Impone alemán Sebastian Vettel el ritmo en el GP de China

Llamado a ser el sucesor de su compatriota alemán Michael Schumacher, Sebastian Vettel impuso su ritmo de carrera en una lluviosa carrera de la tercera fecha del Campeonato Mundial de la Fórmula Uno que se disputó a las dos de la mañana de este domingo, hora de México, en el circuito de Shangai en el Gran Premio de China. Segundo fue Mark Webber, coequipero de Vettel y tercero Jenson Button del equipo Brawn.

En una competencia dominada de principio a fin por la lluvia y donde el auto insignia giró ocho vueltas desde el arranque para evitar una «carambola» de accidentes por el piso mojado, Sebastian Vettel nos hizo recordar al mexicano Pedro Rodríguez de la Vega, llamado en Europa «el ojos de gato» porque las 24 Horas de Le Mans las dominaba como ninguno imponiendo la mayor velocidad de noche bajo lluvia.

Vettel, egresado de las filas del kartismo al igual que Michael Schumacher, tuvo todas las condiciones de su Red Bull-Renault a su favor para imponerse casi de principio a fin en el GP chino. El alemán completó las 56 vueltas en 1.57.43.485 horas.

Su compañero de equipo, Mark Webber, cruzó la meta a 10.970 segundos de diferencia, recibiendo una inyección de optimismo de Vettel quien demostró que los grandes premios este año van a estar muy disputados y no por las nuevas medidas de la FIA que finalmente piensa más en el negocio que en el deporte, como casi siempre sucede así en este tipo de actividades deportivas-espectáculo. Influyeron más bien factores como el clima, la puesta a punto del equipo Red-Bull-Renault y la pericia de quienes manejaron bajo lluvia todo el tiempo.

Jenson Button, quien marcha en el primer lugar del campeonato hasta China con 21 puntos ya sumados con su tercer lugar en Shangai, le dio a Brawn la esperanza del título aprovechando las circunstancias en contra de McLaren y Ferrari, otrora favoritos y que ahora no la ven llegar motivados por una inconsistencia ejecutiva dentro de sus mismos equipos, influídos por las salidas de Ron Dennis y Mr. Brawn de sus respectivos equipos.

Button, del Brawn GP-Mercedes, recibió la bandera a cuadros 44.975 segundos después de Vettel, en tanto el coequipero del inglés, el brasileño Rubens Barrichello, quien tenía el récord de pista en Shangai con el 1.34 minutos como mejor vuelta, entró cuarto a 1.03 minutos del líder.

La quinta posición fue para Kovalainen, este finés que fue el mejor posicionado de la escuadra inglesa McLaren-Mercedes que no pasa por un buen momento por la ineficacia ejecutiva de sus altos mandos que se expresa en las jefaturas o reinados internos de cada departamento que quiere hacer lo que se le da la gana y que ha motivado una «limpia» reciente en ese organismo que por cierto ahora busca meterse a la fabricación de autos en serie. El piloto finés entró 1.05 minutos después de Vettel.

Lewis Hamilton aprendió de los chinos la sencillez que hay que tener aunque seas campeón del mundo. Varios despistes en la lluvia le mostraron que todavía no tiene las tablas de expertos como Ayrton Senna, Alain Prost o Nigel Mansell. Hami tiene que ser humilde y seguir aprendiendo del máximo circo. Al entrar a 1.11 minutos atrás del líder, demostró que puede comenzar a encontrar la salida para salir de la mala racha desde Australia, pero aún sin alcanzar a Brawn y sus deflectores que le permiten sacar milésimas valiosas en cada gran premio.

Timo Glock de Toyota terminó séptimo seguido en la octava posición por el novato Buemi que dio la sorpresa al comportarse como los grandes en esta pista mojada de Shangai.

Fernando Alonso, de Renault, dejó ir la oportunidad de oro pero por lo menos no se accidentó ni tronó su motor frarncés. El español calificó segundo y debió haber soportado, como los buenos, la presión de la escuadra Brawn, pero no fue así. Nos da la impresión que el espíritu de los mercenarios del automovilismo anda cerca del hispano. «No pagan más, no doy más», pareciera ser el paradigma que se utiliza, aunque es de reconocerse que Renault no le ha dado el mejor vehículo de los últimos años. Escuderías más modestas como la Red-Bull-Renault, demuestran que marchar bien internamente es marchar bien en la pista. La estrategia para esta carrera fue equivocada porque Alonso salió con poco combustible y no tomó en cuenta que el auto insignia estaría al frente durante ocho vueltas, lo que le dio al traste al equipo de Briatore.

La estrategia de pits fue fundamental para los resultados obtenidos. Red Bull la supo hacer desde el principio y las condiciones se pudieron manejar a su favor.

Otra estupidez estuvo en Felipe Massa. El brasileño encontró en la tercera parte de la carrera un Ferrari que se le murió sospechosamente. No fue gasolina. Si acaso un pasón al acelerador. No se sabe, pero lo que sí queda claro es que Ferrari no encuantra la cuadratura al circulo con las nuevas disposiciones de Mr. Mosley de la FIA.

Abandonaron Sutil, Nakajima, Massa y Trulli que motivaron varias banderas amarillas.

La tabla de puntos para los pilotos está así hasta el quinto lugar:

1. Button, 21 puntos.

2. Barrichello, 15.

3. Glock, 10.

4. Vettel, 10.

5. Webber, 9.5.

El estado de las escuderías es de:

1. Brawn GP-Mercedes, 36 puntos.

2. Red-Bull-Renault, 19.5.

3. Toyota, 18.5.

4. McLaren-Mercedes, 8.

5. Renault, 4.

Dentro de ocho días se efectuará el Gran Premio de Bahrain, cuarta fecha de la Fórmula Uno.

Léa también

WRC 20 Rally de Monte Carlo.– Inicia Sébastien Ogier (Toyota Yaris WRC) dominando las primeras jornadas

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla Ha iniciado el Campeonato Mundial de Rallies 2020 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *