Expresión femenina desde el autódromo

Qué emocionante es escuchar el vibrante rugido del motor que se prepara para una carrera; el  armonioso zumbido ronco de los cambios de velocidades, mientras un auténtico Fórmula Uno se pierde en el  horizonte de la legendaria pista del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Después de varias vueltas de demostración para deleite de quienes nos gustan los autos, su piloto Rafael Oliveros, sale de una pequeña cabina en la que  domina a ese monstruo de cuatro ruedas.

Qué decir de un elegantísimo desfile de Jaguares clásicos encabezado por un modelo 1958, sobreviviente de una auténtica competencia de la famosa carrera de “24 horas de Le Mans”.

Para continuar con el festín sobre ruedas el Desfile Histórico de Motocicletas Clásicas, comandado por una hermosa BMW modelo 1937, con 33 caballos de fuerza y construida previamente a la 2ª. Guerra Mundial.

Y sigue el deleite con el Desfile de la marca Porsche, ¿sabían que el encendido de estos autos de carreras esta a la izquierda para poder  meter la velocidad de inmediato? Por eso eran los primeros en salir a la pista.

Y para sentirnos orgullosos de la tecnología mexicana el primer vehículo deportivo hecho en nuestro pais de serie, el Mastretta MXT, del destacado diseñador nacional Daniel Mastretta, este hermoso vehículo naranja salió a iniciar su carrera de éxitos sobre la pista, con un rugido suave de su poderoso turbo,  ahí mismo se vendieron dos unidades con valor de 59 mil dólares.

Todo fue fantástico, el desfile de autos Chevrolet, los autos, las carreras de Jaguares primero y de Porches después, pero sin lugar a dudas lo que más disfruté, contagiada por un eufórico grito de “Arriba las mujeres”   fue la participación de Paty, a bordo de un Porsche,  que participaba en la categoría de 4 y 6 cilindros. Su amiga Jenny me comentó que además de ser una gran persona era una apasionada de la velocidad sobre ruedas,  y compartían la pasión y la diversión que brindaba este deporte, perteneciendo al Club Datsun y como miembros del Club Jaguar, donde  han hecho grandes amistades y actividades que han unido a las familias.

La emoción de la carrera comenzó;  Paty mantuvo una velocidad constante y dentro de mí envidiaba la oportunidad de recorrer la pista, llegó a la meta y sus amigos y familiares la recibieron como el primer lugar. Con la temperatura aún alta por la emoción y la sonrisa  grabada en su cara no dejaba de repetir que había sido emocionante y divertido.

La fiesta no acabó ahí, pues más tarde, en  el Gran Premio de autos 8 cilindros americanos, su hijo José Moreno logró el primer lugar.

Después de un día refrescante, no sólo por el aire que comenzó a soplar al atardecer sino también por el ambiente festivo del III Gran Premio Vintage,  al final concluí que a muchas mujeres nos gustan los autos y la velocidad; nos seduce el vibrante y poderoso ronroneo de los autos y la adrenalina que circula  en muchas Mujeres al Volante. Espero poder disfrutarlo el próximo noviembre del 2011.

Léa también

Las causas de los accidentes en México

Por Gisela Zapata, corresponsal en Querétaro, Qro. La ciudad de Querétaro despierta como lo hacen …

2 Comentarios

  1. ¡Qué tal GT_73!:

    Pues por lo que entiendo sí lo acompaña a las carreras, lo cual ya es ventaja.
    Sin querer tomar el papel de «doctora corazón» involúcrela en este deporte con datos o información interesantes y conviva en las aficiones de ella.
    Gracias por su comentario

  2. Pues yo no se como hacer que le gusten a mis esposa las carreras, segun ella solo dan «vueltas como loquitos» y que ella se ponga roja de tanto sol!!!!

    Saludos!

Responder a Gisela Zapata Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *