Viabilidad en México para la plataforma global Gamma y Mini de GM-Daewoo

Martin Grimaldi, presidente de GM-Daewoo Auto & Technology Company, dice que la empresa ocupa un 80% de proveedores surcoreanos en los modelos que produce para el mundo, pero en su visión global necesitarán autopartistas foráneos que participen en la plataforma global Gamma y Mini.

Bilde

La plataforma Gamma también es considerada para el mercado mexicano.

Es el caso de México. General Motors está construyendo una nueva planta de ensamble en San Luis Potosí con miras a producir allí la plataforma del modelo Pontiac G3, pero las declaraciones de Grimaldi a Automotive News esta semana hacen viable pensar que las nuevas plataformas Gamma y Mini de los vehículos que GM-Daewoo producirá en el futuro, son un hecho para la nueva planta mexicana.

Requerirán para ello proveedores locales a los cuales General Motors de México les compra algo así como $12,500 millones de dólares al año.

Para la plataforma Pontiac G3 (o la plataforma global Gamma y Mini) que es un producto de Daewoo, General Motors está edificando una planta de ensamble y también de transmisiones.

Esta es la nueva apuesta de GM para consolidar su posición en el mercado mexicano y exportar este vehículo compacto al núcleo comprador de Estados Unidos donde el mayor fabricante norteamericano ha perdido participación ante Toyota, Honda y Nissan.

Se calcula que las compras de autopartes de GM en México para el año 2008 pudieran alcanzar los $24,000 millones de dólares a decir de Bo Anderson, vicepresidente mundial de GMC durante su participación en el Congreso Automotriz Mexicano celebrado recientemente.

En el congreso de la Sociedad de Analistas Automotrices en Detroit, la semana pasada, Martin Grimaldi dijo que General Motors necesitará más proveedores foráneos en otras partes del mundo para cumplir con su estrategia global de producir nuevos vehículos con nuevas tecnologías.

Según un análisis de JD Power & Associates, GM producirá en México el modelo Pontiac G3 que corresponde a los vehículos que mejores resultados le han dado en el mercado interno mexicano, con mayores ventas sobre las plataformas norteamericanas como el Malibú, Cavalier ya desaparecido y aún sobre las de Opel con las marcas Corsa y Chevy.

Pero la estrategia está en enviar al consumidor de Estados Unidos, que hace compras al año por 16 millones de unidades, un nuevo producto GM ensamblado en México con una magnífica calidad en mano de obra y con la experiencia de una industria de autopartes que se ha generado desde 1962 con una cultura tecnológica consolidada.

GM contempla a San Luis Potosí como uno de los puntos mundiales de producción de su plataforma global Gamma y Mini, dos nuevos modelos que saldrán al mercado en 2009.

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *