponerse al corriente de todos los pendientes que dejó el ejecutivo de las buenas comidas a costa del erario, Ruiz Mateos? Si le atina, el sexenio ya se le fue. Y los pendientes quedarán para el próximo sexenio que, si es priísta –Dios nos salve– más corrupción y a llenarse las bolsas de dinero otra vez, por enésima.

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *