Desdeña Economía visita argentina a México por el ACE 55

Cuando Argentina había amenazado con aplicarle a México la misma medicina del ACE 55 que Brasil, en busca de una renegociación, en la visita de empresarios y funcionarios de la nación sudamericana a la Secretaría de Economía el lunes 21 y martes 22, la dependencia mexicana ha desdeñado estas reuniones, dejando al cuarto nivel la atención a dicha delegación.

Empresarios de varios sectores, como el automotriz, así como funcionarios del gobierno de Cristina Kisner, llegaron a México el pasado lunes 21 para llevar a cabo una reunión con los representantes de la Secretaría de Economía. Pero ni Bruno Ferrari, secretario del ramo, ni ninguno de sus allegados de las subsecretarías, atendieron a la delegación sudamericana. Ha sido un director de área (comercio exterior al parecer) quien ha recibido a la comitiva que pudiera haber estado encabezada por la ministra Débora Giorgi.

Esta respuesta del gobierno mexicano obedece a la amenaza que Argentina hizo a México en abril 5 pasado, cuando en Buenos Aires se supo que ese país iba a denunciar unilateralmente al Acuerdo de Complementación Económica, ACE 55, y dejarlo sin efecto. Ello ante el conocimiento de las autoridades argentinas de que México iba a demandar a Argentina ante la ALADI y la Organización Mundial de Comercio, OMC, por incumplimiento.

Argentina tiene un déficit en su balanza comercial automotriz con México por $693 millones de dólares desde 2008. La actual situación económica del gobierno de Kichner, que está generando un mercado paralelo de dólares, así como una cotización de la moneda estadunidense en $6 pesos argentinos por dólar, ha obligado a ese país a restringir las imporaciones de todo tipo.

México se ve afectado porque Argentina ha disminuido la importación de autos ensamblados en la nación del TLCAN (NAFTA para los argentinos). Pero las exportaciones de autos en Argentina han caído en abril 6% porque Brasil está haciendo lo propio con Argentina.

El estirón entre Brasil y Argentina está en su punto más álgido. La presidente brasileña ha impedido la compra de autos provenientes de varios países, entre ellos de México, China… y Argentina.

Fuentes cercanas a la Secretaría de Economía de México, dijeron a Al Volante que el tono de negociación de los argentinos había bajado los pasados dos días. «Han llegado a promover sus exportaciones, sobre todo agrícolas. Lo que desean ahora, para no detener las importaciones de autos hechos en México, es que nuestro País les compre más productos, ya que les urge tener dólares, pues se ha generado un mercado negro de la divisa norteamericana (sic)».

También se dijo que se preparaba una Comitiva Mexicana conformada por expertos en comercio exterior y quien sería la voz negociadora con los funcionarios y empresarios argentinos, dando una variante al frente que se asumió cuando llegó a México la comitiva brasileña en abril pasado.

Pero el trato que han recibido de los funcionarios mexicanos ha sido frío. La posición nacional es que no permitirán que Argentina pretenda una renegociación del ACE 55, pretendiendo que se fijen nuevamente las cuotas de exportación de autos hechos en México hacia el país sudamericano. Como lo hizo Brasil y donde México aceptó las reglas para el cupo de envíos por un monto este año de $1,650 millones de dólares.

La industria argentina bajó 0.2% de enero a abril (contra el periodo de 2011). Pero en el ramo automotriz la caida fue del 7% en la producción. Las exportaciones en abril cayeron 6%. Argentina vive tironeos en su comercio con Brasil y Uruguay, padeciendo la apreciación de su moneda contra el real brasileño y el euro.

Argentina ha bajado sus importaciones en 14%. Los economistas hablan que la economía argentina ha entrado a un proceso de plena recesión.

Sus exportaciones pasaron de $7,149 millones de dólares a $6,687 milloines, dejando de exportar a su principal mercado, Brasil, siendo también deficitario su comercio con los países del NAFTA (Estados Unidos, Canadá y México).

Economía no ha dicho nada sobre la visita argentina a México, restándole importancia pero sin dar un pronunciamiento oficial.

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

2 Comentarios

  1. Y quien tiene la razón? Argentina se merece este trato? México se merece que no cumplan con los acuerdos? Argentina debería importar mas productos terminados y no solo ofrecer materia prima. O México aprovechar estos
    productos y transformarlos y después comercializarlos?

    • Juan, creo que son dos visiones distintas entre un país y otro. México ha optado por el «libre» comercio sin restricciones (aunque en el tema del atún le haya ido mal, ya con la autorización hecha por Estados Unidos luego de un «castigo» de años; en el del aguacate también, y recientemente con la prohibición de la entrada de camiones mexicanos a sus carreteras, violando el TLCAN). Argentina y Brasil ven el libre comercio desde la óptica de sus propias economías. Finalmente protegiéndose de lo que les hace daño internamente. Este «juego irregular» es lo que tiene a los países en esas disputas. El tema es profundo y se requiere ir desgajando cada tema: Balance comercial, proteccionismo, políticas arancelarias, acuerdos, situación económica interna de cada país. En fin. Creo que en su óptica, cada país expone sus razones según sus enfoques sobre la materia. México no ha permitido que se viole el ACE 55 por parte de Argentina, pero cede ante Brasil. ¿Dónde queda la seriedad mexicana en ese sentido? Argentina tiene derecho a vender sus productos pero su economía no es tan grande como la brasileña ni la mexicana, y en la parte de exportación de manufacturas aún tiene serios problemas de competitividad. Y el caso brasileño es distinto: Acaban de sacar una política de incentivos a los automovilistas para comprar más coches, pero hechos en Brasil. Ahí está una respuesta concreta para apoyar a la industria. Y le cierran a México (o le limitan) la importación de autos, mientras mejoran su economía interna. En su derecho, México no debió permitir la violación del ACE. Debió haber reaccionado igual: Impedir la importación de autos, aviones y tractores agrícolas, por ejemplo. El tema, repito, da para mucho más.

      César Roy Ocotla
      Editor de Al Volante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *