A 20 por hora para que no le «suene» su Honda Civic Coupé

Marcela Hercebeck ya no sabe qué hacer con su Honda Civic Coupé 2008. Vive en Guadalajara, adquirió este vehículo en la distribuidora Del Country, lo ha llevado a la agencia una y otra vez y el auto «sigue sonando». Son ruidos molestos para el manejo. Ha optado por bajar la velocidad de su vehículo a 2 kilómetros por hora para que el ruido cese. Lo único positivo del asunto es que ahora ahorra mucho más gasolina que antes.

Muy contenta acudió en julio pasado a recoger su unidad. Como toda automovilista que estrena coche, ella se sentía muy emocionada por comprar el auto de su preferencia. Y también como es lógico, recibió el trato sonriente de quienes saben van a complacer a la compradora «con el coche de sus sueños».

Cuando ella salió rumbo a su domicilio comenzó a escuchar ruidos en el interior. Prestó atención para conocer el orígen de los mismos. No, no era el toldo. Tampoco venía del asiento delantero que ella ocupaba. ¿De dónde será ese ruidito?, se preguntaba. Pues así siguió. La sonrisa de la satisfacción por estrenar coche se borró un tanto del rostro. Después de todo había desembolsado una muy buena cantidad de dinero como para oír ruiditos en el coche.

Aprovechando la garantía que ofrece la unidad, en seis ocasiones ha visitado al distribuidor Del Country para que le eliminen ese ruido a su Honda, esa molestia diaria que ella tiene que aguantar al volante. Pero los pobres muchachos del taller de servicio –por aquello que en México los sueldos son de hambre y para nadie es un secreto que tampoco las distribuidoras automotrices son la excepción en ese sentido– le buscaron al flamante Civic Coupé los orígenes de la tembladera. Nada.

Ya con la visita constante de la consumidora que no asume el papel de víctima, a los encargados de servicio no les quedó otra que checar parte por parte. Por fin, creyeron que el tablero presentaba inconsistencias.

(La primera reflexión en este momento es: ¿Qué un auto defectuoso de la fábrica no debe regresar a la misma para que sea reparada por quienes lo armaron en vez de pasar la estafeta a quienes no son expertos en los temas «ruidosos»? Otra: ¿Qué un auto defectuoso no debe considerarse basura y ser cambiado al consumidor por otra unidad? Son preguntas).

El ingenio mexicano, que ese sí existe y es mucho a fuerza de padecer gobiernos corruptos, actos corruptos de gente sin escrúpulos que engaña, miente, traiciona, fue capaz que a la unidad de Marcela le colocaron algunos plásticos para que el ruido cesara. Ahí como pudieron le «instalaron» estos «accesorios» a fin de terminar con el rechinido.

Claro que ella, al ver estas instalaciones patito, se preguntó si el calor del sol no terminaría por ablandar los plásticos al grado de perder consistencia, dejar de presionar a las partes friccionantes y volver a los rechinidos. Los asesores de servicio que la atendieron le dijeron: «Al contrario, con el calor va a amarrar más. Es pa´que amarre» (sonrían por favor).

 

 

 

 

 

 

Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

4 Comentarios

  1. Hola que tal compre un Honda civic 2009 LX y la verdad me ha salido bastante bien ese ruido que dicen es por las entradas que lleva por dentro del cofre unas placas de plástico se cierran y ya no se oye ese ruido y le hice unos pequeños cambios, como bujías de iridio y cambie mi escape, y de repente mi carro corría mucho mejor y no pierde potencia,lo llevaba seguido a Toluca y sin problema alguno, a y el auto lo compre se mi nuevo.y apenas tengo 1 año con el y jala al 100%

  2. En verdad apoyo a la consumidora que adquirió su vehículo de agencia. yo tengo 6 meses que adquirí un civic coupe 2008 al iniciar en el manejo de este flamante auto con estilo deportivo lo primero que no te que es un auto muy ruidoso se escuchaba muy la suspencion y acudi a un experto en suspenciones para revisarlo y el auto no contaba con ningun defecto. pero al manejarlo mas en calles con baches o en mal estados el auto es muy ruidoso. al sacarlo a carretera se escucha todo el trayecto de la carretera parece que vas manejando afuera del auto se siente toda la fricción de las llantas contra la carretera. yo imaginaba que era un auto de poder pero al manejarlo va la realidad el auto en realidad no tiene fuerza le cuesta trabajo mantener 120 km por hora. ohhhh gran desilusione te venden pura imagen hablando de un motor de 4 cilindros 1.8. la verdad si tiene pensado comprar este tipo de auto piensela bien no es lo que parece. son autos caros y no ofrecen lo que vende yo pienso venderlo anteriormente yo tenia un honda accord y la vdd dejer ir un excelente carro por un carro mas caro que no vale la pena suerte chavos esa es mi experiencia con el honda civic coupe 2008.

  3. Es verdad todo esto yo tengo un civic SI coupe 2009 de $324,000.00 y tienen de estos ruidos molestos dentro de la cabina, la suspensión también es ruidosa y los viajes en carretera se escucha el rodado en el interior del vehiculo con los cristales arriba, y después de un rato se vuelve aturdidor, la verdad que decepción, tanto que ya pensé en cambiar de coche. Ademas que en la ciudad suenan mucho mas que un tsuru…. Ojala se pudiera hacer algo con el distribuidor.

  4. Me sucedió algo parecido pero con un Ranault Clio que compramos en la agencia de El Rosario, delegación Azcapotzalco.
    Veníamos de un Ford Escort modelo 98 que nos había salido buenísimo, estábamos encantados con él, pero una vez que le cambié los hules de los parabrisas, el dueño de la refaccionaria me dijo, estos autos son muy buenos, pero a los 70,000 kms. comienzan a fallar.(entonces no lo son tanto)
    El profeta acertó en su decreto, pues a los 70 mil kms, el coche empezó a fallar y decidimos irnos por un auto seguro, de renombre, bonito, innovador, etc.
    Al lado de la Renault está una agencia de Nissan, y el Platina era un modelo nuevecito, por ahí del 2003.
    Pero cuando nos enteramos que era una mezcla con el Clío pues nos fuimos con sus vecinos
    Así fue como llegamos a la Renault.
    Recuerdo que desde la atención del vendedor quedamos a gusto, como apapachados: oficinas agradables; una minúscula pero muy útil área de juegos para niños; etc, ¡otra cosa, con respecto a las agencias ya conocidas en las que parece que les urge vender a como dé lugar:(«¡Pásele guerita, que le vamos a dar!» casi, casi)
    Hicimos todos los trámites de rigor para adquirir el crédito y elegimos con mucha ilusión el color del auto, que fue un azul marino.
    Por fin nos entregan el auto y a los pocos días salimos de paseo, no muy lejos, a Pachuca, y entonces se escucha un tiki, tiki, que no ubicábamos bien, un tanto cautelosos por no saber que era regresamos a casa en el D.F. y de inmediato lo llevamos a la agencia. La atención de primera, enseguida nos recibieron el coche y nos dijerom que era un ajuste en el porta placa.
    Ya tranquilos volvimos a carretera y … otra vez, el odioso «tiki, tiki» , entonces, pusimos mucho más atención y al parecer venía de la llanta o puerta trasera del lado izquierdo. Regresamos a la agencia donde nos recibieron con la misma amabilidad, le pusieron una espuma expandible y dijeron que con eso era suficiente.
    Un día, al abordar el coche, la espuma se encontraba desparramada por la llanta y salpicadera del auto.
    ¡Ah!, el famoso tiki tiki seguía ahí, la situación se repitió varias veces, nunca supimos qué era lo que causaba el ruido y la verdad me parecía que cualquier ruido misterioso en un auto recién salido de la agencia o no era de cuidado.
    Posteriormente la computadora del auto se «moría», el coche sencillamente no encendía y cuando eso sucedía había que llamar al técnico para que lo arreglara, los técnicos bueno, súper amables.
    Pero la verdad yo estaba hartándome de que el auto se descompusiera tanto y tan seguido.
    En otra ocasión me llamaron por que mi coche estaba dentro de un lote en el que habían detectado una falla y requerían revisarlo.
    Dos días más sin auto, pues en cada revisión , reparación , etc. había que dejarlo en el taller y se suponía que habíamos dejado a nuestro Escort para que un auto nuevo no nos «dejara tirados».
    Como empecé a acumular varias órdenes de servicio, una amiga me dijo que solicitara un cambio de unidad, lo cual me pareció lógico pues si se hace un cambio físico por una tele defectuosa, con más razón por una inversión tan grande como un auto. El gerente de la agencia me dijo que eso era imposible, pero me prestó un Megáne en lo que me entregaban mi Clio de la última reparación que duró 5 días. Sinceramente yo estaba encantada con el Megáne, hasta me dolió regresarlo.
    Después en carretera se le rompió un conducto de paso de líquido de frenos, afortunadamente llegamos bien a nustro destino y solicitamos una grúa de parte de la agencia para llevarlo de regreso.
    En el trayecto el auto perdió un tapón, y sin ninguna problema la agencia repuso la pieza.
    Al entregarnos la unidad reparada nos dijeron que esa sola reparación costaba , hace 6 años, alrededor de 6 ó 7 mil pesos, y para entonces el auto estaba por perder su garantía, lo que nos hizo decidir liquidar lo que nos faltaba por pagar y cambiar de coche.
    Conclusión: La atención de la agencia 10 con sobresaliente
    El auto mmmmmm… 5
    Espero que ya hayan mejorado éstos defectos pues sé de mucha gente que es fiel a la marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *