NISSAN MARCH. PRUEBA DE MANEJO

Por Rogelio Rivera Nava (Roke)

Al Volante comunicó anteriormente el inicio de fabricación del nuevo Nissan March, posteriormente asistimos al viaje de presentación de este modelo e inmediatamente después lo tuvimos a prueba.

El auto que manejamos fue del grado Advance, de 145,900 pesos. (Foto: R. Rivera)

Seguramente los lectores más conocedores sabrán que “March” es el nombre que se usa en Asia para el auto subcompacto que en el resto del mundo se llama Micra. En México el Nissan Micra pasó sin pena ni gloria, aunque no por falta de aptitudes, sino por su elevado precio, que era ligeramente más elevado que el de un Peugeot 206, un Renault Clio o un Toyota Yaris, y estaba a la par de, por ejemplo, un SEAT Ibiza con motor 2.0 y con el equipamiento más alto. El Micra era caro porque venía de Inglaterra.

AUTO 100% NUEVO Y OTROS DERIVADOS POR VENIR

Precisamente para comenzar con “borrón y cuenta nueva”, Nissan Mexicana decidió usar el nombre March para el nuevo auto. De esta forma, los clientes no ligarán el nuevo March con el anterior Micra; el cual, aunque tenía un alto grado de equipamiento, ofrecía un motor con una potencia y par menores al de sus competidores, y no contaba con versión automática.

Por ahora, el March se vende como hatchback. Luego vendrán un sedán, un monovolumen y un auto para Renault, todos derivados de la misma plataforma. (Foto: R. Rivera).

La cuarta generación del Nissan March (conocido con el código “K13”) creció ligeramente en todas las dimensiones. Mide 378 cm de longitud total, 166.5 cm de anchura, 152.8 de altura y la distancia entre ejes es de 245 cm. En comparación, el anterior Micra (con código “K12”) se queda corto por 55, 50, 30 y 20 mm, respectivamente.

A pesar de que el nuevo March K13 tiene mayor área frontal que el K12 (2.11 contra 2.08 metros cuadrados), la resistencia aerodinámica es la misma: 0.33 Cd. Curiosamente, el tanque de combustible se redujo de 46 a 41 litros, aunque esta decisión se justificó con una reducción del consumo, que debe mantener la autonomía sin cambios. Nissan hizo lo mismo con el actual 370Z.

El nuevo March se fabrica en la planta de Nissan en Aguascalientes. Se venderá también en Brasil. (Foto: R. Rivera).

El nuevo March bajó de peso. Entre un K12 y un K13 (ambos en versiones europeas, con motor de 1.2 litros y similar equipamiento, para hacer una comparación justa), el peso se redujo de 1,032 a 985 kg. Al mismo tiempo, la resistencia estructural aumentó 10%. Los ahorros se lograron al optimizar piezas de diferentes sistemas. El subchasís que soporta la suspensión delantera contribuye con 9 kg menos, el tanque de combustible –más compacto– disminuye 2.2 kg, y la eliminación del mofle central del escape quita 3.2 kg. Otros 2 kg se redujeron mediante una solución estructural del toldo: un relieve en forma de doble boomerang, que permite eliminar del toldo la capa asfáltica atenuadora de ruidos.

MOTOR COMPETITIVO

Como es común de los fabricantes japoneses, el motor del nuevo March es uno tecnológicamente actualizado. Es de 1.6 litros y cuenta con doble árbol y 16 válvulas. Brinda 106 HP a 6,000 rpm y 111 libras-pie a 4,600 rpm.

Un bajo relieve en forma de doble boomerang sirve para evitar las vibraciones, sin necesidad de una capa interior. Esta solución ahorra 2 kg. (Foto: R. Rivera).

El motor del anterior Micra para el mercado mexicano, de 1.4 litros, con 88 CV y 94 libras-pie, era apenas superior al de la versión básica europea de 1.2 litros, con 80 CV y 81 libras-pie; sin embargo era la mejor opción posible por potencia y precio para nuestro país. En el Viejo Continente se ofrecía un motor de 1.6 litros pero sólo para una versión deportiva, el cual hubiera sido excesivamente costoso para México.

Aunque el motor del March K13 no es nuevo, de ninguna manera hay que confundirlo con el del Nissan Tsuru o del Renault Clio. A pesar de que los tres tienen un desplazamiento que redondeado es de 1.6 litros, se trata de familias distintas de propulsores. El motor del March K13, con código “HR16DE” fue desarrollado de manera conjunta por Nissan y Renault. El del Tsuru, con código “GA16DE” es de 1,597 cc, en comparación con los 1,598 cc del propulsor del March. El motor “K4M” del Clio, aunque coincide en cilindrada (1,598 cc) con el del March, es muy distinto si el lector se fija en las especificaciones técnicas: Renault eligió un diámetro de 79.5 mm y una carrera de 80.5 mm, en contraste con los 78.0 y 83.6, respectivamente, a los que recurrió Nissan para el motor del March. Traducido, éste último es un propulsor más enfocado a producir par, debido a la mayor carrera.

El motor es de una familia actualizada y rinde 106 caballitos. (Foto: R. Rivera).

La repuesta del March es buena para acelerar y las cifras del motor se lucen cuando hay que mantener velocidades de autopista. Además de una transmisión manual de cinco velocidades, Nissan ofrece una automática de cuatro engranajes. Esta última caja es convencional, de engranes planetarios y convertidor de par, y todo parece indicar que es la misma del Nissan Tiida. En Estados Unidos se ofrece el Tiida (conocido allá como Versa) básico con la combinación de esta caja automática de cuatro velocidades con el mismo motor de 1.6 litros del March. Es una pena que los conductores no hayan entendido las transmisiones CVT, muy superiores a las automáticas convencionales. Nissan ofrece para el actual March europeo una nueva caja que combina una CVT (con polea) y un cambio de dos velocidades. El público mexicano seguramente no pagaría el costo adicional de este dispositivo.

La calidad percibida del interior es buena para un auto de este nivel de precio. (Foto: R. Rivera).

Nuestros amigos del periódico El Informador, de Guadalajara, midieron las aceleraciones del March y consiguieron 13.27 segundos de 0 a 100 km/h y 18.8 segundos para el 1/4 de milla (*1).

El primer tanque lleno del Mach rindió 14.27 km/l en un viaje en autopista con pocos recorridos de ciudad. El segundo tanque, con el que viajamos a Toluca por la libre e hicimos desplazamientos en la ciudad, dio 12.8 km/l. Aclaramos que en ambos casos pudimos haberle exprimido más al March.

Para el grado Advance hay ajuste de altura del volante y del asiento del conductor. (Foto: R. Rivera).

BUEN EQUIPAMIENTO, PARA UN POPULAR

El anterior Micra es recordado por contar con un gran equipamiento; por ejemplo, un asiento trasero con desplazamiento longitudinal de 20 cm, el cual permitía mayor espacio para las piernas o para el equipaje, de acuerdo a las necesidades. También contaba con arranque sin insertar la llave. Ambos equipamientos se perdieron con el actual March, que ahora se ajusta al mercado popular, tradicionalmente el fuerte de Nissan.

El diseño atrevido del anterior Micra cambió por el estilo más conservador del actual March. El tablero y las vistas de puertas tienen ahora menos piezas, y la apariencia en general es más convencional. El Micra, que antes marcó una tendencia, ahora se conforma con seguirla con prudencia.

Es de aplaudir que para esta nueva generación el diseño le dio prioridad a la ergonomía por sobre el estilo a ultranza, como muchas marcas han venido haciendo en los últimos años. La visibilidad en todas las direcciones es muy buena, ya que los postes de las ventanas no son muy estorbosos, y hay una buena área acristalada. Los límites del auto se dominan a la perfección, sobre todo al frente, debido a que el cofre fue diseñado para ser visto desde el puesto de conducción. ¡Bravo por Nissan!

Los asientos delanteros y traseros ofrecen suficiente altura para una persona de 1.85 metros de estatura. Esta es otra bondad del diseño en pro de la ergonomía, que no recurre a un techo semicircular, tan de moda. El espacio para las piernas en la banca trasera es bueno, pero allí no caben tres adultos con mucha comodidad; pero esto mismo ocurre con el resto de la manada de autos populares.

La banca trasera ofrece buena altura y espacio para las piernas. La anchura es limitada para tres adultos. (Foto: R. Rivera).

El parabrisas no está tan inclinado como en otros hatchbacks recientes (por ejemplo, el Ford Fiesta), pero precisamente por eso, el conductor verá pocos reflejos en el parabrisas cuando el sol está en el cenit.

La suspensión del March es cómoda, debido a que los amortiguadores tienen un recorrido 15% mayor que en el anterior Micra. Aunque el eje delantero no cuenta con barra estabilizadora, nos parece que para un uso normal y hasta para quien maneje con alegría, esta carencia no se notará mucho.

El interior es ligeramente ruidoso a velocidades de carretera; sin embargo, este es un factor común de la mayoría de sus competidores. No hay que perder de vista que el March es un auto popular.

Destaca el corto diámetro de giro, de 9.0 metros, que permite hacer maniobras en lugares reducidos con menos movimientos. En comparación el Honda Fit y el Toyota Yaris giran en 9.4 metros mínimos.

La dirección con asistencia eléctrica permite que el volante gire con suavidad en maniobras de estacionamiento y se va endureciendo conforme el auto gana velocidad, con el propósito de aumentar el control.

SEGURIDAD AL DÍA; PERO, ¿Y EL ABS?

En la presentación a los medios fue criticada la falta de frenos antitrabas (ABS) en todas las versiones del March, que van de 116,900 a 173,900 pesos. De su segmento, el Renault Sandero ofrece ABS desde la versión Dynamique, de 161,200 pesos. Nissan justificó la falta de ABS al mencionar que en sus recientes clínicas con clientes potenciales de autos populares, la mención de los frenos antitrabas era poco frecuente. Es triste saber que los conductores mexicanos sean tan ignorantes en el tema de seguridad, y que prefieran unos bonitos rines, un estéreo ruidoso o un inútil quemacocos por sobre unos frenos que les puede salvar la vida. ¿Le corresponde a los clientes exigir o a los fabricantes educar?

Para hacer otra sana comparación, enlisto tres autos del segmento que tienen frenos ABS: el Honda Fit, que se puede adquirir desde 201,000 pesos; el Suzuki Swift (2011), con una versión unica de 182,900 pesos, así como el Toyota Yaris hatchback, cuya versión más accesible cuesta 205,300 pesos.

El volumen de la cajuela es de 265 litros. Si se abaten los asientos, aumenta a 1,132 litros. (Foto: R. Rivera).

El nuevo Nissan March/Micra calificó con cuatro estrellas en las pruebas de choques en el Viejo Continente (*2). El modelo probado tenía dos bolsas de aire frontales, que en México están disponibles para el March desde 145,900 pesos; esto quiere decir que un March sin bolsas de aire muy probablemente no lograría la misma calificación. En comparación, el Suzuki Swift, del mismo segmento del March, logró cinco estrellas (*3).

En cuanto a fiabilidad mecánica, la marca Nissan es una excelente carta de presentación. Pero para ser buenos consumidores, debemos esperar a que el nuevo modelo haga un historial. Del motor y la transmisión automática, que se usan desde hace tres años en el Tiida del mercado estadounidense, no se han reportado fallas. El único llamado a revisión relacionado fue de un relevador que provocaba que el motor se apagara o se negara a encender de nueva cuenta. En este llamado (*4) estuvieron involucrados diversos vehículos Nissan fabricados entre agosto de 2003 y julio de 2006 y el caso ya ha sido resuelto. Pronosticamos que el nuevo March será fiable a largo plazo.

PRECIOS Y VERSIONES

Con transmisión manual:

Drive              $116,900

Sense            $132,800

Advance        $145,900

SR                  $160,900

Con transmisión automática:

Advance        $158,900

SR                  $173,900

Desde la versión Drive hay seguros eléctricos, que se bloquean automáticamente a 20 km/h y se desbloquean al quitar la llave de ignición; las cabeceras de los asientos delanteros son fijas y los rines de acero de 14 pulgadas. Esta versión básica no tiene dirección asistida ni cabeceras traseras, aunque sí cuenta con desempañador trasero y computadora de viaje.

El grado Sense incluye dirección con asistencia eléctrica, volante con ajuste de altura, apertura de puertas mediante control remoto, cabeceras separadas en los asientos delanteros, estéreo, alarma, limpiador trasero y espejos con ajuste mediante cable.

El grado Advance cuenta con bolsas de aire frontales (dos en total), rines de aluminio de 15 pulgadas, elevalunas eléctricos, espejos con ajuste eléctrico, tacómetro, cabeceras en los asientos traseros y tacómetro.

El grado SR es un paquete de apariencia, con un discreto alerón trasero sobre el cristal posterior, los mismos rines del Advance pero en color humo, así como unas calcomanías laterales.

FICHA TÉCNICA

Motor: Delantero transversal; cuatro cilindros en línea; 1.6 litros de desplazamiento; 16 válvulas; inyección de combustible secuencial. Potencia: 106 HP a 5,600 rpm / Par: 105 libras-pie a 4,000 rpm.

Tracción: Delantera.

Transmisión: Manual de cinco velocidades.

Suspensión delantera / trasera: Independiente McPherson y resortes helicoidales / Semiindependiente, de eje torsional y resortes helicoidales.

Frenos delanteros / traseros: Discos sólidos / Tambor. Sin ABS.

Dirección: Piñón y cremallera, asistencia eléctrica.

Dimensiones (en mm):

Longitud / Anchura / Altura

3,780 / 1,665 / 1,528

Distancia entre ejes: 2,450

Peso: 980 kg

Tanque de combustible: 41 litros, gasolina Magna

Capacidad de cajuela: 265 litros

INFORMACIÓN ADICIONAL

(*1)

Prueba de manejo del Nissan March en El Informador

http://www.informador.com.mx/suplementos/2011/280491/6/dignidad-popular.htm

(*2)

Prueba de choques Nissan March, EuroNCAP

http://www.euroncap.com/results/nissan/micra/2010/413.aspx

(*3)

Prueba de choques Suzuki Swift, EuroNCAP

http://www.euroncap.com/results/suzuki/swift/2010/403.aspx

(*4)

Llamado a revisión

http://www.bbc.co.uk/news/business-11644222