Indecisiones económicas del G-20 y venta de Opel a Magna

La reunión del Grupo de los 20 países más industrializados del mundo (G-20), que terminó en Pittsburgh el viernes pasado, ni llegó a acuerdos sobre el cambio climático y las tareas urgentes a realizar, tampoco si todas las naciones apoyan el aumento de impuestos luego de que los 20 salvaron a la banca financiera, a su banca comercial y a las empresas estratégicas de la quiebra, sin recursos ahora para acabar con el desempleo. Tampoco se tocó el tema de la venta de Opel a Magna, lo que ha ocasionado una ríspida relación entre los países europeos involucrados.

G20 Pittsburgh Sep 25 09Otros tres elementos se pueden encontrar en el análisis de la situación europea sobre la venta de Opel, compañía alemana que fue vendida a General Motors en los años 80 y que ahora la norteamericana pone a la venta luego de ser rescatada por el propio gobierno norteamericano –lo que viola los preceptos del libre mercado impulsado por el G-20 desde las reuniones de Washington–. El comprador de Opel es Magna International que se ha hecho del 55% de acciones, pero con el apoyo de la canciller Ángela Merkel, la que ayer vio reducida su presencia en las elecciones alemanas pero que «ganó» con una coalición con el Partido Liberal de Alemania.

Las naciones europeas donde se localizan plantas de Opel y Chevrolet como Inglaterra, Bélgica, España, Alemania, Polonia y Rusia, se han preocupado porque el Plan Industrial de Magna prevé correr de las ensambladoras a un total de 10,500 trabajadores a fin de recibir a una empresa competitiva, dice Magna. Y todo porque Ángela Merkel se les adelantó y ya negoció con Opel/Magna que haya un menor despido de trabajadores alemanes y que en cambio le metan duro la guillotina a los cuellos de obreros ingleses, belgas y españoles. Esas naciones hechas menos, ahora protestan.

Este punto de los despidos inequitativos quería ser llevado al G-20, pero a la mera hora quedaron fuera como temas urgentes.

En cambio, los mandatarios están pugnando por darle seguimiento a los acuerdos de la última junta en Londres. Trataron temas como la desregulación, al mantenimiento de los estímulos fiscales y su marco para el estímulo del crecimiento equilibrado, sin precisar exactamente a qué se refieren con esa pretensión cuando el desempleo aumenta día con día en todo el mundo.

Tampoco se llegó a algo concreto en la eliminación de los paraísos fiscales, cuando el mismo Obama está enterado de los manejos ilegales de sus muchachos de Barclays, quienes están sacando sus capitales para guardarlos en una isla de Jersey a fin de evitar el escrutinio público y conservar sus bonos en Norteamerica.

El mismo viernes 25 se debió celebrar una junta de Opel en Berlín con la presencia de General Motors –ahora accionista minorista con el 35%–, Magna International y Sberbank, manejado por el Estado ruso. Pero no trascendió nada sobre el nuevo plan industrial de Magna sobre el despido de 10,500 trabajadores, la mayoría de ellos en las plantas no alemanas.

Léa también

Los autos más producidos en México en 2019; bajó la manufactura 4.6% con 3´729,304 unidades

México cerró el año 2019 con una producción de autos y camionetas de 3´729,304 unidades …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *