Manejo defensivo

Por Gisela Zapata

Los términos de: “manejo a la defensiva o a la ofensiva” son muy conocidos incluso en las escuelas de manejo en donde siempre recomiendan, sobre todo en esta ciudad, aplicarlo a la defensiva.  Aclarando que definitivamente no se trata de cederles el paso a  25 mil autos antes de poder pasar nosotros sino de rescatar la cordialidad y la prudencia en los conductores.

Maneje a la defensiva (Foto archivo).

Básicamente, lo que hemos querido dejar en claro en este espacio ha sido siempre, manejar con responsabilidad y cortesía. Tener el auto en óptimas condiciones y difundir esta conciencia vial entre nuestros familiares y amigos.  Imaginemos por un momento que todos aplicáramos el famoso paso en los cruces de 1 x 1, Cuántos malos ratos, accidentes y vocabulario altisonante evitaríamos si hiciéramos eso siempre y TODOS

El pasado 3 de septiembre, uno de nuestros estimados lectores, Dleonmag, hizo algunos comentarios muy interesantes y útiles sobre el manejo a la defensiva, por lo que añado la siguiente información para quienes estén por aprender a manejar y también para quienes ya lo hacen.

Podríamos decir, que el manejo defensivo consiste en una serie de buenos hábitos mediante los cuales se llega a evitar, colisiones, atropellos, vuelcos y toda clase de accidentes de tránsito. Así entonces, manejar a la defensiva consiste en conducir, previendo todas las situaciones de peligro originadas por actos inseguros del conductor, tales como: fatiga, distracción, visibilidad, etcétera. O por actos inseguros de otros conductores como  los anteriores y el manejo peligroso e inseguro. Existen también condiciones adversas que muchos conductores consideran imprevistas, tales como lluvia, neblina, viento, desvíos, etcétera. Lo ideal sería evitar conducir en estas condiciones. Pero de tener que hacerlo, nuestra precaución puede salvarnos la vida e incluso la del imprudente que se nos atraviese. No sería válido que un conductor argumente que el accidente que acaba de tener se produjo porque no esperaba la maniobra inesperada del otro conductor. Quien conduce a la defensiva debe: ESPERAR TODO, IMAGINARSE TODO Y SUPONERSE TODO.
Manejar a la defensiva significa: SER PRUDENTE EN EXTREMO Y EVITAR TODO EXCESO DE CONFIANZA. Atrás del volante hay que conservar la humildad y nunca creerse ser un conductor experto.

Insistimos en que siempre debemos tener el auto en excelentes condiciones, así disminuiremos las posibilidades de accidentes por fallas mecánicas, pero a final de cuentas, y no es que quiera ser pesimista, pero  como decía un mecánico, son fierros  y  no están 100% exentos de fallar, así que evitemos exponerlos y exponernos a esas fallas como serían el exceso de velocidad, enfrenar con brusquedad innecesariamente, meter el auto que no esté equipado a suelos sinuosos o irregulares ya que se dañará todo el vehículo.

Esta frase me gustó: Si considera que su vehículo puede sacarlo de situaciones apuradas, ya que las respuestas del mismo son muy buenas: rápida aceleración, grado de viraje, ajuste de frenos, etcétera, no olvide que  estas respuestas no las da el vehículo solo, debe haber alguien atrás del volante tomando decisiones y accionándolo.

Los conductores de la vieja escuela dicen (y dicen bien) que al manejar se deben tener alerta los cinco sentidos, y tienen toda la razón, por ejemplo,  si percibe  aroma a gasolina,  humo o  hule quemado, pensará si proviene de su auto o del de al lado; si es el suyo su cerebro trabajará rápidamente para considerar todas las posibilidades del origen de este sospechoso olor.

Procure salir siempre con suficiente tiempo a sus compromisos, las prisas nos pueden hacer olvidar los buenos hábitos, procure también siempre tener suficiente gasolina para sus trayectos, si debe salir por alguna emergencia, trate de tomar un taxi o de conseguir a un amigo que lo traslade a donde debe ir, el estrés es un pésimo copiloto.

Siempre recuerde al manejar que alguien nos espera en casa

Léa también

Las causas de los accidentes en México

Por Gisela Zapata, corresponsal en Querétaro, Qro. La ciudad de Querétaro despierta como lo hacen …

6 Comentarios

  1. Hola te felicito por la informacion que compartes ,esta muy buena y me gustaria que publicaras el tema de la seguridad en los ninos, cuando viajan en automovil, pues quiero saber mas al respecto,ya que he visto a mamas que van manejando y traen a los ninos y bebes sentados en sus brazos o van sentados adelante sin traer el cinturon puesto, o van parados en el asiento trasero sacando las manitas por la ventana trasera.
    Gracias

  2. En la familia además de respetar el reglamento de tránsito -y sobre todo el sentido común- tenemos una máxima: durante las idas y venidas por las inhóspitas calles chilangas nos proponemos ser extra corteses al menos 3 veces con otros automovilistas o peatones.

    Aunque no lo crean o lo vean como algo simplón si todos hiciéramos eso disminuiría el que muchos anden manejando con el «primero yo y después yo» todo el tiempo encendido.

    • Que buena idea, Elizabeth!, ojalá todos tomemos ejemplo. Como esa bella pelicula de «Cadena de Favores», es un principio tan simple y con el que se puede lograr mucho, ¿no crees?

  3. El simple hecho de no manejar tomado, no usar el celular mientras manejas y obedecer los reglamentos es mas que suficiente para evitar el 80% de los accesorios.

  4. Youtube es una fuente de información valiosa. Vale la pena ver los videos de driving in asia y los de driving in russia, para percatarse de que, casi el 90% de los eventos que ahí pasan, son por una pésima conducción: no ceder el paso, ir rápido sin prever que pueden salir peatones o vehículos, acelerar cuando el otro va pasando, jugar arrancones, cambiar de carril intempestivamente, no usar el código de luces.

    Lo interesante de esos videos, es que son una forma de aprender el cómo prever un riesgo. No es cosa de tenerle miedo a los demás, sino ejercitar la habilidad para poder ver más allá de lo evidente (Leon-O dixit)

    Si circulamos despacio, hay que ceder el paso a los demás yendo por la derecha; en las glorietas e intersecciones hay que ceder el paso a quien viene por nuestra izquierda (salvo que se indique otra cosa); usar responsable y correctamente el código de luces; evitar maniobras temerarias; salir con tiempo… disfrutar el manejo.

    • ¡Gracias Deloenmag!!
      ¡Siempre valiosas tus aportaciones!
      Si aplicáramos la cortesía cuando estamos atrás del volante, encubiertos por el escudo de metal y vidrios polarizados, qué será cuando estemos frente a frente…otro mundo sería…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *