General Motors demanda a Fiat Chrysler por corrupción con el sindicato UAW; ¿Peligrará la alianza PSA-FCA?

Ante el anuncio hace unas semanas de la posible alianza de negocios entre el grupo francés PSA (que conglomera a Peugeot, Citroën y Opel, entre otras) y la italo-estadounidense FIAT Chrysler Automobiles (FCA), hay un hecho que esta semana ha crispado a la industria automotriz mundial: General Motors ha demandado a FCA ante los tribunales por corromper a los líderes sindicales de la UAW, United Auto Workers, para que exijan menos salarios que GM. ¿Peligra la alianza en puerta?

La demanda de GM a FCA provocará a Peugeot? (Fotos de archivo).

El pasado martes 19 de noviembre trascendió en los medios de información internacionales que General Motors Company, de Estados Unidos, estaba formalizando una demanda “por crimen organizado” contra FIAT Chrysler Automobiles, FCA, de Italia y Estados Unidos. ¿El motivo? Haber descubierto que esta empresa sobornaba con fuertes recursos económicos a los líderes de la Unión de Trabajadores Automotrices, UAW, para que aceptaran menores prestaciones salariales a los que la misma agrupación gremial exigía a la General Motors.

Esta demanda en los tribunales del vecino país del norte, incluye un apartado en el que General Motors exige una compensación económica de FCA a la líder de ventas en Estados Unidos.

¿Saldrá airosa FCA de la demanda en su contra por parte de GM?

La historia de la demanda legal de GM contra FCA remonta a los tiempos en que el italo-canadiense Sergio Marchionne era el presidente de FIAT Chrysler en 2009 y hasta 2015, años en que FIAT Chrysler sobornó a los líderes del sindicato UAW para que aceptaran menores salarios en los contratos que se firmaban periódicamente. Sería el ya finado presidente de FCA quien habría estado enterado del fraude o acto de alta corrupción.

¿Por qué GM demanda hasta ahora?

General Motors demanda a FIAT Chrysler en noviembre de 2019 ante el anuncio hecho por Grupo PSA, que incluye a las marcas francesas Peugeot y Citroën, así como a su nueva adquisición alemana Opel (que antes pertenecía a GM), de fusionarse con FCA.

Grupo PSA no es cualquier cosa en el contexto europeo de la industria automotriz.

Por lo tanto, que la demanda de GM contra FCA trascienda hoy, no es casualidad, sino una bien estructurada maniobra para debilitar la negociación entre FCA y PSA.

¿Por qué GM quiere debilitar la negociación entre PSA y FCA? Simple y sencillamente porque esa unión que integrará a las marcas Peugeot (que tendría presencia ahora en Estados Unidos, Citroën, DS, Vauxhall, Opel, Chrysler, Dodge, Jeep y Ram, principalmente, le representarían a la líder del mercado, General Motors, una competencia que le restaría ventas en el segundo país de importancia mundial como es Estados Unidos. Nueve marcas ante cuatro de GM: Buick, Chevy, Cadillac y GMC.

Veremos qué prospera.

Léa también

Suzuki Vitara 2019 Día 2.– Potencia de 138 bhp y ahorro de 18 Km/l: ¿Las dos cosas?

En el segundo día de uso de la Suzuki Vitara 2019 GLX Boosterjet nos estamos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *