Importación de chatarra, cachetada a la industria: Berckhan

El Decreto promulgado por el Presidente Vicente Fox en 2005 para adelantar cuatro años la importación de autos usados provenientes de Estados Unidos, y cambiado recientemente en algunos de sus artículos por Felipe Calderón, “es una cachetada al desarrollo de la industria automotriz”, dijo sensiblemente molesto Ralf Berckhan, vicepresidente de la marca Volkswagen en conferencia de prensa el día de hoy.

“Lo que está entrando al país ni siquiera es un producto que valga la pena. Se trata de verdadera chatarra equipada con motores grandes de ocho cilindros que contaminan ostensiblemente, que no cuentan con tecnología actual como sería el Fuel Injection, sino tecnologías atrasadas que perjudican al medio ambiente en el país”, señaló el ejecutivo alemán al presentar su nuevo modelo Sportwagen para el mercado nacional.

Ralf Berckhan

Ralf Berckhan, izquierda, reprueba importación de basura automotriz desde Estados Unidos.

El ejecutivo indicó que estos vehículos autorizados por el gobierno mexicano han dejado de denominarse “autos chocolates” para ser “autos importados” pero que no cumplen con los estándares de mínima calidad.

En una clara alusión al grave daño que esta situación revalidada recientemente por el gobierno federal le hace a la industria automotriz, Ralf Berckhan dice: “Somos una empresa que genera empleo a 16,000 personas en Puebla. Tenemos 50,000 personas con nuestros proveedores, una red (de 184 distribuidores) que da empleo a 10,000 personas. En conjunto son más de 70,000 empleos y es una pena que se permita hacerle daño a la industria con estas importaciones de verdadera chatarra”.

En abril de 2005 el entonces Presidente Fox les prometió a los distribuidores de automotores en su convención que no iba a legalizar a los autos llamados “chocolates”. Tres meses después les jugó chueco y decreto la importación legal y aún adelantada cuatro años a lo estipulado en el Tratado de Libre Comercio.

Hoy, han entrado más de un millón 200 mil unidades basura provenientes de Estados Unidos, donde México se han convertido en su patio trasero, pero mejor dicho en tiradero.

Y el ejecutivo sentencia en su alocución de esta mañana: “Esta es francamente una cachetada a la industria automotriz”.

En efecto, las ventas de las siete principales marcas en el país (Nissan, Toyota, Honda, VW, GM, Ford y Chrysler) bajaron en enero 9.1% en conjunto, con mayor caída para las norteamericanas y ascenso para las japonesas. VW bajo también. En gran parte, por la baja demanda que ha habido de vehículos y porque una parte de la población se está trayendo carcachas del vecino país para ahorrarse unos pesos que después será dinero tirado a la calle porque esas unidades quedarán descompuestas ante la falta de refacciones que no hay en el país por ser vehículos que no se producen en México y no existe el abasto necesario de autopartes.

 

Léa también

El triste caso del VW Jetta Live 2016 y de su desesperado propietario

Gerardo Reyna compró en 2016 un Volkswagen Jetta Live del año. Para mayo de 2017 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *