Seguros de autos

Aunque ya establecimos que las mujeres podemos ser más prudentes al manejar, eso no nos exime  de tener algún percance en la calle y por experiencia propia les comento que podemos ser blanco de estafas o abusos. Por ello tener asegurado nuestro auto es tan indispensable como tener licencia y tarjeta de circulación para poder conducir en esta ciudad y nos evita muchos dolores de cabeza.

La gama de aseguradoras que cuentan con seguros para auto es inmensa, hay para todos los presupuestos y necesidades, ofrecen desde una cobertura básica, hasta una cobertura total, incluso algunas aseguradoras incluyen dentro de su servicio, daños propios al automóvil, robo total del vehículo, atención a pasajeros, gastos médicos, gastos de daños a terceros y vías públicas, entre otros.

De acuerdo con  algunos comentarios de asegurados,  las mejores deben tener la infraestructura para la atención adecuada de siniestros a nivel nacional, claro que son más caras, pero desde un principio dan a conocer los alcances de la póliza y no tienen  tantas restricciones   Desconfíe de las que su negocio principal no son los seguros  y tienen que contratar a terceros; éstas generalmente se adquieren con los bancos o están afiliadas a las grandes compañías;  o por sí solas no tienen la infraestructura para su atención.  No está por demás darse el tiempo de ver las instalaciones en donde reparan los daños de los autos, créame, ese es un punto que podría desengañarlo definitivamente.

Al contratar el seguro, revise con cuidado las coberturas y sus alcances  y téngalas siempre en mente para cualquier emergencia.

La póliza de su seguro debe integrar todos los documentos siguientes:

-Carátula de la póliza. Se especifican sus datos y los de su auto, la vigencia, los riesgos cubiertos, el importe, la frecuencia de los pagos y los deducibles.

-Condiciones generales de la póliza: Contiene las cláusulas donde se explican los riesgos cubiertos, las exclusiones, definiciones, aspectos operativos y legales del contrato.

-Recibo del primer pago y las fechas límite para pagos posteriores.

-Directorio de información sobre oficinas de servicio y ajustadores dentro del país.

-Teléfonos para solicitar atención y servicios de la aseguradora.

-Tarjeta de identificación del asegurado.

Antes de firmar de recibida la póliza, revise que todos sus datos sean correctos; fotocopie la póliza una o dos veces y guarde el original en su casa, una copia en su oficina y otra tráigala en su coche. Los tipos de cobertura más conocidos para autos  son:

-Amplia: cubre daños materiales, robo total del automóvil, responsabilidad civil, bienes y personas; extensión de responsabilidad civil al conducir otro automóvil; defensa jurídica y asistencia legal, fianza; gastos médicos a ocupantes del automóvil; adaptaciones, conversiones o equipo especial en el auto y asistencia vial en  descomposturas.

-Limitada; Robo total; responsabilidad civil a bienes y personas; extensión de responsabilidad civil al conducir otro automóvil; asistencia legal y fianza garantizada; gastos médicos  a los ocupantes y servicios de asistencia o auxilio vial.                                                                                                      -Responsabilidad civil o daños a terceros es la protección mínima para su auto, no cubre los daños materiales ni el robo, sólo responsabilidad civil bienes y personas; extensión de responsabilidad civil; defensa jurídica y asistencia legal, gastos médicos a los ocupantes y asistencia vial.

Ahora bien, ya elegimos nuestra compañía aseguradora y el plan que más nos convino; de pronto sufrimos un accidente, los nervios, el susto, el coraje, todos los sentimientos se encuentran ahí, ¿cómo debemos comportarnos? En primer lugar recuperar la calma, tener a la mano la póliza del seguro, para que nosotros podamos sacarla o si no, alguien lo pueda hacer rápidamente.

Si los daños de nuestro auto son leves, el tercero en cuestión no reclama ningún pago y consideramos que la reparación  puede ser menor que el deducible podemos reanudar nuestro camino. Por el contrario, si los daños son graves, lo mejor será no mover el auto, seguramente llegará la policía de tránsito; no hable con nadie hasta que llegue el ajustador que nos corresponda y déjelo que se encargue de todos los trámites necesarios;  tomará nota, fotos y video de todos los daños. Si se requiere acudir a la delegación deberá ir acompañado de su ajustador.

Si el auto sufrió un siniestro estando estacionado y el otro conductor huyó del lugar se debe reportar el accidente a la aseguradora, generalmente sólo se reporta  y se evalúa si es menor o mayor el costo del daño al deducible.

En caso de robo igualmente se debe tener  a la mano el número de la póliza, reportar inmediatamente el robo a la aseguradora y por supuesto a la delegación para levantar el acta, en donde se debe demostrar la propiedad del auto con la tarjeta de circulación o la factura del mismo, por lo que se recomienda tener copias de estos documentos junto con las copias de la póliza.

Al dañar a terceros en bienes materiales,  igualmente se debe tener los datos de la póliza. No mover el auto del lugar del siniestro y no negociar con nadie hasta que llegue el ajustador. En caso de haber dañado físicamente a una o más personas, además de tener los datos de la póliza, es importante verificar el estado del afectado,  llamar a los servicios de emergencia y evitar negociar o narrar el accidente  hasta que llegue nuestro ajustador.

Conducir es un acto de extrema responsabilidad, el adquirir un seguro es una inversión que desearíamos no necesitar jamás pero más vale tenerlo, por ello los invito a buscar la mejor opción tanto para nuestro bolsillo como para evitarnos dolores de cabeza con una mala atención.

Siempre recuerde al manejar que alguien nos espera en casa.

Léa también

Las causas de los accidentes en México

Por Gisela Zapata, corresponsal en Querétaro, Qro. La ciudad de Querétaro despierta como lo hacen …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *