Perderán empleo 8,000 en GM por reestructuración hacia eléctricos y autónomos

La reestructuración de General Motors Company, empresa rescatada por el gobierno estadounidense en 2008, le costará el empleo a 8,000 trabajadores de la empresa, al anunciar su plan de reestructuración el pasado 26 de noviembre.

Las plantas de General Motors en EEUU y Canadá, las principales afectadas (Fotos de archivo).

La empresa que dirige Mary Barra envió un comunicado donde dio a conocer la decisión de descontinuar varios modelos que no están teniendo éxito en diferentes mercados, como el compacto Cruze que se produce en México en la planta de Ramos Arizpe, Coahuila. Estos sedanes serán sustituidos por camionetas deportivas como la Blazer que se ensamblará en dicha factoría al norte de México.

El plan de General Motors es acelerar el plan para el futuro, consistente en lo que toda la industria automotriz mundial está haciendo: Reconvertirse hacia los autos eléctricos y autónomos. Los analistas del sector opinan que GM llega tarde al reparto de ese mercado que ya están llevando a cabo firmas japonesas como Toyota, Nissan y Honda y cientos de firmas chinas de menor envergadura pero que abastecen la mayor demanda de vehículos de baterías en Asia. Las otras grandes apostadoras son Mercedes, BMW y el Grupo Volkswagen con Audi y Porsche.

El Chevrolet Cruze seguramente se descontinuará en el mercado mexicano.

General Motors tiene una plantilla laboral de 54,000 trabajadores. De ellos, 8,000 perderá su empleo y la empresa está invitando a los ejecutivos medios que quieran adelantar su jubilación, que lo hagan, al igual que otras disminuciones de personal.

América del Norte será la región más afectada, en clara alusión y reto a lo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, esperaba: Un mayor empleo automotriz en el país, lo que no será así. Otros analistas creen que General Motors envía una señal al mandatario de no estar haciendo bien las cosas en favor de la industria, pues al imponer aranceles en acero y aluminio y pretender un incremento del 75% a la integración de componentes automotrices, le hará la vida difícil a las empresas locales, las que pudieran pensar en irse a otros países como México, con mucho menores restricciones a la producción.

La Chevrolet Blazer que se producirá en Ramos Arizpe.

El recorte a la producción de autos sedanes se llevará a cabo en tres plantas ubicadas en Estados Unidos: Lordstown, Ohio y Hamtramck, en el estado de Michigan. En tanto, Oshawa y Ontario se verán afectadas en Canadá. Los modelos por salir de producción serán el Chevrolet Cruze, Cadillac CT6 y Buick LaCrosse.

Fuera de Estados Unidos, definitivamente cerrará la planta surcoreana de Gunsan, donde el gobierno local destinó millonarios recursos a su rescate este mismo año.

Mary Barra dijo que el ahorro será de 1.5 mil millones de dólares y que para 2020 su producción se basará sólo en cinco plataformas.

Analistas creen que esta crisis sólo es comparable a la bancarrota de 2008.

Léa también

Viene a México Michael Manley, director ejecutivo de FIAT Chrysler; 50 años de la planta de autos en Toluca

El director ejecutivo de FIAT Chrysler Automobiles, FCA, Michael Manley, quien sustituyó en el cargo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *