Requeriría el sector automotriz mexicano crédito de $3,000 mdd

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, ha dicho ayer que este sector requeriría créditos de la banca de desarrollo y financiamiento por unos $3,000 millones de dólares. alvolante.info le dijo que es ridículo el apoyo que el gobierno dará a todo el sector productivo por $2,000 millones de pesos cuando España soportará $10,000 millones de euros tan sólo a su industria de automoción que cayó 22% en 2008 mientras las ventas de la industria en México se derrumbaron casi 20% en diciembre pasado.

alvolante.info le dijo al ejecutivo –quien antes de tomar posesión hace un año en la AMIA trabajó como funcionario en la Secretaría de Economía– que el panorama del sector automotriz en México se presenta desolador: Un gobierno tomando decisiones fuera de tiempo ya que la crisis del sector automovilístico de Estados Unidos data de hace un año, el acuerdo por la defensa de la economía y empleo es una vacilada pues sólo canaliza $2,000 millones de pesos ($280 millones de dólares) a todo el sector productivo nacional cuando en Estados Unidos sólo al sector automotriz se canalizan $17,400 millones de dólares en préstamos y en España $10,000 millones de euros. Por supuesto no es una cantidad suficiente. A todo esto, en 2009, mes de enero, ya hay 15,000 despedidos en el sector de autopartes. El problema es grave.

Eduardo Solís no comparte esta visión  a la que llama catastrofista. Dice que comparten el punto de vista del gobierno federal en haber elaborado un decreto expedido el pasado 24 de diciembre que va a regular la venta de autos usados y que el acuerdo por la defensa de la economía y el empleo va beneficiar a todo el sector productivo.

Pero más adelante tiene que responder a otro reportero que la industria requiere un apoyo de $3,000 millones de dólares en créditos por parte de la banca de desarrollo y las instancias financiera del país.

Lo que queda claro es que la Secretaría de Economía no ha tomado la batuta en este asunto de la necesidad de apoyar al sector automotriz para impedir que la planta productiva cierre sus puertas ante la contracción del mercado mundial.

Solís reconoce que la producción automotriz en México podría caer este año 20% por las baja en las exportaciones que se esperan. Entonces, el problema es muy grave ante este escenario que no es pesimista sino realista.

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

Un comentario

  1. Santiago Salmones

    Dudo mucho que Eduardo Solís interprete o asuma como suyas, las necesidades del sector automotriz mexicano. La génesis de este cargo (la presidencia de la AMIA), está más vinculada a los aspectos políticos que a una genuina vocación por servir a la industria a la que en teoría representa.

    Por ningún lado se observa, ya no digamos una preocupación por la coyuntura actual del sector; ni siquiera un análisis serio y convincente por parte de la AMIA, de las expectativas comerciales y financieras concretas que tendría la industria automotriz mexicana, a partir de un posible rescate -cuando menos parcial- que ya debía haber solicitado la propia AMIA al gobierno federal; si se pensara en dar resultados y no en poses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *