El periodismo idealista no está extinto, pero sí amenazado por el mercantilismo: Iñaki Gabilondo

Por la importancia que para el periodismo mexicano tienen los conceptos vertidos por el periodista español Iñaki Gabilondo, al recibir en días pasados el Premio Cemex-FNPI, me atrevo a exponer mis puntos de vista sobre algunos tópicos tocados por él en esta nota que da a conocer el compañero David Carrizales en La Jornada el día de ayer. Mis comentarios están en letra cursiva y espero que sean del interés del lector, y sobre todo de los compañeros del medio, a quienes pido su intervención en el foro de comentarios. 

El comunicador español Iñaki Gabilondo.

(Tomado del diario La Jornada del jueves 4 de septiembre de 2008, pp. 23).

David Carrizales (Corresponsal)

Monterrey, NL, 3 de septiembre. El periodismo idealista, de compromiso con la gente, no está en extinción, pero sí es una especie amenazada frente al mercantilismo, donde sólo importan los resultados financieros, dijo el comunicador español Iñaki Gabilondo, al recibir la noche del martes el Premio Cemex-FNPI. Los veteranos del oficio no tienen derecho de transmitir a los jóvenes desánimo ni escepticismo, dijo, y exhortó a los nuevos profesionistas a que estén dispuestos a lo que sea “para darle a la sociedad vuestro trabajo y que puedan convertirlo en justicia y valores positivos”. 

Dijo: “llevo dos días oyendo hablar del debate sobre la responsabilidad social de los medios, si los idealistas o los mercantilistas van ganando la batalla. Vengo de un país y de un continente donde esta batalla se da por zanjada y por resuelta, ya se sabe quién ha ganado: han ganado los malos.

“Hace muchísimo tiempo sabemos que fueron arriadas las banderas del idealismo, y aunque naturalmente mantienen muchas posiciones no sólo individual sino colectivamente, el viento que sopla, las ideologías dominantes, la nueva realidad que vivimos, en una forma más manifiesta, más descarada, están convirtiéndolo todo, y al periodismo también, en combustible para las cuentas de resultados.

“El periodismo ya no es lo más importante ni en los periódicos, el periodismo es lo más rezagado en el orden de valores; la cuenta de resultados es con mucho lo más importante”, añadió el comunicador.

Siendo sinceros, “queremos contar lectores, oyentes, espectadores, y cuantos más sean, mejor para nuestros objetivos ante la publicidad, las causas políticas, económicas y de cualquier otro tipo”.

“No digo que esto esté pasando todos los días en cada cosa. Es el viento dominante que sopla, y hace que inexorablemente vayamos siendo jalados por el escepticismo, y en ocasiones esto nos hace pensar en Europa que estamos ante una batalla perdida, entre el idealismo y el mercantilismo. Pero aquí en Latinoamérica, ese tipo de periodismo de compromiso con la gente se siente que no está en peligro de extinción, sino que es una especie amenazada.”

Labor de gran importancia o enemigo de la sociedad

El merecedor del premio en la categoría de homenaje, que otorgan Cemex y la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que presiden el empresario Lorenzo Zambrano y el escritor Gabriel García Márquez, señaló que el periodismo, si se hace bien, estará cumpliendo un papel de gran importancia social; pero cuando se hace mal se convierte en un enorme enemigo de la sociedad.

Primer español en recibir el galardón y pionero entre los periodistas de medios electrónicos que obtienen el máximo reconocimiento Cemex-FNPI, Iñaki Gabilondo expuso que trabajar en la radio es vivir un combate a brazo partido con el ahora mismo y con la actualidad en tiempo real, en horas, minutos y segundos.

“Los relatos ordenan las cosas; en la radio las están sosteniendo al tiempo que las vamos contando, sin que tengamos todavía muy claro qué es lo que está pasando, cuál es su importancia, su color o su significado”, agregó.

“En la radio así es la vida y así he tenido la oportunidad de vivir durante 42 años y he tenido el honor y el privilegio de asistir a la transformación de mi país desde un balcón principal, porque desde la radio se ve perfectamente la vida, se percibe el aliento de la sociedad y se ve de una manera extremadamente clara todo cuanto ocurre, y se siente uno implicado, lo quiera o no, con el otro, con los otros, con la gente”, dijo el homenajeado.

“Una vez que he pasado de los 65 años, trabajando 42 años durante 20 horas diarias en el cuerpo a cuerpo con la vida y con el cambio social, se siente un compromiso con muchas cosas, pero luego suceden hechos que lo dejan a uno exhausto y desde luego atrapado por el escepticismo.

“Pero si el tiempo me ha traído el escepticismo, ¿qué hago con él? ¿Comunico mi decepción a los jóvenes a fin de que se lancen por los barrancos?”

(…)

Mi comentario para Iñaki y para el público lector que gusta de discutir en serio, es que en México se vive un descarado cinismo de los comunicadores de la mayoría de los medios de información, sobre todo la radio y la tv. Estas personas no sólo actúan guiadas por el mercantilismo, que aquí en nuestro país yo traduzco como guiadas por la mercadotecnia, sino que han caído en un terrible servilismo al gobierno en turno. Han dejado de hacer periodismo para, rastreramente, justificar los errores de la autoridad que arropa a los corruptos como si se tratase de sus hijos.

En México, salvo honrosas excepciones, se ejerce un merca-periodismo impregnado de adjetivos calificativos a favor de las mercancías.

Por tanto, lo que queda es hacer ver a la sociedad, a través de medios alternos como este, los problemas reales de una autoridad corrupta para que estén alertas de la manipulación que reciben a través de esos medios al servicio de la misma corrupción.

Si la realidad es así de escéptica, pues el conocimiento de esa realidad hará a los hombres y mujeres de este país más concientes de lo que les toca por hacer para cambiar esta situación.

Léa también

Carta abierta a Carlos Slim de Denise Dresser

Por el gran reconocimiento que le tenemos a la maestra politóloga y periodista Denise Dresser, …

2 Comentarios

  1. Mi querido Gilberto,

    antes de iniciar este diálogo con los comunicadores del área automotriz que se animen a participar, quiero decirle a los foristas que Gilberto Samperio es un ingeniero mecánico metido a la comunicación, por lo que reconozco en él a una persona totalmente honesta y que se ha ganado la confianza de las personas que le piden consejos técnicos.

    Siempre lo he dicho sobre él: Es uno de los mejores probadores de unidades en el país. Sus comentarios han sido certeros aún y cuando se reconozca que en los medios automotrices existe una máxima que dice «Hay que respetar a los anunciantes». Y eso de saber medir entre la crítica a las marcas y que no te corran del medio en el que trabajas, tiene su reto. Samperio ha sabido moverse entre las tempestades del medio.

    Pues bien, he abierto este espacio de MEDIOS para abrir un diálogo entre periodistas y que la gente sepa lo que pensamos estos comunicadores del sector automotor, las pruebas de manejo, las carrera de autos y todos lo que conformamos este amplio gremio.

    He querido empezar con esta nota que recogí de «La Jornada», precisamente de un periodista español (del mismo origen de la revista donde escribe nuestro querido amigo Gilberto), como es Iñaki Gabilondo, quien tiene un programa de televisión, y que ha puesto el dedo en la llaga cuando se refiere al elemento «mercantilista» en los periodistas y que se ha dejado atrás al imaginario idealista de los mismos.

    Desde hace 31 años en el periodismo, he defendido la bandera del periodismo crítico, independiente, idealista en el sentido más puro de defender principios, ética («este oficio no es para cínicos», decía Kapuscinski), derechos del lector o radioescucha.

    En este sentido, mi querido Gilberto, sabemos que el periodista automotriz depende de una empresa periodística, de un jefe, de un rol de publicidad que permite la supervivencia del medio. Pero creo que en México ya es tiempo de que se separen los intereses económicos a los editoriales. Así funciona en la prensa de Estados Unidos, de Inglaterra, de… Entonces, ¿por qué en México se ha tejiod una macabra relación de los anunciantes con los periodistas o con farsantes del periodismo? ¿Porque los periodistas lo hemos permitido? ¿Porque la relacion empresa periodística-anunciantes se ha conformado en una maraña de intereses, que la opinión de los comunicadores, su punto de vista, su crítica sobre los productos, queda en segundo término o no existe, o es velada, pulida, maquillada para no herir los intereses de las marcas patrocinadoras de las revistas, suplementos, programas de radio?

    Hablas, mi querido Gilberto, de proponer alternativas. Te puedo decir que este espacio, un blog, una página de Internet que ha llegado en agosto a 22,648 visitantes y a 178,740 desde el 21 de mayo de 2007, es otra forma de abordar el periodismo automotriz.

    Pero por el lado de los medios masivos automotrices, creo que el periodista tiene que demostrar una ética en todo momento. Defender su crítica, terminar con la autocensura que les permite cómodamente aceptar componendas de sus fuentes de información, olvidándose que su trabajo periodístico tiene un único compromiso con la sociedad a la que sirven y no con los anunciantes.

    ¿Pueden convivir los dos factores? Creo que no. La persona que consigue publicidad se llama publicista. La que escribe libremente, periodista. Hay que poner en claro cada oficio y no dar entrada a más merca-periodistas que engañan al lector por emitir informacion tamizada del más puro comercialismo o mercantilismo, como bien dice Iñaki Gabilondo.

  2. Es una gran pena lo que sucende en el periodismo, todavía más remarcado cuando se trata de los especializados que son «sometidos» o «convencidos» de que su compromiso entre la verdad y lo conveniente casi siempre queda zanjado a favor del monetario. En lo personal, creo que se puede hacer un periodismo realista más que idealista, sólo que debe buscarse un equilibrio entre ingresos de publicidad que no alteren o condicionen la información. En el mundo de las carreras, algo parecido sucedio con algunos equipos que no estaban a favor de las cigarreras y el alcohol. Se sufre con los patrocinios pero también debe verse al periodismo como una forma de vida honesta y modesta, cuya mayo satisfacción debe ser el servicio y no sólo el bono y las ganancias espectaculares por la publicidad.
    En este sentido, quizá es un fuerte reflejo de la calidad de educación que tuvimos y vivimos, pues hoy por hoy, el materialismo domina casi todas las esferas de nuestra existencia, porque ya no hay en que creer.
    Hace falta ser más críticos y crear conciencia, no conformarse con dar la noticia y sólo criticar, sino también ofrecer alternativias o planes alternos.
    Y dadas las condiciones de nuestro país, será difícil, pero no imposible.
    Un abrazo César y estamos en contacto.

    atte

    Gilberto Samperio

Responder a César Roy Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *