A gasolinazos contra la sociedad mexicana

El candidato tomaba el micrófono y decía: «No vamos a permitir más que a los pobres se les mantenga postrados por alzas indiscriminadas en gas, electricidad, gasolina (…) y que se siga pagando una terrible tenencia desde hace muchos años: Vamos a acabar con eso». Quien esto dijo se acaba de caer de la bicicleta hace unos días y es el inquilino de Los Pinos. No cumplió… ni cumplirá.

Bajita la mano, al ciudadano a gasolinazo abierto… Y el precio del petróleo baja.

Desde que tomó posesión, Felipe Calderón, quien fue secretario de Energía y por sus manos pasaron las cotizaciones para comprar buques petroleros que se pagaron a precios millonarios sin que exista una investigación formal sobre ello, ha aumentado la gasolina Magna, que es la de mayor demanda por parte de los sufridos automovilistas, en 9%, el diesel en 14% y la Premium en 10.6%, a niveles superiores a la inflación que en el periodo diciembre de 2006 a agosto de 2008 ha sido de 7.02%. El propio titular del Banco de México, Guillermo Ortíz, ha declarado hoy que los constantes aumentos a los combustibles generarán más inflación. Inflación con desempleo y sin crecimiento. Bonita cosa.

El candidato calló (a sus promesas) y luego se cayó (de la bicicleta). Dijo de la tenencia por uso de automóviles que esa decisión se la dejaba a cada estado del país. Y por tanto, se lavó las manos para no cumplir con su palabra. La tenencia, inconstitucionalmente, se sigue pagando desde 1968. Y por supuesto que es un asunto federal en el que no debiera hacerse de lado.

Ahora, su partido, el PAN, va a proponer en la Cámara de Diputados otro aumento a los combustibles, de una vez fuerte para ya no andar con aumentitos diarios, del 5% para disminuir el subsidio a la gasolina que al año alcanza los $260,000 millones de pesos.

Hay que decirlo de una vez: Pemex no ha construído desde hace más de 20 años refinerías por órdenes de De la Madrid, Zedillo, Fox y ahora Calderón. No porque no haya dinero en la paraestatal que es botín de tanto político transa y corrupto que tenemos, sino porque fue el convenio de los gobiernos neoliberales con el Fondo Monetario Internacional, con Estados Unidos… y ahora con España. ¡Válgame Dios, a quién no le debemos favores!

Ese acuerdo fue acabar con Pemex para permitir la inversión extranjera. No hay vuelta de hoja. La propaganda en radio y tv está manipulando la conciencia ciudadana con engaños y mentiras viles.

Señores automovilistas: En menos de 48 horas hubo dos aumentos al combustible. El lunes a la gasolina Magna y este miércoles a la Premium. Mientras que en Estados Unidos ya están bajando los precios de la gasolina porque a nivel internacional también se están ajustando estos precios. Entonces ¿dónde está la justificación de subir los precios en México cuando a nivel mundial bajan? ¿O son impuestos los que están aumentando, no los precios? No es lo mismo.

Y no salgan ahora con que en México la gasolina es «barata». Si miramos los sueldos de hambre de la gente, veremos que no lo es, porque el poder adquisitivo del consumidor no existe. No hay poder económico en la mayoría de la gente (aunque tengamos aquí al hombre más rico del mundo, ¡qué desgracia!).

Dígame usted, estimado lector, ¿vive mejor que antes? ¿Le alcanza con lo mismo que le están pagando de sueldo? ¿De cuánto fue, en su bolsillo, el más reciente aumento de salario? ¿Hace cuánto que no le suben el salario sus hambreadores patrones?

Vivimos con un miedo terrible a perder el empleo porque los neoliberales hicieron mal las cuentas de su crecimiento, de su espantosa guerra de competencia para acabarse unos contra otros. Y ahora nosotros, la sociedad, la gente, tenemos que pagar los platos rotos de su desdén, de su avaricia personal y empresarial. ¿Por qué?

¿No cree, estimado lector, que el mundo estaba mejor hace 20 años que ahora con la globalización? Entonces no existía la competitividad voraz de acabarse unos contra otros. Ahora las grandes empresas se unen pero para acabar con su competencia de al lado. Y ganan más reduciendo su plantilla laboral.

¿Que este gobierno inepto que tenemos no mira más allá de la bicicleta? ¿Qué necesitan para darse cuenta que la globalización es una chifladera de un capitalismo salvaje que está acabando hasta con el planeta?

Por supuesto que usted tiene no la última pero si la primera palabra.

 

 

 

Léa también

Crónica de un desabasto

Por Edgar Morín (Especial para Al Volante) Entre molestias a vecinos de gasolineras, enormes filas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *