Década perdida para el sector: AMIA; exigir a autoridades: AMDA

La industria automotriz vive una década perdida pues debería estar vendiendo en el mercado doméstico 1’400,000 unidades y no las 950,000 actuales, dijo Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. Por su parte, Guillermo Prieto, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, AMDA, señaló que es tiempo de exigirle al gobierno que haga su trabajo en materia de leyes para el sector.

Armando Soto, Mónica Jaimes, Oscar Albín, Guillermo Prieto, Eduardo Solís y Miguel Elizalde (Foto AMDA).

El representante de la AMIA señaló que el principal reto de la industria es fortalecer el mercado interno. El 2011 en ventas estuvo como el 2001 y por lo tanto no hay nada qué festejar a pesar de los crecimientos anuales del 11% en los últimos años. «Esta ha sido la década perdida donde la industria debería estar vendiendo 600,000 unidades más por año».

En la primera mesa del Foro Automotor AMDA, Solís dijo que el mercado interno está reprimido. Que ha sido una década perdida, que se requiere fortalecer al mercado doméstico para alcanzar volúmenes de 1´400,000 unidades que se deben vender por año, que ese es el tamaño que debiera tener la industria a nivel interno. Nuestro mercado da para vender 1.6 a 1.8 millones al año, afirmó.

Hay que controlar la importación de autos usados provenientes de Estados Unidos. El 31 de enero de 2013 vence el decreto que permite la introducción de unidades seminuevas provenientes del otro lado del Río Bravo. Y es necesario, dijo, que se limite la entrada de esos vehículos, y no buscar que este decreto (sobre la autorización de venta de autos se minuevos provenientes de EEUU) siga permitiendo tal fenómeno que pega y fuerte a la industria automotriz local.

Por su parte, Guillermo Prieto, presidente de la AMDA, manifestó que la importación de autos usados se va a parar con normas, como la 41 que de alguna manera está frenando la entrada de autos chatarra y que es aplicable en el Norte del País, reduciendo un 40% de lo que antes entraba. «Debemos tener una posición distinta, como sector, ante el problema del mercado interno. Debemos llegar como un frente común todas las asociaciones del ramo, AMIA, AMDA, INA, ANPACT y ANCA, debemos exigir a las autoridades que cumplan con su función. No vamos a llegar a pedir dádivas, sino a exigir que se aplique la ley. Es tiempo que la autoridad haga su trabajo».

En la mesa también participaron Oscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, INA, y Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, ANPACT.

La INA señaló que trabajan en tres vertientes: tener los suficientes recursos humanos en el sector (ingenieros y técnicos bien preparados ante las nuevas inversiones para nuevas plantas automotrices), detener al mercado de partes usadas que le pegan directo al sector de componentes, y generar normas que regulen el mercado de repuestos.

La ANPACT se perfiló por fortalecer el mercado interno, seguir pugnando por la deschatarrización del transporte en el País y trabajar por la normatividad del mercado.

También estuvo la representación de los comerciantes de autos usados, ANCA, con Mónica Jaimes, vicepresidente.


Léa también

WRC 19 Rally de Portugal.– 1-2-3 de Toyota Yaris con Tänak al frente; Benito Guerra, noveno en WRC2

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El Rally de Portugal ha abierto formalmente este …

4 Comentarios

  1. Tomenla ZAS!!!

  2. El clásico empresario mexicano exige vivir de las estrategias que haga el sector gobierno. ¿Pero que ha hecho el sector para lograr sus objetivos? Porque no son hermanas de la caridad «luchando» por mejorar empleos: van por dinero, que ese es el propósito de una empresa.

    Sí pueden, y deberían, vender vehículos con nivel de seguridad básico (bolsas de aire y frenos ABS) desde los modelos más económicos (regla de mercadotecnia: volumen abarata costos); flexibilizar las políticas de sus financieras y gestores (autocréditos y autofinanciamientos). Abaratar coches es mala idea (caso Tiida), así como descuidar a los potenciales clientes (mal servicio de las agencias)

    Los carros chocolate son una desgracia para el país. ¿Que estrategia han hecho las empresas para desplazar esas chatarras? Solo exigen que el gobierno las proscriba, pero la solución no es esa. ¿Que producto le ofrecen a alguien que necesita un vehículo pero su ingreso no es óptimo?

    Las camionetas pick-up deben ser consideradas de trabajo, pero tal parece que la idea es hacer automóviles grandotes lujosos y poco eficientes. Un agricultor nivel A no alcanza a comprar una camioneta, por eso compra una chatarra gringa (los agricultores nivel AAA+ hasta avionetas tienen) ¿A quien le venden las camonetas de trabajo?

    Las empresas, ¿han explicado con datos firmes y contundentes, que comprar un carro chocolate sale más caro que uno nacional usado? Esa es una realidad pero, ¿por qué no lo exponen públicamente? El silencio es complicidad.

    Ninguna empresa es propositiva: exigen y chantajean, pero no dan ninguna propuesta (bueno, el mexicano en lo general es así: crítico pero no propositivo)

  3. bueno esto de la entrada de autos chatarras porvenientes de estados unidos para mi punto de vista es mas bueno que malo es decir malo por que las automotrices dejan de vender una buena cantidad de vehiculos pero bueno por que gracias a eso las automotrices no elevan mucho el precio de sus autos tenemos los precios mas bajos de autos de latam en autos y eso nos proporciona el mejor parque vehicular en cuanto al resto ya que si vas a argentina encuantras puros autos citys y una que otra camioneta vas a brasil y sucede lo mismo puro auto city ya que alla los precios de los autos son bastante altos y les afecta a la hora de comprar por que ya no oueden acceder a un buen auto por su alto costo que tiene y no me gustaria ver que en mexico pase lo mismo se vean puros citys baratos a como esta hoy que vez bastantes suv,s ves autos de gran tamaño se ven muchas minivans etc
    hoy en la actualidad mexico vende mas autos de lujo y suvs que cualquier nacion sudamericana incluso superando a brasil que venden mas de 3 millones de autos anuales eso habla bien de la calidad del parque vehicular que circula por nuestro pais

    La verdad no se si restringuiendo la entrada de los autos de eua tenga este efecto que eleven costos a los autos pero deberian mejor hacer un analizis y ver la manera de tener precios de autos como los que hay en EUA y los autos obsoletos hablando del tsuru como ejemplo le incorporen bolsas de aire para mas seguridad es decir si con el dinero que tengo para comprar auto me alcanza para un tsuru y con ese dinero puedo comprarme un auto usado como town country que me da mas seguridad que un osoleto tsuru la respuesta es mas que obvia por cual me ira por el que de mas por mi dinero

    Pero es solo mi punto de vista no quiero decir que esto vaya a pasar
    SALUDOS

  4. No estoy a favor de la importación de vehiculos usados al pais. El vecino pais del norte concidera a México un inmenso deposito para su chatarra obsoleta y contaminante. Sin embargo, estos señores de la AMIA, AMDA y demas, quieren apoderarse del pastel completo. Se quejan de la importación, se quejan de la venta de refacciones usadas, solo falta que quieran acabar con todos lo lotes, tianguis de autos y la venta entre particulares.
    Lo más incongruente es que ellos mismos han contribuido a la generación de esos mercados. Por un lado las marcas ofertan vehiculos con precios desorbitados; y en muchos casos -aunque nuevos- muchos modelos son obsoletos y contaminantes; por si fuera poco, esos fabricantes son los primeros que se oponen a la Norma de Eficiencia Vehicular. Por otro lado, las agencias distribuidoras, donde la unica ves que te tratan bien, es antes de adquirir el flamante coche nuevo; una ves firmado el contrato, el trato se transforma a despotico, desde el tiempo de entrega, el color a «elegir»… Despues; el lavado de cerebro donde te explican que el vehiculo perdera toda garantia si no cuenta con cada uno de los costosisimos servicios. Garantia que bajo ninguna circuntancia respetaran, siempre las fallas seran culpa del imprudente conductor. Supe de un caso que un distribudor Ford no sustituyo un cople de la dirección de un Mondeo con 15 mil km bajo el argumento que el modelo «no esta pensado para carreteras con muchas curvas».
    Con este panorama, al que nos enfrentamos los consumidores comunes, no me sorprende que no lleguen a su numero magico de
    1,400 000 unidades, lo sorprendente es que tengan ventas. La ultima palabra es de los propios consumidores, exigiendo eficiencia, calidad, buen trato y respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *