Se agarran NHTSA y Chrysler por 2.7 millones de Jeeps defectuosos

La agencia de la seguridad automotriz llamada NHTSA en Estados Unidos, que vigila carreteras, señala que 2.7 millones de Jeeps están defectuosos y deben ir a revisión. Chrysler grupo sale al quite y dice que no, que el problema no es tan mayúsculo y que ella, como empresa, puede resolver el problema de inyección de combustible en las unidades. ¿Será? En México irán voto por voto, no , perdón, caso por caso.

Jeep, en entredicho… (Foto Jeep).

Difícil que una agencia como la NHTSA vigile imparcialmente los casos de fallas de autos y camionetas en carreteras. Detecta tantos problemas año con año en carreteras, que le resulta complicado ir contra todas las marcas.

Pero no se trata ahora de cualquier cosa. Son, amigos, 2.7 millones de unidades que sugiere la NHTSA en carta a Chrysler que se revisen. Esa cantidad de vehículos significarian con 500 unidades en el Zócalo de la Ciudad de México muchas plazas públicas con autos riesgosos formados uno a uno.

Parece que para Chrysler es una cuestión de honor. Decimos nosotros: Imagine usted que la división más rentable del Grupo Chrysler que ahora pertenece a FIAT, presente una duda de calidad. Si varias casas analistas del futuro de la industria perfilan la desaparición de Chrysler para 2017 y que FIAT sólo saldrá al quite de Jeep como lo único salvable del grupo, cómo es posible que ahora su mejor categoría de vehículos reciba tal afrenta de pedir que se revisen 2.7 millones de vehículos. «¡¡Qué deshonra para la familia!!», diría el padre afligido por la violación de la hija favorita.

La National Highway Traffic Safety Administration ha puesto el dedo en la llaga con Chrysler. Le pide en la carta que por favor mande a revisión a esos 2.7 millones de Jeeps. Y le detalla de qué modelos se trata: Grand Cherokee de 1993 a 2004. Y de paso la Liberty 2002 a 2007.

Se trata de un defecto en el sistema de inyección de gasolina del tanque que puede ocasionar un incendio en caso de un impacto trasero.

Y como en EEUU son muy metódicos con las medidas, le han avisado a la empresa que tome medidas en el asunto. Pero mediante un boletín Chrysler ha respondido que esas pruebas ya las han hecho en sus vehículos, encontrando que no hay tal problema porque mediante sus propias pruebas han detectado que tal riesgo no existe.

Chrysler de México emitió un comunicado que reproducimos íntegro por interés para los afectados.

Comunicado de medios

La NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) ha publicado un comunicado en la cual solicita al Grupo Chrysler retirar del mercado los vehículos Jeep® Grand Cherokee modelos 1993 al 2004, y el Jeep Liberty modelos 2002 al 2007 (aproximadamente un total de 2.7 millones de vehículos).

El Grupo Chrysler ha colaborado con la Agencia desde septiembre del 2010. La empresa no está de acuerdo con las conclusiones de la NHTSA y no tiene intención de retirar los vehículos mencionados en la investigación. Los vehículos en cuestión son seguros y no presentan defectos.

«La seguridad de los conductores y pasajeros ha sido durante mucho tiempo la principal prioridad para las marcas del Grupo Chrysler y ese compromiso se mantiene firme», dijo Sergio Marchionne, presidente y CEO del Grupo Chrysler. «La empresa respalda la calidad de sus vehículos. Todos nosotros seguimos comprometidos a continuar trabajando con NHTSA para proporcionar la información que avala la seguridad de estos vehículos.»

La posición del Grupo Chrysler sobre este tema es clara.

Creemos que las conclusiones iniciales de NHTSA están basadas en un análisis incompleto de la información, y estamos comprometidos a seguir trabajando con la Agencia para resolver este tema.

Los vehículos alcanzan o exceden todos parámetros requeridos por el Federal Motor Vehicle Safety Standard, incluyendo FMVSS 301, tratándose de la integridad del sistema de combustible.

Nuestro análisis demuestra que los mencionados incidentes ocurrirían menos de un vez por cada millón de años de uso del vehículo. Esta proporción es similar a la registrada por otros vehículos comparables que fueron producidos y vendidos durante el periodo de la investigación.

El Grupo Chrysler respalda la calidad y la seguridad de sus vehículos. Realiza voluntariamente retiros del mercado cuando son necesarios, y en la mayoría de los casos ocurren antes de cualquier aviso o solicitud de investigación por parte de NHTSA.

Clientes en México con preguntas o dudas sobre este tema pueden llamar a la línea de atención al cliente del Grupo Chrysler: 50-81-75-68 y 01-800-505-1300 o al correo clientes@chrysler.com

Hasta aquí el comunicado.

 

 

Léa también

Nissan quebrará en dos o tres años más, le dice Carlos Ghosn a su abogado

Fue el pasado miércoles 22 cuando los más importantes diarios del mundo dieron cuenta de …

3 Comentarios

  1. Esta muy raro el caso; si el problema tiene 20 años, ¿porque hasta ahorita que cambia de dueño la empresa?

    Es por todos conocido que la calidad en general de las marcas del Grupo Chrysler es pobre; pero de eso a que en 20 años nadie se haya enterado se me hace fuera de lugar.

    Saludos 🙂

  2. vaya!!! precisamente en un accidente en la autopista colima-manzanillo, un jetta golpeo por detras a una liberty, y ésta se incendió… no es cualquier cosa el tema de la seguridad…

    aqui la foto del jetta y la liberty…
    http://ecosdelacosta.com.mx/detalles.php?ide=MTM1MDQ=

  3. Esta noticia la leí en una página europea y le dan la razón a grupo Chrysler en desestimar el llamado de la NHTSA por que sus autos cumplían con la norma, La razón de la llamada es que los depósitos de combustible están situados por detrás del eje trasero, y pueden inflamarse en caso de un impacto fuerte por alcance. 15 muertes y 46 personas heridas por incendios derivados de esta problemática son los argumentos de la NHTSA. pero Jeep se defiende comprobando que la colocacion del tanque cumplia con las normas establecidas en aquellos años y la aprobación en las pruebas de impacto por parte de la NHTSA, JEEP imputa las muertes a impactos muy fuertes (uno de ellos, por ejemplo, consistió en un Jeep detenido completamente, alcanzado por un trailer circulando a más de 110 km/h). En Europa, ante una situación parecida, poco podrían hacer las autoridades: si el coche tenía un depósito homologado, colocado «donde marca la ley», y ha superado las pruebas de impacto obligatorias, el fabricante queda exento de responsabilidad en estos casos. Pero sabemos que en EE.UU por todo se demandan, así que veremos en que acaba este caso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *